martes, 12 de noviembre de 2013

EL PSOE SIGUE SIN RECONOCER A SU LÍDER.

Lamentablemente la socialdemocracia europea padece una profunda esquizofrenia causada por el hecho de que sus principales líderes,  dirigentes, tienen, disfrutan, de un nivel económico muy superior al de los ciudadanos que tradicionalmente han sido el grueso de sus votantes, a ese grueso de ciudadanos al que dicen representar  y cuyos derechos  e intereses también dicen defender. En un momento de crisis como el actual, en el que la brecha entre el poder adquisitivo  y la calidad de vida de los que más tienen y el de los que menos, se incrementa, provoca el descredito de la socialdemocracia,  perdiendo votos al no ser considerada una alternativa diferente y creíble para gobernar. Esquizofrenia que además conduce a dichos lideres a defender políticas que de forma clara perjudican los intereses de su electorado tradicional. España no es una excepción, el socialismo,  está en este momento completamente desacreditado, no solo por los numerosos casos de corrupción, no solo porque muchos de sus líderes son vistos como mediocres, sino también por la esquizofrenia a que he hecho referencia.

La información periodística  que se ha difundido sobre la reciente Conferencia Política del PSOE, me ha sugerido una pregunta y una idea. La pregunta de ¿Son esos el segundo grupo con más poder en la sociedad española? No lo sé, pero sí lo son realmente lo disimulan muy bien. Y la idea de que el PSOE a pesar de tener puesto el cartel de se busca líder no lo encuentra. Durante la Conferencia Política, además de cantar la delegación andaluza La Internacional, otra  esquizofrenia más que se califica por sí sola , cantaron  de forma silencioso y repetitiva el estribillo de otra canción que decía algo así como “que salga, que salga , que salga el nuevo líder”. Pero el nuevo líder no salió. Ha habido mucho síndrome de las uvas verdes. Aquellos que quieren liderar, dirigir a nivel nacional el partido no se han atrevido a forzar el paso necesario para dicho cambio, seguramente  conscientes de que no disfrutan de los sufrientes apoyos. No están dispuestos a dar el paso ni a apoyar a otros para que lo den, seguramente conscientes de que más temprano o más  tarde  el PSOE acabara gobernado, bien por aumentar  el apoyo del electorado o por simple desgaste del PP.

El PSOE sigue sin reconocer a su líder, muchos dicen serlo pero ninguno es considerado por el conjunto del partido como tal. El PSOE no encuentra líder, no quiero con ello decir que el químico Pérez Rubalcaba, con  sus aproximaciones sucesivas, no tenga capacidad de liderazgo, indudablemente la tiene. Ni tampoco estoy cuestionando la enorme tenacidad de Carme Chacón, la cual seguramente ha sido contratada por la universidad de Miami para enseñar a cantar La Internacional. Pero el PSOE necesita un nuevo líder porque ninguno de los dos cuenta con el suficiente apoyo dentro del partido. El PSOE busca un nuevo líder, alguien con una mínima capacidad de liderazgo, que cuente con  los necesarios padrinos, eso que se conoce como barones del partido,  que apoyen y engorden su liderazgo. No es necesario que tenga ideas, las ideas se las darán las bases del partido. Es evidente que un líder así, sin ideas, que llegara a dirigir un partido únicamente gracias a los apoyos de sus padrinos, gracias a pactos con las diferentes fracciones del partido y sus bases, sería  un líder débil. En el supuesto caso de gobernar no podría resolver los problemas que la sociedad española necesita, sino únicamente satisfacer las exigencias de aquellos que le han apoyado. Por otro lado, todo hay que decirlo, es algo muy típico en el liderazgo actual,  está pasando con el  presidente Obama, sometido a las exigencias de minorías de la sociedad americana, le está pasando al presidente Rajoy sometido al chantaje de la burguesía española que le ha apoyado.


En mi opinión, la de un simple ciudadano español,  el PSOE debería celebrar con más frecuencia  conferencias de este tipo, para que así los barones del partido puedan lograr encontrar a alguien de su partido que crean que es merecedor de su apoyo, por su liderazgo, pos sus ideas, porque no decirlo si también pasa,  o únicamente por su sumisión. A alguien que encarne de forma clara un posible proyecto del partido, figura política cuyo perfil y propuestas podamos luego, con tiempo,  analizar y  juzgar todos los españoles. Pues un PSOE sin líder es un PSOE no alternativa.  

No hay comentarios: