martes, 25 de febrero de 2014

RAJOY ADOPTA EL PAPEL DE MALVADA MADRASTRA DE BLANCANIEVES.

Que alguien te haga reír, como se suele decir coloquialmente hablando “que te alegre el día”, es siempre de agradecer. Por tanto, lo primero que debo decir sobre el discurso que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha realizado en el Congreso de los Diputados con ocasión del debate sobre el  estado de la nación, que está teniendo lugar hoy, es que me ha  alegrado mucho el día recordándome un maravilloso cuento de mi infancia, el de Blancanieves y los siete enanitos, de los hermanos Grimm. El presidente Mariano Rajoy me ha recordado dicho cuento porque de forma clara se ha puesto delante  del espejo exterior, y le ha preguntado “Espejito, espejito dime quien es el mejor gestor político”. Y el oye que el  espejo formado por organizaciones internacionales, la UE, empresarios extranjeros, algunos medios de comunicación, etc., le ha contestado “Tu Mariano, tu”. Evidentemente el presidente Rajoy desoye muchas otras  voces de la esfera internacional, de prestigio, que le están diciendo que España sigue avanzando no solo su economía, sino política y socialmente hacia un precipicio, hacia el caos.

El presidente Rajoy con una visión de la realidad y una lectura de datos muy particular, manipulando algunos  datos importantes, ha querido transmitir a la sociedad española  la idea de que todo va bien. Según él va bien España, va bien la UE, y las medidas que se están adoptando tanto a nivel nacional como europeo están dando resultados positivos. Nada más lejos de la realidad, como el mismo  ha reconocido en diferentes partes de su discurso. Lo ha reconocido, por ejemplo,  al decir que España tiene un paro crónico de más del 25%, admitiendo que el Gobierno no va poder lograr bajarlo con la rapidez que la sociedad española necesita y demanda. Lo ha reconocido, por ejemplo, al decir que la UE no es capaz todavía de dar una solución a uno de los problemas más graves que sufre la sociedad de la UE,  el de la inmigración, el del control de las fronteras.

Rajoy apoyándose en el espejo exterior que el oye y que le da su apoyo, como la malvada madrasta de Blancanieves,  no ha parado de halagarse, de felicitarse, por los resultados obtenidos con las medidas que ha adoptado desde que gobierna, no considerando las consecuencias negativas de las mismas. Por ejemplo, España está exportando más y obteniendo inversiones de determinados sectores internacionales, mientras se van otras,  simplemente porque es un país más barato. Las únicas reformas que realmente se han hecho a nivel económico y empresarial son las  de  bajar salarios, es decir, costes laborales y bajar precios. No hay innovación, sigue habiendo el mismo modelo productivo, y las inversiones que están viniendo a España no lo hacen para crear empleo sino para comprar gangas, o invertir, como lo ha hecho Pemex en los astilleros gallegos a cambio de beneficios fiscales, ilegales beneficios fiscales, que el Gobierno de Rajoy le ha concedido a Cemex, empresa también del Gobierno mejicano. Evidentemente Rajoy ignora que la bajada de salarios está provocando disminución del consumo doméstico e incremento de la morosidad, algo que puede provocar que un sector de la banca española necesite a corto plazo un nuevo rescate. Además, es de prever que el actual nivel de exportaciones, superior al de otros países más competitivos que España,  basadas estas  únicamente en bajos precios, y seguramente en acuerdos que desconoce la opinión pública, la letra pequeña, acabe frenándose a corto plazo.  Indiscutiblemente España no va bien.

El presidente Rajoy ha dicho una verdad, ha descongelado. Pero no ha descongelado la revalorización de las pensiones, las cuales ya no se actualizarán de acuerdo al IPC,  ha descongelado la lucha de la burguesía liberal española contra los trabajadores, contra unos trabajadores que hoy no cuentan con ninguna fuerza política en el Congreso de los Diputados que defienda sus intereses, pues los que no se sitúan a lado de la burguesía, lo hacen a favor de políticas que de forma clara perjudican  los intereses y derechos de los trabajadores españoles, como es por ejemplo una política de puertas abiertas a la inmigración. Todo parece indicar que  el presidente Rajoy tiene la intención de dejar el Gobierno de España como lo hizo el ex presidente Aznar. Dejando tras él elmayor atentado terrorista que ha sufrido España, todavía sin aclarar, y una economía llena de burbujas, sobreendeudada y sobreexplotada, cuyo pinchazo de dichas burbujas ha provocado la actual situación de España, con un 25% de ciudadanos en paro sin ninguna perspectiva de futuro a corto plazo. Para evitar las  consecuencias  negativas de sus políticas burguesas y tiránicas, el presidente Rajoy dice que ha levantado diques, su efectividad esta por valorar, lógicamente dependerá de la situación internacional, pero por el momento ya sabemos que no lograran bajar de la forma que necesita España el paro.

Su única propuesta estrella ha sido la de establecer con carácter inmediato una tarifa plana de cotización a la Seguridad Social, de 100 euros, a la que se podrán acoger en principio todas aquellas empresas que hagan nuevos contratos indefinidos, siempre que dichos nuevos contratos indefinidos supongan ampliación de plantilla. Las empresas podrán acogerse a esa bonificación durante 2 años, y deberán tener contratado al nuevo trabajador por 3. Extraña medida  que va a provocar el cierre de pequeñas empresas, de pequeños negocios,  para que el empresario pueda volver a abrir y contratar por tres años pudiendo así acogerse a dicha bonificación. Extraña medida que no sabemos si la podrá soportar la Seguridad Social o por el contrario va  contribuir a su quiebra.

Pero en mi opinión no debemos de caer en la desesperanza, frente a las políticas burgués, liberales, injustas, y tiránicas que el galleguismo que hoy gobierna España está aplicando, y quiere seguir aplicando, debemos tener fe y serenidad, no poniendo el semáforo en verde, rechazándolas en la medida de las posibilidades de cada ciudadano, conscientes de  que hay mucha España fuera del Congreso de los Diputados. Hay fuera del Congreso de los Diputados mucha España, muchos ciudadanos, muchos entes de poder, que no se benefician de los intereses económicos que motivan las decisiones políticas que en él se consensuan y adoptan, algunas de ellas, medidas represivas, tiránicas, abusivas y no propias de una democracia. Debemos de tener fe y serenidad, las políticas del presidente Rajoy fracasaran, perderá el apoyo internacional, se debilitara, y el pueblo se fortalecerá. Si el 2014 termina sin la creación de empleo neto, que es lo más probable, el presidente Rajoy deberá dimitir, y convocar elecciones o el PP, utilizando su mayoría absoluta,  nombrar otro presidente de Gobierno.

No hay comentarios: