martes, 4 de junio de 2013

HAY DEMANDA SOCIAL Y MOTIVOS: FEIJÓO DIMITE.

La justicia, la correcta aplicación del Estado de Derecho,  es uno de los pilares fundamentales de toda democracia. Por tanto, que hoy  la Audiencia Nacional  haya decidido expulsar al Partido Popular  de la causa del asunto Gürtel, en la que se había personado como acusación popular, es una buena noticia, pues  decisiones que representen el correcto funcionamiento del sistema judicial lo fortalecen, fortaleciendo así la democracia española. Era totalmente ilógico que en la causa en la que se juzga la trama Gürtel, estuviera personado el Partido Popular , aprovechando la figura de acusación popular,  para así poder defender a miembros de ese partido acusados en dicha causa, como se suele decir todavía más desde dentro. Es una buena noticia porque la trama Gürtel, trama que se dedicaba entre otras cosas a  lavar dinero del crimen organizado internacional, es el PP. Es una trama, es una red, que afecta a nivel nacional al PP estando  imputados y bajo sospecha representativos miembros de ese partido. Recordemos que incluso dicha trama pago, antes de ser descubierta, gastos de la boda de la hija del entonces presidente del Gobierno español, y líder nacional del PP, José María Aznar.

Toda democracia tiene numerosos enemigos. Hay numerosos factores que la dañan y desacreditan su funcionamiento. La injusticia, la falta de igualdad ante la ley, la falta de equidad,  grandes desigualdades sociales, la corrupción de la clase política, el incorrecto y antidemocrático funcionamiento de las instituciones del Estado,  la violencia de Estado,  violaciones de los derechos humanos realizadas con total impunidad y contando con  la máxima  complicidad  de las instituciones del Estado, la represión judicial y policial, detenciones ilegales, la tortura y las prácticas de medicina punitiva, son algunos de ellos. Ninguna de estos factores suele darse de forma aislada sino que siempre están  relacionadas entre sí, siendo unos causa y consecuencia de otros. Quiero insistir en dos de los que se habla poco a nivel tanto político como periodístico y que considero muy importantes: El Gobierno de las minorías y la utilización como argumento por parte de los que gobiernan de la falaz existencia de demanda social.
AL hablar de  gobierno de las minorías me refiero al hecho de que  minorías aprovechándose del imperfecto funcionamiento del sistema democrático logren imponer sus intereses en contra de los intereses de la mayoría, algo que ocurre con más frecuencia de la que creemos, desacreditando así el funcionamiento del sistema democrático y llevando a los ciudadanos que constituyen la mayoría a perder la confianza en la democracia. En segundo lugar está el asunto de la demanda social. Con frecuencia comprobamos que al cambiar el partido que gobierna  también cambian las demandas sociales, desaparecen unas y surgen otras nuevas, y ello es debido a que el partido político que gobierna engaña, manipula, a la opinión publica haciéndole creer a los ciudadanos  que las demandas del partido son demandas sociales, cuando en realidad tienen muy poco respaldo social.   

A pesar de que algunos sectores de la sociedad  digan lo contrario, la realidad, la verdad, es que hoy por hoy no hay ningún sistema alternativo a la democracia representativa. Solo tenemos que fijarnos en que sistemas de  gobierno tienen el resto de países del Mundo Occidental. Por tanto, es importante y urgente regenerar y perfeccionar el sistema democrático español. La democracia no debe representar la dictadura de la mayoría, para ello el Gobierno de turno debe siempre actuar dentro de la legalidad vigente. De igual forma, que minorías logren imponer sus intereses en contra de los intereses de la mayoría también es antidemocrático.
En mi opinión España necesita adoptar dos medidas para regenerar y fortalecer el sistema democrático de gobierno. En primer lugar, recurrir más al instrumento del referéndum, aunque sea con carácter únicamente consultivo, para que así  el gobierno de turno no pueda adoptar decisiones argumentando que responden a la existencia de una fuerte demanda social, cuando en realidad dicha demanda es minoritaria o incluso artificial, creada por el partido que gobierna. En segundo lugar,  fortalecer el Poder Judicial, dotándolo de la independencia e  imparcialidad  de las que ahora carece y de la   operatividad y la eficacia necesaria para cumplir su función como pilar fundamental del Estado. Lo mínimo que se le debe de pedir al Poder Judicial de un país democrático es que haga cumplir las leyes respectando el principio de que todos los ciudadanos son iguales ante la ley.

Principio de igualdad ante la  justicia que en España no se respecta. La justicia en España es fuerte, rápida y eficaz cuando actúa contra los ciudadanos pertenecientes a los sectores más desfavorecidos de la sociedad, actuando muchas veces como instrumento  represor de las clases dirigentes, ordenando detenciones ilegales o sutilmente preparadas. Pero rara vez actúa con firmeza y rapidez    contra los poderosos, la falta de independencia e imparcialidad del Poder Judicial lo impide, ante evidentes delitos unas veces no actúa otras dilata casi  hasta el infinito el juicio para que así el castigo a los culpables sea el mínimo posible. Comento a continuación  algunos claros ejemplos.
Los imputados del caso Gürtel se encuentran en la calle moviendo sus fichas, no sé si el expresidente Aznar y familia,  o el actual presidente Rajoy y familia, tienen prevista pronto alguna celebración. Sobre el caso Noos poco hay que decir, la Casa Real de los Borbones se niega a entregar la cabeza de Iñaki Urdangarin , sujetándolo, protegiéndolo, con el eslabón que representa la infanta Cristina, la cual implicada de forma evidente e irrebatible, es protegida por el actual Gobierno de España,  monárquico, interesado en proteger la imagen de la Casa Real, además de darse la circunstancia de que miembros  del partido del Gobierno, del PP, dieron dinero público a las empresas, sin ánimo de lucro, de Urdangarin y la infanta Cristina , por servicios no prestados o sobrevalorados. Algo que era sin lugar a dudas  una inteligente forma de cobrar impuestos de forma paralela a la Hacienda del Estado. Y en tercer lugar tenemos el asunto del presidente de la Xunta, Núñez Feijóo, y sus relaciones con jefes del narcotráfico, en concreto con Marcial Dorado, relación que el presidente de la Xunta ha reconocido. Relación que quedó al descubierto en el 2003 a caer en manos de la policía unas fotos en las que aparecía el presidente Feijóo con Dorado, fotos que el juez gallego Vázquez Tain, encargado de la investigación en la que aparecieron, no difundió sino oculto a los medios de comunicación y a la opinión pública. Asunto por tanto muy oscuro, que genera graves sospechas y numerosas  incógnitas. ¿Por qué no se da a conocer a la opinión publica la existencia de las fotos?, algo que cambiaría de forma determinante la carrera política del presidente Feijóo. ¿Por qué no hubo  fugas de información?  Dándose a conocer estas en el 2013,  casi diez años después. ¿Eran todos los policías implicados en la investigación afines al Partido Popular gallego o que les impedido hablar? ¿Tuvo algo que ver ese silencio con el hecho de que del 2005 al 2009 gobernara en Galicia el PSOE en coalición con el BNG?.

Un pacto nacional, un pacto entre las principales fuerzas políticas, PP-PSOE, dejando a un lado los intereses partidistas, para logar intereses generales , para lograr resolver los problemas que más preocupan a los ciudadanos, si es sincero, siempre es positivo. Pero teniendo en cuenta cómo funciona la política española, teniendo en cuenta que en la principal institución que representa la soberanía popular , el Congreso de los Diputados , cada fuerza política solo defiende sus intereses particulares y hay un completo silencio sobre lo otro, antes del pacto sería necesario un referéndum sobre el contenido del pacto para con la necesaria transparencia los ciudadanos , el pueblo, pudieran expresarse al respecto, pues no vaya a ser que fuera un pacto en vez de para mejorar, para  empeorar la actual situación de España.
Se suele decir que cualquier momento es bueno para cambiar si es para mejor, y por tanto este es el momento idóneo también para que el Poder Judicial cambie y empiece a comportarse como es propio en un Estado democrático y de derecho, y por tanto de forma inmediata su cabeza visible, llamase Consejo General del Poder Judicial, debería de hacer de forma inmediata dos llamadas. Una, la primera, al juez Tain recomendándole que pida la excedencia, y se dedique a escribir libros, por ejemplo sobre las fotos de Feijóo y Dorado. La otra, la segunda, sino la hace antes el juez Tain, al presidente de la Xunta, Nuñez Feijóo ,  recomendándole que dimita, pues el presidente de un Gobierno autonómico no puede ser una persona con vínculos con jefes del narcotráfico.  

No hay comentarios: