viernes, 20 de septiembre de 2013

UNAS ELITES GOBERNANTES DEMASIADO AUTOSUFICIENTES.

El  presidente Rajoy continúa adoptando medidas para cumplir su programa. Continua adoptando medidas para cumplir el programa oculto que de forma tácita le había prometido a los sectores burgueses  de la sociedad española que le apoyaron, le  apoyan y le dieron su voto en las últimas Elecciones Generales. Les había prometido  una reforma laboral que favoreciera el despido y permitiera bajar salarios, y  la ha hecho, incrementando la precariedad laboral, y fortaleciendo la posición del empresario frente a la  ya de por si débil del  trabajador por cuenta ajena.  

Les había prometido  reducir el gasto público y el Estado, o mejor dicho prescindir de  la parte del Estado que dicha  burguesía  considera que no necesita,  y lo ha hecho. En el 2012 el Gobierno de Rajoy le quito  a los funcionarios una  paga extraordinaria, la de verano, no se sabe cuándo van a recuperar dicho derecho. Ha aplicado de forma directa o indirecta, a través de los Gobiernos autonómicos,  numerosos recortes en  los servicios públicos, reduciendo plantillas, bajando su calidad, exigiendo al ciudadano un pago adicional, o simplemente eliminándolo. Recortes en sanidad, recortes en educación, recortes en becas, son algunos irrebatibles ejemplos.

Y ahora el Gobierno de Rajoy va  por los pensionistas, el sector más débil de la sociedad. El sector más débil pues cuando un ciudadano adquiere el derecho a cobrar una pensión pública, sino no ha sido político, rápidamente el Estado le aplica una estricta ley de incompatibilidades para que no pueda  realizar ninguna otra actividad profesional. El Gobierno está  proponiendo que las pensiones futuras ya no se revaloricen de acuerdo al IPC, es decir de acuerdo al incremento del coste de la vida. Está proponiendo que los pensionistas solo tengan derecho a una revalorización anual del 0´25%, quedando a decisión del gobierno de turno aplicar otro tipo de revalorizaciones. Además las pensiones futuras serán más bajas. Para endulzar el recorte  de las pensiones actuales y sobre todo futuras, e intentar así  manipular  a la opinión pública, han recurrido a lo que denominan el factor de sostenibilidad. Justificando a través de una compleja fórmula matemática, cuyo estudio queda fuera de mi alcance, pero que viene a decir  cosas tan absurdas como que si aún trabajador le quedan muchos años para alcanzar la esperanza de vida en el momento de retirarse  debe cobrar menos pensión porque va a estar más años cobrando.
Seguramente el Sistema Público de Pensiones, tiene problemas, o incluso es insostenible debido a la situación demográfica y la caída del número de cotizantes a la seguridad social, pero la solución no es matar de hambre a los pensionistas, la solución no es condenarles a la pobreza, sino elaborar un instrumento con el que dotar a la caja de las pensiones de los suficientes recursos para que los pensionistas tanto actuales como futuros puedan disfrutar de una pensión justa, que les permita mantener el poder adquisitivo y vivir con dignidad. Por ejemplo mediante un impuesto especial.

España nunca había  sido tan rica en valor absoluto, por lo tanto decir que el gasto público es insostenible, y que hay que reducir el Estado, los servicios públicos y todo lo que engloba lo que se conoce como el  Estado de Bienestar, es una falacia. Una falacia que defiende la burguesía española que se enriqueció desorbitadamente en la época de auge económico, algunos sectores burgueses siguen obteniendo cuantiosos beneficios, y ahora no quieren pagar impuestos para sostener el Estado, favorecer una mejor redistribución de la riqueza, y contribuir al interés general. El Gobierno de Rajoy está adoptando las ideas liberales burguesas demostrando una enorme insolidaridad y una total carencia de sensibilidad social, e ignorando que la principal causa de la actual situación de la economía española es que en España hay una muy desigual e injusta distribución de la riqueza.
Evidentemente la idea de que el problema es el Estado , el gasto público, y de que el Estado de Bienestar no es sostenible, no surge de la burguesía española , históricamente poco dotada intelectualmente, sino que es una tendencia , una corriente de pensamiento que se expande por la UE. Recientemente el Rey de Holanda  ha defendido dicha corriente de pensamiento públicamente  ante sus ciudadanos. Desconozco que piensa la opinión pública holandesa al respecto.

¿Por qué surge esta corriente de pensamiento liberal  ahora con fuerza? Cada vez son más las voces europeas que hablan de que estamos en un cambio de era, en un cambio de época, cambio que está provocando el declive de Occidente, de sus economías y de su poder. Es evidente que Occidente está paralizado, nuevas minorías ideológicas hacen sentir su fuerza en las democracias Occidentales provocando su parálisis y declive. Aun así, en mi opinión, el tablero de juego sigue estando en Washington, en un Washington paralizado por minorías que ejercen poder sobre la Administración Obama, paralizando el país, imponiendo una política exterior completamente distinta a la defendida tradicionalmente por los Estados Unidos, pero en un Washington con una política económica con capacidad para afectar al resto del mundo. De la política económica de la Administración Obama, de su política de estímulos y bajo precio del dinero, dependen más las economías de los denominados países emergentes, los nuevos actores, que la propia economía americana.

En este contexto, en este desfavorable contexto generado por la globalización económica, generado por equivocadas decisiones políticas que se han adoptado para favorecer la globalización económica, las elites europeas sienten su declive, y sectores políticos liberales proponen como solución igualarnos a actores emergentes, mejorar la competitividad reduciendo el gasto público, reduciendo el tamaño del Estado, y desmantelando el Estado de Bienestar. Lo  que el Rey de Holanda ha defendido recurriendo al eufemismo de  incrementar la participación, es decir, que los ciudadanos pasen a pagar lo que ahora paga el Estado. Conozco poco Holanda, no sé cuál es la situación de su economía, pero a lo mejor el problema está en que algunos países europeos, entre ellos España, no pueden permitirse el lujo de pagar una Monarquía y deben evolucionar políticamente hacia una República como forma de Gobierno.
En mi modesta opinión, la principal razón de que haya surgido esta corriente de opinión liberal tan absurda e ineficaz  es que las elites europeas han recuperado la autosuficiencia que perdieron en la IIGM. Y la calificó de absurda e ineficaz  porque  con el actual  modelo social y político que hoy hay en la UE hemos llegado hasta aquí, mientras que otros países con distintos modelos todavía están peor.

La IIGM hizo sentir  a las elites europeas, incluso a las de los países vencedores, insignificancia y el valor del esfuerzo colectivo, privándoles del sentimiento de autosuficiencia. El ciudadano paso así a estar en el centro, el Estado debía preocuparse de él, ayudarle a través de los servicios públicos y proporcionarle seguridad, seguridad laboral, seguridad jurídica, seguridad ciudadana, seguridad a lo hora de retirarse mediante la concesión de una pensión pública. De esa forma se fue desarrollando el Estado de Bienestar que ahora quieren desmantelar. Cuando en realidad a lo mejor  de lo que deberíamos estar hablando, insisto, es de desmantelar insostenibles monarquías.
Durante las décadas de los 70 y 80 los dirigentes de la UE adoptaron decisiones inteligentes y acertadas que permitieron el desarrollo  y auge económico de la década de los 90. A pesar de que durante los 90  ya se empezaron  a tomar  decisiones equivocadas  en la UE   para favorecer el fenómeno de la globalización económica, el crecimiento económico continuo, gracias a  la inercia de los 90, durante la primera década del presente siglo. Auge económico de los 90 que ha generado en la UE unas elites de poder que poseen un fuerte sentimiento de autosuficiencia, que les lleva a defender el viejo dicho de que cada palo aguante su vela. Es decir, defender reducir el paraguas del Estado. Unas elites que se sienten inmunes a muchos de los problemas que generan con sus decisiones. Con su política de inmigración, con la policía de deslocalización de empresas, con la política de libre circulación de bienes y servicios, etc. Que la inmigración masiva, organizada y no deseada por quienes se ven obligados a recibirla, es un foco de inseguridad ciudadana y conflictividad social, conflictividad social que llega hasta el punto de que ciudadanos oriundos se ven obligados  a renunciar a celebrar sus tradiciones, y que además  contribuye a incrementar el paro de los nacionales,  no les importa a  las elites autosuficientes, pues no  viven en  sus  caros barrios, ni afecta a su elitista entorno laboral. Que la deslocalización provoca el cierre de empresas, pues en vez de producir dichas elites  se dedican al  comercio.

Las actuales elites gobernantes europeas, en mayor o menor medida, se creen autosuficientes, capaces de enfrentarse a los problemas sin contar con esa mayoría de ciudadanos a la que elites gobernantes del pasado consideraban  que era necesario y justo que el Estado apoyara y garantizara seguridad. Sin lugar a dudas, si en  el siglo XX el comunismo supuso  una amenaza ideológica,  en la época actual, en la UE y en concreto en España, el liberalismo defendido por unas elites que se consideran autosuficientes es la principal amenaza ideológica para el modelo social y de Estado que hoy tenemos.

No hay comentarios: