jueves, 11 de abril de 2013

ESPAÑA SIN UN PRESENTE JUSTO Y UN FUTURO EN COMÚN.

Debate sobre la última reunión del  Consejo Europeo en el Congreso de los Diputados, Gobierno y  oposición no coinciden en sus opiniones.  El presidente del Gobierno Español, Mariano Rajoy, transmitió a la  opinión pública que esta satisfecho con la última reunión del Consejo Europeo y que considera que el proyecto europeo es un éxito en el que quieren entrar otros. El presidente Rajoy considera que la UE necesita una mayor integración política y económica en la que deben de participar más los ciudadanos. Para el líder de la oposición en cambio la última reunión del Consejo Europeo  ha sido irrelevante, no adoptándose las decisiones urgentes que eran necesarias. Según Rubalcaba la UE atraviesa una situación dramática. Según él muchos ciudadanos sienten su dignidad personal atacada por la UE. Y considera, el exministro del expresidente Rodríguez Zapatero, que los datos del paro de España tienen su origen en la política europea. Según Rubalcaba los problemas de la UE y por tanto de España requieren para poder solucionarse dos medidas. Reformar el BCE para que pueda inyectar más dinero a las economías del sur, como la española, y que la UE amplié el margen para cumplir el déficit.

Al mismo tiempo de celebrarse  dicho debate en el Congreso de los Diputados, la UE difundía que considera que España no está remontando la crisis económica,  y que es  más que probable que siga en recesión en el 2014 y por tanto va a exigir nuevas reformas al actual Gobierno de España. Reformas que a groso modo pueden suponer dos cosas. O bien el Gobierno del presidente Rajoy es capaz de hacer  frente a las presiones de los sectores burgueses que le han apoyado para llegar al poder, y decide subir los impuestos a los sectores más pudientes, más ricos, de la sociedad española, adoptando a su vez medidas para que inviertan más en la economía española, pues muchos de ellos tienen sus fortunas en el extranjero. O habrá más recortes, recortes que afectaran a la paga de funcionarios y pensionistas, y a los servicios públicos, disminuyéndolos o reduciendo su calidad.
Según mi opinión la UE es en estos momentos  un total fracaso. Es un edificio mal construido, que se erosiona por todas partes,  cuyos dirigentes esperan  una catástrofe que justifique adoptar drásticas decisiones, drásticos cambios que permitan reconstruirlo. Según mi modesta opinión el Tratado de Maastricht fue un completo error pues como consecuencia la UE corrió demasiado de prisa en la dirección que no debía. Sin preocuparse aquellos que dirigían las instituciones de la UE de cómo sus decisiones afectaban negativamente  a las vidas de los ciudadanos europeos, engañando a estos diciéndoles cosas como que se estaba construyendo un espacio de libertad, de seguridad y de justicia, una enorme y completa falacia.  Por consiguiente, según mi humilde opinión,  la UE debe de volver al 92 para comenzar de nuevo en numerosos aspectos.

Lógicamente soy de la opinión del líder de la oposición, Pérez Rubalcaba. Pues en  su propuesta de reformar el BCE y ampliar el margen para cumplir el déficit, veo la solución a mis problemas. Mis problemas también mañana se resolverían si el banco, si un banco,  aceptara dejarme más dinero y que yo se lo pudiera devolver como y cuando quisiera. Pero no sé por qué el banco no está dispuesto, no acepta mi propuesta, y tengo que seguir siendo pobre. De igual forma la UE no considera positivo poner a funcionar la imprenta del BCE para dar dinero a los países del sur, a sus elites dirigentes  y que  lo puedan devolver cuando y como quieran e invertirlo y derrocharlo en lo que deseen. Aunque más allá de ironías acierta Rubalcaba cuando dice que muchos ciudadanos sienten su dignidad personal atacada por la UE. Como he dicho antes la UE ha adoptado muchas decisiones sin pensar en los ciudadanos, sin pensar en cómo afectaban a su posibilidad de tener trabajo, a la seguridad ciudadana, a sus valores, tradiciones y costumbres.
Lógicamente no comparto con el ex ministro del ex presidente  Rodríguez Zapatero muchas otras cosas. Por ejemplo, que el origen de los datos del paro esté en la política europea. La actual situación de España, de su economía, y del ambiente político y social se debe únicamente a las decisiones adoptadas por las elites dirigentes, a las decisiones adoptadas por gobernantes y líderes empresariales. Por ejemplo, la UE ha entregado mucho dinero a España, y sigue todavía entregando, para que se hicieran determinadas reformas. Reformas  que consideraban que beneficiaban al conjunto de la UE, reformas en sectores como el agrícola, el de la pesca, el de la minería, incluso el industrial. España ha cogido ese dinero pero no ha realizado ni las reformas ni la reconversión que suponía aceptar ese dinero. Ello provoca que ahora los trabajadores de esos sectores consideren que su crítica y ruinosa  situación se debe a las decisiones de la UE, algo evidentemente falso.

España vive una situación de grave crisis económica debido a las erróneas e interesadas decisiones adoptadas por las elites del país. Debido a erróneas políticas adoptadas por aquellos que han gobernado España. Voy a citar dos: Política migratoria y política de inversiones.
Sobre la política de puertas abiertas a la inmigración poco hay que decir, sus consecuencias son ya de sobra conocidas por la opinión pública. La inmigración es necesaria para el desarrollo de España, el mercado laboral tiene capacidad para absorber la numerosa mano de obra inmigrante que está entrando, decían aquellos que la diseñaron y defendían. Hoy ya vemos como estamos, el desarrollo de España no solo está parado, sino que decrece el PIB y no hay trabajo ni para los españoles.

La política de inversiones favoreció el sobredimensionamiento y la sobreexplotación de importantes sectores económicos, como por ejemplo el de la construcción, con nefastas consecuencias ahora  para la economía y el mercado laboral. Permitiendo y favoreciendo el Gobierno de España, desorbitantes flujos de dinero hacia el exterior, Latinoamérica o simplemente Portugal, país en el que la banca española tiene más de 50.000 millones de euros, ahora en situación de elevado riesgo.

España, la sociedad española,  el conjunto de ciudadanos y familias que constituyen la sociedad española, está hoy, en muchos aspectos, en una situación peor a la del 78. Para salir de situaciones críticas, dramáticas como la que se vive en España los países necesitan ante todo un presente justo y  un futuro en común. En el 78 en España las elites de la sociedad, las fuerzas políticas y demás grupos de poder lograron el necesario consenso para garantizar mínimamente  ese presente justo y logar un futuro común mejor para todos. Hoy irresponsabilidades, insensateces, e interese particulares impiden dicho consenso,  y como consecuencia España, la sociedad española  cada día que pasa va a peor.

No hay comentarios: