sábado, 13 de abril de 2013

CLARA EXPROPIACIÓN COMUNISTA, INJUSTA E ILEGAL DE LA JUNTA DE ANDALUCIA.

Los ciudadanos sin techo de larga duración, los denominados homeless, es un fenómeno que cuando lo  observo en países desarrollados me llama mucho la atención, me indigna y me preocupa, pues nadie está libre de poder caer en una situación de enorme pobreza ante la total indiferencia social. Además, siempre me hago la misma pregunta, me digo, yo y muchos más ciudadanos pagamos impuestos para que esta situaciones no ocurran, ¿por qué entonces el Estado no hace nada?. Sin lugar a dudas el fenómeno de los homeless en las sociedades desarrolladas  en las que se produce, sin que las autoridades hagan nada, pone de manifiesto el nivel de solidaridad y justicia social que existe en esas sociedades.

En España recientemente, como todos conocemos, un conjunto de ciudadanos ha elaborado una Iniciativa Legislativa Popular para buscar ayudar a ciudadanos afectados por una hipoteca, ciudadanos que en estos momentos pueden ser objeto de un desahucio debido a que su situación económica no les permite seguir haciendo frente a las cuotas de la misma. Curiosamente nadie ha elaborado una ILP para buscar una forma de ayudar a los sin techo. Preocupa la situación de personas que han entrado a vivir en una vivienda contratando una hipoteca y que ahora pueden ser desalojados por no pagar, pero no la de aquellos que ya no tenían ni tienen casa donde vivir.
En línea con lo anterior la Junta de Andalucía acaba de elaborar un decreto para expropiar viviendas propiedad de los bancos cuando se den determinadas condiciones, como es la de que los que viven  en la vivienda estén en una situación de riesgo de exclusión social. Lo primero que hay que decir sobre ello es que expropiar a los bancos no es lo mismo que expropiar a un banquero, algo que en determinadas circunstancias podría incluso ser justo. Incluso en el caso de la banca pública, las antiguas Cajas de Ahorros, la expropiación, de una u otra forma, afecta al conjunto de la sociedad para beneficiar, no a los sin techo, ni a muchos de esos ciudadanos españoles que no tienen vivienda en propiedad, y están condenados a vivir en una diminuta habitación de una pensión, sino a un sector concreto de la sociedad, a los afectados por un hipoteca. Por tanto, según mi modesta opinión, dicha medida  debe calificarse de populista, comunista, injusta, ilegal, y producto de la picaresca, pues se busca beneficiar únicamente a un concreto sector social,  como se suele decir a personas con un determinado carnet político, pagando sus viviendas el conjunto de la sociedad.

De igual forma considero que la dación en pago retroactiva también es injusta. ¿Pues que va a ocurrir con los perjuicios económicos que se le causan al banco para beneficiar a unos pocos? Dichas perdidas lógicamente de una u otro forma, tarde o temprano, tendrán que ser cubiertas por el Estado es decir por el conjunto de los ciudadanos a través de los impuestos. Si una persona que ha contratado una hipoteca, por desgracia no puede hacer frente a las cuotas de la misma, solo tiene dos opciones justas y legales. Renegociar plazos y cuota  con el mismo banco u otro, o vender la vivienda para pagar la deuda.
Según mi modesta opinión hay dos medidas que el Gobierno podría adoptar de forma rápida y con un bajo coste para mejorar la problemática de la vivienda en España. Primero, crear un Parque Público de Viviendas de alquiler, al que pudieran acceder todos los ciudadanos españoles, no solo los afectados por una hipoteca, es decir sin  que se de ningún tipo de distinción ni discriminación, pues seremos todos los ciudadanos los que financiemos dicho servicio público con los impuestos. Los criterios para determinar el acceso al alquiler de las viviendas deberían ser claros y justos, evitando picarescas que beneficien a concretos colectivos. Dicha medida además de ser oportuna, justa, eficaz y no crear ningún tipo de desequilibrio económico, contribuiría a facilitar la movilidad laboral, enormemente baja en España. En segundo lugar el Estado podría crear  con un impuesto especial para gravar las viviendas que están vacías, ello favorecería que sus propietarios buscaran darle salida en el mercado lo antes posible, bien vendiéndolas o alquilándolas.

La justicia social no se fomenta dando el Estado ayudas para beneficiar a sectores concretos de la sociedad, ayudas como se suele decir creadas con nombres y apellidos, y muchas veces sabiéndose que su coste hará que tengan un carácter meramente temporal. La justica social evidentemente  no se crea elaborando el Estado un  decreto que permita expropiar para dar viviendas a ciudadanos afines al partido político que gobierna. La justicia social se fomenta y crea adoptando el Estado  medidas permanentes de las que se puedan beneficiar todos los ciudadanos sin que se de ningún tipo de distinción o discriminación.

No hay comentarios: