jueves, 23 de enero de 2014

UN DIPUTADO, POR FAVOR.

Numerosos organismos internacionales y analistas están difundiendo datos y opiniones positivas sobre la situación de la economía mundial y de muchas economías nacionales, incluida la española,  que hasta ayer se consideraban en crisis y en las que existen claras evidencias de que no van bien. Ello es, en mi opinión, no debido a que la situación haya cambiado, mejorado, sino a dos razones que tienen que ver más con la política que con la economía. En primer lugar está el hecho de que el próximo 25 de Mayo se celebraran elecciones al Parlamento Europeo. De esta forma engañosa se quiere motivar al electorado de la UE a que vaya a votar haciéndoles creer a los ciudadanos europeos, en el último momento, que las actuales políticas de la UE están teniendo éxito. Algo muy lejos de la realidad, pues la actual UE, y resalto lo de la actual, no es la solución sino el problema, la causa, no solo de su declive, de su irrelevancia, de su desunión,  sino también de muchos problemas que sufren algunos Estados miembros. En segundo lugar está el hecho de que se esté negociando un tratado de libre comercio entre los Estados Unidos y la Unión Europea. Dichos organismo internacionales y analistas quieren crear en Europa un ambiente favorable a dicho tratado, engañando, haciendo creer a la opinión pública que la política liberal favorable a la libre circulación de personas, bienes, y capitales es positivo para las economías domésticas, cuando en realidad ya es constatable que dicha política está destruyendo las economías de muchos países desarrollados generando empobrecimiento y paro. El tratado de libre comercio entre los Estados Unidos y la UE será malo para las economías de ambas zonas, no por lo que representa en si mismo sino por la tendencia que se oculta tras él, una tendencia favorable a libre circulación de bienes y capitales a nivel mundial. Una tendencia hacia una hiperglobalización muy negativa para las sociedades de los países desarrollados, hiperglobalizacion que Dani Rodrik explica, critica y rechaza de forma argumentada y muy clara en su libro “La Paradoja de la Globalización”.

Los miembros del Congreso de los Diputados de España se mueven en esa línea. Gobierno, oposición y demás diputados creen que con inyectar a la opinión publica mentiras y optimismo llega. Estando a favor de impulsar, favorecer y apoyar  la tendencia  a la libre circulación de bienes y capitales.

En su último discurso el presidente de la República francesa, F. Hollande, dijo “Francia necesita producir más, producir mejor”. No lo necesita solo Francia, lo necesita toda la UE. Las economías de la UE están perdiendo competitividad frente a otras economías, a las que cada vez se les da más facilidades para que puedan vender sus productos en el mercado, en el supermercado, europeo. Las economías de la UE , incluida la española, necesitan producir más y mejor, no es que los europeos trabajen menos, sino que necesitan innovar y dotar a sus productos de valor añadido, pero eso no es fácil, requiere  recursos económicos, investigación y sobre todo de lo que menos disponemos, tiempo.

Del debate celebrado ayer en el Congreso de los diputados solo se puede extraer una conclusión, que se puede resumir en una simple y expresiva frase “Un diputado, por favor”. Ayer quedo constatado que en el Congreso de los Diputados nadie defiende el interés general de los ciudadanos españoles.

La actual elite gobernante de la sociedad española, la actual  elite política, es una elite enferma, que ignora por completo los problemas de los ciudadanos. Una elite enferma que habiendo comprado y pactado en la época del ex presidente Aznar un pacto internacional para poner fin a la lucha armada de la organización terrorista ETA, ahora cree que puede someter a los ciudadanos españoles a cualquier tipo de abusos, violaciones a los derechos humanos, prácticas de medicina punitiva, detenciones ilegales, violencia de Estado, y privarles de derechos e ignorar sus problemas  sin temer ninguna reacción de importancia. Ignorando que ETA no era más que una gota de agua de un Océano, una gota de agua entre los muchos problemas que puede tener la sociedad española. Las elites gobernantes españolas se deben de considerar sin lugar a dudas herederas del nazismo, y lo digo simplemente  porque a igual que hicieron los nazis durante la IIGM, las elites gobernantes españolas recurren a la medicina, a la utilización de médicos, para intentar controlar al enemigo y eliminarlo. Además es una elite gobernante irresponsable,  mediocre e incompetente que conduce a España hacia un total desastre.

Estamos de rodillas, muchos españoles  estamos de rodillas. Estamos de rodillas debido al comportamiento nazi, irresponsable e incompetente de la elite gobernante, de la elite política española. Un país así, en el que los medios de comunicación televisivos hacen una continua apología de la violencia, de la tortura, de los abusos médicos, riéndose de los dramas que sufren muchos ciudadanos, no puede tener un buen futuro, solo puede  avanzar hacia un completo desastre, hacia el caos interior y hacia un importante aislamiento internacional. Todo lo que está pasando, por ser desmentido no deja de ser cierto, va a provocar , sin lugar a dudas, que el Gobierno de España tenga que volverse a poner, como cuando solicito el rescate para la banca, de rodillas. De rodillas  para resolver sus problemas, graves problemas del ámbito de la economía, la política, la seguridad y la defensa.

No hay comentarios: