domingo, 9 de junio de 2013

EL GOBIERNO LLEVA LA INCERTIDUMBRE A LAS PENSIONES.

“Dime con que apoyos llegas al poder y te diré como vas a gobernar” es en política más que un dicho, es un principio, que se   suele cumplir, sino siempre, si la gran mayoría de las veces. El actual Gobierno de España, del Partido Popular, ha llegado al poder con tres claros y conocidos apoyos. Uno, apoyado por redes de blanqueo de dinero del crimen organizado internacional, como la red Gürtel. Dos,  apoyado por  familias que se dedican al narcotráfico, como evidencian las recientes fotos difundidas por los medios de comunicación, en las que aparece el presidente de la Xunta, Núñez Feijoo, con un jefe condenado del narcotráfico, Marcial Dorado. Tres, apoyado por la burguesía liberal española.

Sobre los dos primeros apoyos poco se puede decir que no se conozca ya. El Gobierno ha actuado para favorecerlos con decisiones judiciales, por ejemplo,  poniendo a gente en la calle, como a los implicados en el la llamada trama Gürtel.
Sobre el tercer apoyo, la nueva y rica burguesía española está condicionando con su ideología las políticas del Gobierno del presidente Rajoy, imponiendo reformas con el único objetivo de reducir el Estado, su gasto, y así tener que pagar menos impuestos.

La nueva  burguesía liberal española se enriqueció en la época de auge económico de forma desorbitante, sobreexplotando sectores económicos y endeudando enormemente España, tanto a nivel público como privado. Ahora, ricos,  no quieren pagar impuestos para contribuir a una más justa redistribución de la riqueza ni , que es lo peor , invertir en España para reactivar la economía y crear empleo, pues creen que es mejor invertir fuera donde hay menos riesgo, por lo menos aparentemente, y mayores rentabilidades a corto plazo.
Si en el siglo pasado la amenaza ideológica era el comunismo, en nuestra época lo es el liberalismo. El liberalismo ha evolucionado hasta convertirse en una ideología que tiene por único objetivo defender los intereses económicos de los que más tienen. Ideología partidaria de reducir el Estado al mínimo necesario para defender sus intereses. Reducir el Estado reduciendo el número de funcionarios, su coste y derechos. Reduciendo los servicios públicos y su calidad, y estableciendo cosas como el copago. Reducir el Estado reduciendo no lo improductivo, no el derroche, sino todo lo que engloba el denominado estado de bienestar, pensiones y prestaciones sociales.

Detrás de las políticas liberales de nuestra época siempre se esconde lo mismo, el mismo objetivo, reducir el Estado, reducir el sector público para impulsar el privado y tener que pagar menos impuestos. Lógicamente la burguesía liberal, sus políticos, que los hay en la derecha y en la izquierda, y sus líderes de opinión, no pueden difundir de forma clara su verdadero objetivo. Como van a mandar a la ciudadanía el mensaje de que lo único que persiguen es contribuir lo menos posible con su riqueza, o mejor dicho con la riqueza del país que ellos controlan,  al sostenimiento del Estado, al sostenimiento del interés general, y al desarrollo del país. Ello desacreditaría de forma inmediata dicha ideología provocando el rechazo de un importante porcentaje de la sociedad española, por ello recurren a otro tipo de argumentos para enmascararlo y defender las medidas y reformas que adoptan. Cito algunos.
Primero, si reducimos el sector público crecerá el privado. Falso, el sector privado crece únicamente en función del beneficio futuro que se pueda obtener de la realización de una actividad privada. Por ejemplo, si en los colegios no hay comedores públicos o subvencionados para los niños sin suficientes recursos,  no va a allí el sector privado a cocinar y regalarles la comida.

Segundo, bajando los impuestos, el Estado aumenta su recaudación. Es claramente falso. No hay una correlación directa entre la bajada de impuestos y el aumento de los ingresos. En la ecuación influyen  otros factores, por eso es una medida que no se suele adoptar en recesión sino cuando la economía crece.
“Por qué los ciudadanos van a pagar con sus impuestos servicios públicos de los que no disfrutan”. Argumento simplista, de muy bajo nivel intelectual, que también suelen utilizar los defensores de políticas neoliberales para engañar y manipular a la opinión pública, buscando enfrentar a unos ciudadanos contra otros. Si tus niños no comen en el comedor del colegio por que lo vas a pagar con tus impuestos. Si tus hijos no van a la universidad por qué vas a pagar con tus impuestos la educación universitaria. Olvidando la burguesía liberal española, por ejemplo,  que con dinero público el Duque de Ahumada creo la Guardia Civil para defender, en aquel momento, únicamente  sus derechos. Ignorando, por ejemplo,  que el tren de Alta Velocidad, que ya abarca casi toda España, fue pagado con recursos públicos a pesar de que muchos ciudadanos, cada vez más, no tienen suficiente poder adquisitivo para viajar en él.

La reforma del sistema público de pensiones, cuyo estudio acaba de comenzar con un informe elaborado por un comité de expertos, es uno de esos temas sobre el que la burguesía liberal intentara imponer sus criterios al Gobierno, criterios siempre dirigidos hacia un mismo objetivo , disminuir la presión fiscal sobre los sectores más pudientes de la sociedad  española.
¿Es insostenible el actual sistema público de pensiones? Analistas externos y extranjeros, no de los que elaboran informes gratis, como el comité elegido por el Gobierno, sino de los que cobran y mucho, dicen que a corto plazo no, pero si a largo plazo. Es insostenible como también lo son el sistema público sanitario, el sistema público de educación, la defensa nacional, etc.,   pues todos ellos tienen un elevado déficit. Es insostenible como también lo es la organización territorial de España, el llamado café para todos, pues también genera déficit, acumulando ya los gobiernos autonómicos una enorme deuda.

La cuestión no es si el sistema público de pensiones  es insostenible o no sino que solución se le da. El informe que un comité de expertos ha elaborado de forma gratuita para el Gobierno, resalto lo de gratuita, es un informe en el que se observa la mano no invisible sino humana de la burguesía liberal, proponiendo como solución bajar las pensiones contributivas de la seguridad social. Paso a hacer algunas reflexiones que me parecen importantes al respecto.

Primero, es un informe muy matemático. El comité de expertos a groso modo propone que la sostenibilidad del sistema público de pensiones se base en calcular el importe de la  pensión  mediante complejas fórmulas matemáticas, factor de sostenibilidad,  que no solo tengan en cuenta las contribuciones realizadas por el pensionista a la seguridad social y el número de años trabajados, sino también otros factores, como son los ingresos totales del sistema, el número de pensionistas y la esperanza de vida de cada pensionista. Factor esperanza de vida que hará que el importe de la pensión disminuya en función de los años que le queden al pensionista para alcanzarla  en el momento en el que se la concedan. Fórmulas matemáticas diseñadas para reducir el importe de las pensiones y adaptarlo a la realidad demográfica y económica de España.
Segundo, no solo  propone que las pensiones no  se revaloricen de acuerdo al IPC sino que propone introducir un parámetro que pueda disminuir el importe de las mismas si el sistema de público de pensiones  tiene más gastos que ingresos.

Tercero, a pesar de que reconoce que la UE recomienda que el sistema público de pensiones debe garantizar unos estándares de bienestar económico de la población jubilada próximos a los que mantenía en su etapa activa, no considera prioritario mantener el poder adquisitivo de los pensionistas. Si el sistema carece de recursos para revalorizar las pensiones serán los canales democráticos, es decir las elites políticas de turno, las que decidan si recurren a otras formas de ingresos para inyectar dinero al sistema y mantener así el poder adquisitivo de los pensionistas. Para que los trabajadores mantengan su poder adquisitivo después de jubilados el comité de expertos propone cosas completamente absurdas, como la de que trabajen más años, algo imposible como está el mercado laboral, con una elevada tendencia a las prejubilaciones, y que ahorren, es decir, que  contraten cosas como un plan de pensiones privado.
Cuarto, considera la transparencia fundamental para la sostenibilidad del sistema público de pensiones, en mi opinión, otro absurdo. La sostenibilidad del sistema público de pensiones lo que necesita no es que la ciudadanía sepa de donde sale el dinero con el que el Estado paga las pensiones, sino compromiso. Compromiso reconocido legislativamente para evitar la incertidumbre, compromiso que garantice que el Estado va a pagar a los pensionistas  el importe de la pensión al que tienen derecho pase lo que pase.  

Las pensiones no son caridad, sino derechos adquiridos por los trabajadores. Las pensiones no son caridad sino que su pago representa una obligación del Estado. El pago de la pensiones de la seguridad social  debe ser para el Estado tan prioritario como el pago del salario de los funcionarios. En mi opinión, opinión basada en el criterio de que la justicia social debe prevalecer sobre cualquier tipo de intereses, considero que tal como está la situación de la economía española se deberían estudiar otras opciones distintas a las propuestas en el informe, como puede ser que estas pasen a constituir de forma íntegra o parcial una partida de los Presupuestos Generales del Estado, garantizando así que los trabajadores no perderán bienestar económico al jubilarse.

No hay comentarios: