viernes, 25 de enero de 2013

¿PARA QUE TANTA TRANSPARENCIA?.

Según los últimos datos publicados el paro en España ya supera el 26% de la población activa y los expertos en economía, metafóricamente hablando,  ya hacen porras sobre cuando alcanzara el 30%, pues  no hay ningún indicador  que dé a entender que va a dejar de crecer a corto plazo. A pesar de ello, el 2013 ha empezado con otro tema político-social de moda, el de la corrupción. En tertulias políticas radiofónicas y televisivas, en todo tipo de debates y foros políticos,  en los medios de comunicación en general, incluso en el Congreso de los Diputados  el tema de la corrupción se está tratando  de forma intensa y reiterativa. ¿Por qué?, ¿Por qué en este momento se le está dando más importancia al tema de la corrupción que a otros? Que provoca que hoy la corrupción sea más noticia que ayer, a pesar de que ayer ya se producían hechos relacionados con la corrupción tan graves o más que los de hoy. Por qué ayer casos de corrupción eran tratados de forma superficial por políticos y periodistas y hoy en cambio han decidido analizarlos en profundidad.

Todos los estudios que existen  sobre la corrupción política, vasados en el análisis riguroso  de datos y consecuencias, acaban con la misma  conclusión: la corrupción política es mala para las sociedades que la padecen y toleran. La corrupción política erosiona la democracia, erosiona los valores y principios en los que se sustenta, e impide el progreso. Dicho esto, me hago las anteriores preguntas porque considero que dar transparencia a la corrupción política, divulgar casos de corrupción política para que los conozca la opinión pública, es peor que dejarla oculta, si la transparencia, si la divulgación de información, no va acompañada de medidas adoptadas por los poderes e instituciones del Estado  destinadas a impedirla, corregirla, condenarla y castigar a los responsables.
Dar conocer a los ciudadanos que en la esfera de poder del Estado hay una elevada corrupción, hacer público que  muchos  dirigentes políticos cometen delitos relacionados con la corrupción, y que la justicia no actué castigando a los responsables es peor para la sociedad que permitir que los casos de corrupción sigan ocultos. La permisividad y tolerancia de los poderes e instituciones del Estado  frente a la corrupción no contribuyen a otras cosas que a incrementar los efectos negativos de la corrupción política sobre la democracia, la economía y la sociedad en general.

Por consiguiente, ¿Para qué tanta transparencia?, para que se dan a conocer a los ciudadanos de forma tan intensa y reiterativa los casos de corrupción. ¿Qué mensaje quieren mandar a la opinión pública? Quieren inundar la sociedad de casos de corrupción para de esta forma quitarle importancia y justificar la corrupción que hay en importantes instituciones del Estado, como es la Monarquía de los Borbones con el asunto del Duque de Palma, Iñaki Urdangarin. Acaso se quieren reír de los ciudadanos enviándoles el mensaje de: Los poderosos, vuestros gobernantes, vuestros dirigentes políticos pueden, dicho de forma resumida,   robar lo que quieran y quedar impunes. Quieren enviar a la sociedad ya el mensaje de: La democracia española esta muerte, que vengan los buitres. O  por el contrario se difunde información, se difunden casos de corrupción de forma intensa y reiterativa para que la justicia actué y castigue a los responsables.

No hay comentarios: