martes, 23 de abril de 2013

META MARATÓN DE MADRID: ¿ES SEGURA?

Sin que todavía  los investigadores policiales hayan determinado que ocurrió realmente el 15-A en Boston, pues la policía solo ha capturado a sus autores materiales, dirigentes políticos y creadores de opinión españoles se apresuraban a difundir dos mensajes. Primero, este tipo de hechos son inevitables. Segundo, ha sido una acción decidida y ejecutada de forma personal por los autores. Dos mensajes insensatos e irresponsables dirigidos a crear una atmosfera ideológica partidaria de que un atentado terrorista realizado de forma indiscriminada, sin intención de reivindicar nada, y carente de motivaciones políticas,  realizado únicamente para causar daño a indefensos ciudadanos, no combatientes,  no produzca algún tipo de reacción que ellos temen, como puede ser una intervención militar en Chechenia. Indiscutiblemente este tipo de mensajes lo único que hacen es incrementar la inseguridad y favorecer que se realicen  hechos de este tipo.

En  línea con lo anterior, mientras que en los Estados Unidos lloraban a sus muertos, el  ex presidente del Gobierno español , Rodríguez Zapatero,  pocos días después de producirse del atentado terrorista de Boston , publico un artículo en el periódico El País,  titulado “Irak 10 años”, en el cual creyéndose Zaratustra, creyéndose poseedor de la moral verdadera , justifica la cobarde retirada de las tropas españolas de Irak y critica la lucha contra el terror emprendida después del 11-S por la Administración Bush. Zapatero , que no es Zaratustra, que no es ningún enviado de Nietzsche, sino uno de los presidentes más inútiles que ha tenido España a lo largo de su historia, pues mientras se dedicaba a proyectos personales como la famosa Alianza de Civilizaciones , y a guerras también personales como la guerra contra el derecho del pueblo americano a defenderse, hundía con sus decisiones  no solo la economía de España sino también a su partido , pues sus votantes se percataron que la cúpula de su partido, del PSOE,  se enriquecía con sus decisiones  pero a la vez  muchos socialistas perdían sus puestos de trabajo debido a sus luchas personales , con artículos como al que he hecho referencia  no busca otra  cosa  que también  incrementar la inseguridad y  favorecer que se vuelvan a producir hechos como el del 11-M en España. Atentado terrorista, que para más inri, el Gobierno de Aznar se lo quiso atribuir a la organización terrorista ETA, para así poder justificar una intervención militar contra el País Vasco. Y es que las  elites de la política española están muy enredadas, muy mezcladas unas con otras.
Toda violencia es lamentable, pero no toda la violencia es igual y debe ser juzgada de la misma forma. No es lo mismo que un Estado ejerza violencia para hacer cumplir las leyes y proteger las libertades y derechos fundamentales de sus ciudadanos a que esa violencia, siendo un Estado totalitario con un Gobierno  tiránico, se ejerza para someter y reprimir a los ciudadanos y privarles de libertades y derechos constitucionales. Lógicamente no es lo mismo la violencia de naturaleza mafiosa que busca amenazar y chantajear económicamente, o de otra forma,  a personas, empresas o gobiernos, que aquella que se realiza para lograr reivindicaciones de naturaleza política. Toda violencia es lamentable, toda es condenable, pero no toda la violencia es igual. La violencia se debe juzgar siempre en función de las causas que la provocan y los objetivos que desean logar los que la ejercen. Por eso siempre que se produce un atentado terrorista, siempre que hay algún tipo de violencia, debemos hacernos la última pregunta de ¿Para qué? , que les motiva, que quieren logar.  

En el mundo Occidental nunca se ha gastado tanto en seguridad a pesar de ello vivimos en un escenario de enorme inseguridad, aceptando numerosos y elevados riesgos. ¿Por qué? La razón está clara, lazos. Estrechos, ilógicos  e inexplicables vínculos entre los que ejercen el poder en las sociedades occidentales y aquellos que generan inseguridad. Lazos, vínculos, complicidades y apoyos que generan  confusión ocultando al enemigo, impidiendo identificarlo y mucho menos combatirlo. En España la confusión es máxima, generada por cosas como un  expresidente Zapatero,  con su antiamericanismo y su proyecto de Alianza de Civilizaciones. Unos dirigentes del Partido Popular cuyos intereses económicos les llevan a estrechar vínculos con narcotraficantes, es el caso del presidente de la Xunta, Núñez Feijoo, y con comunistas, con los de la hoz, con comunistas tan lejanos como los de la República Popular de China. Y  un Jorge Verstrynge antes miembro de neofascismo francés y alto  dirigente de Alianza Popular, partido del que nace el PP, y ahora líder de la Plataforma Afectados por la Hipoteca, un líder de esos que van por ahí gritando “Si se puede”.
“Si se puede”, si se puede vivir en un contexto de mayor seguridad. Lo primero es impedir que gobiernen  dirigentes políticos partidarios de que exista una atmosfera de inseguridad, en la que la violencia de Estado,  acciones violentas que ellos ordenan, tenga una explicación lógica y una  justificación fácil. Segundo, adoptando medidas preventivas, disuasorias, tanto activas como pasivas y de castigo. De castigo como la lucha contra el terror emprendida por la Administración Bush. Lo cual, siendo de la opinión de que los autores de lo ocurrido el 15-A en Boston ni actuaron solos ni por iniciativa personal,  me lleva a hacerme la pregunta de ¿Ha llegado la hora de Chechenia?

Sin lugar a dudas, en España, en un escenario como el descrito, de enorme confusión sobre el enemigo y por tanto enorme inseguridad e indefensión, un humilde ciudadano español como el que subscribe, sin saber si va a correr Zapatero o no la próxima maratón de Madrid, debe de  hacerse la pregunta de: Meta maratón de Madrid, ¿es segura?.

No hay comentarios: