martes, 26 de noviembre de 2013

EL GOBIERNO ESPAÑOL SE ALÍA CON EL GOBIERNO ARGENTINO EN CONTRA DE REPSOL.

Hace ya tiempo, años, participando el expresidente Rodríguez Zapatero en el programa de televisión “Tengo una pregunta para Vd.” a la pregunta de ¿Cuánto cuesta un café? que le hizo un ciudadano, contesto: 0,80 euros. De esta forma el expresidente Rodríguez Zapatero puede pasar a la historia por ser el primer presidente de la democracia española vidente, es decir, que fue capaz de predecir el precio del café con años de antelación y a la baja, pues si la economía española sigue por el mismo camino, devaluándose salarios, bajando el consumo, subiendo el paro, la economía española entrara en deflación, y dentro de poco aquellos españoles que puedan tomar café, lo podrán hacer  al precio de 0,80 euros. Si el ex presidente Zapatero se hubiera pronunciado sobre el precio de la vivienda, de la misma forma, previendo un precio a la baja, hoy ya sería considerado a nivel internacional como un prestigioso vidente, pues las viviendas españolas han sufrido ya una pérdida de valor, una bajada de precio de mercado, según los expertos,  de entre un 20 y un 30 por cien, algunas mucho más.

El presidente Rajoy, su Gobierno, está contribuyendo con gran esfuerzo y constancia  a hacer famoso a Rodríguez Zapatero como vidente, a través de diferentes medidas, con cosas como: Subiendo los impuestos a los sectores menos pudientes de la sociedad, disimulando dicha subida aplicando tasas a diferentes servicios públicos, impulsando la devaluación de salarios mediante la reforma laboral, no revalorizando el sueldo de los funcionarios públicos y las pensiones, etc. Y últimamente también interviniendo en la economía, interviniendo en eso que denominan  economía de libre mercado para apoyar a empresas extranjeras en perjuicio de grandes y rentables empresas españolas. El caso más flagrante es el de Repsol.
El Gobierno de Mariano Rajoy está  interviniendo de forma clara en el conflicto entre el Gobierno de Argentina  y Repsol, para favorecer que el Gobierno de Argentina le pueda robar, con alevosía y premeditación, a Repsol,  YPF. Aceptando un preacuerdo muy desfavorable para Repsol y por tanto para la economía española, pues no nos engañemos, quien soportara y sufrirá las consecuencias de las pérdidas de Repsol será España, su economía, su mercado laboral, su deuda.   

Según la información difundida por los medios de comunicación, el Gobierno español ha aceptado que Repsol renuncie  a YPF a cambio de que la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, le entregue unos autógrafos, bonos argentinos,  por la mitad de lo que Repsol reclama en diferentes Instituciones internacionales. Y digo autógrafos porque los bonos argentinos aunque no estén calificados como tal son bonos basura, pues Argentina vuelve a caminar, de forma imparable,  hacia una quiebra de su economía.

El Gobierno de Rajoy, para defender los intereses y las inversiones que sectores de las elites gobernantes españolas tienen en el extranjero,  está permitiendo cuando  no  favoreciendo, que países considerados de segunda, cuando no de tercera y cuarta categoría, se hagan con el control de grandes y rentables empresas españolas, empresas fruto de la transición, para poder  manejarlas, dirigirlas, gestionarlas, en beneficio de  sus intereses nacionales. Repsol es, no el único, pero si un claro caso de lo anterior.

Lo que está ocurriendo en Repsol lo podríamos definir como la táctica de destruir una empresa desde dentro. Pemex e  YPF en su momento entraron en Repsol no para construir algo más grande sino para dirigir Repsol en su beneficio, beneficio que consistía únicamente en tener acceso a su tecnología. Dicho proceso de destrucción de Repsol está siendo apoyado de forma clara por el actual Gobierno español. No solo imponiendo a Repsol un acuerdo muy desfavorable, sino según funcionarios de la Agencia Tributaria, presionado a dicha agencia para  que se retrase el proceso de investigación abierto a Cemex, empresa mejicana a igual que Pemex. Evidentemente,  el Gobierno de Argentina tiene gran interés en llegar de forma rápida a un acuerdo con Repsol porque no ha logrado encontrar ningún  socio con la necesaria tecnología para explotar el famoso yacimiento de Vaca Muerta. Y por eso la presidenta Cristina Fernández está dispuesta a darle a Repsol un valor en autógrafos, en bonos basura,  para que dicha empresa  lo pueda incluir en su balance ocultando las pérdidas reales que supone el robo de YPF.  
¿España está saliendo de la crisis? no tengo acceso a los grandes números para argumentar una opinión, aunque de poco serviría conocerlos pues muchos de ellos están siendo maquillados. Por ejemplo, el actual Gobierno español está recurriendo a diferentes mecanismos, inteligentes mecanismos, como el pago a proveedores para reducir el déficit publico pasando el  gasto de la Administración directamente a deuda pública. Según números más pequeños, difundidos a la opinión pública, los relativos a empresas como Pescanova, diferentes  astilleros públicos y privados, Fagor, televisiones autonomías, o los porcentajes de paro, morosidad y deuda pública, España no está saliendo de la crisis.
Seguramente cuando el presidente Rajoy afirma  que ve la luz al final del túnel, cuando afirma que  la economía española  está saliendo de la crisis, lo hace basando  su opinión en el análisis de los balances de empresas  que sectores de las  elites gobernantes españolas tienen en otros países, en Argentina, en México, etc. En mi opinión, basada en la realidad cotidiana y conocida de la sociedad española, la economía española está saliendo de un túnel para entrar en otro de todavía peores consecuencias, túnel en  el que tal vez  el café pase a costar 0,80 euros.

No hay comentarios: