sábado, 15 de marzo de 2014

REFORMA FISCAL: UNA PROPUESTA SIN CABEZA DE LA CABEZA.

El Gobierno español ha encargado a un comité de expertos la elaboración de una propuesta para lo que denomina una reforma integral del Sistema Tributario. España recauda en todos los impuestos por debajo de la media de la UE con respecto al PIB. El fraude fiscal en España es elevadísimo. El sistema fiscal  no contribuye lo suficiente a la redistribución de la riqueza lo que favorece que en España exista una enorme brecha, una enorme desigualdad, entre ricos y pobres, brecha, que según el FMI, como consecuencia de la crisis  se ha incrementado enormemente en los últimos años, mucho más que en otros países de la UE. El Estado español no recauda lo suficiente, lo que provoca que haya déficit y que la deuda pública no cese de crecer.

Es por tanto evidente que el Sistema Tributario español  necesita una reforma encaminada a favorecer la redistribución de la riqueza y a dotar al Estado de los recursos que necesita. Pero también es evidente que encargar un estudio sobre dicha reforma a un persona que  lleva  trabajando en el Sistema Tributario español desde 1978, el catedrático Manuel Lagares,  habiendo participado en otras reformas anteriores que nos han conducido hasta la situación actual, no parece lo más idóneo y acertado. El presidente del Comité de expertos ha declarado, cito  textualmente, “Que no han dejado títere con cabeza en el Sistema Tributario” estoy seguro de ello. Estoy seguro de que  el Comité que el presidia ha  realizado un profundo estudio de la tributación española, a igual de que estoy también seguro de que con decisiones adoptadas en anteriores reformas fiscales, como la de 1999, en la que el participo, han dejado a la sociedad española y su economía también sin cabeza. Con una enorme desigualdad social, con una deuda pública que casi alcanza el 100% del PIB, con una Seguridad Social que empieza a tener un déficit importante e insostenible. Es decir las reformas fiscales en las que ha participado Manuel Lagares han representado un elevado coste para el conjunto de la sociedad española. Sin lugar a dudas Manuel Lagares es un experto más apropiado para hacer un estudio histórico del sistema fiscal español que para proponer los cambios que dicho sistema requiere.
En mi opinión la propuesta en su conjunto es errónea al buscar la neutralidad fiscal, pues España no necesita una reforma fiscal enfocada a seguir recaudando lo mismo sino encaminada a definir un nuevo Sistema Tributario que permita recaudar  más, lo que el Estado necesita.

Dicho esto, algunas de las cosas que propone el comité de expertos me parecen muy equivocadas e injustas, otras contradictorias y  las menos, acertadas. Tal como está la sociedad española, con una enorme brecha entre ricos y pobres y con un Estado que no recauda lo suficiente me parece muy equivocado y tremendamente injusto bajar el tipo máximo de gravamen en el impuesto personal sobre la renta, aún más, creo que se debería de subir, como mínimo al nivel del 95 (56%). La función del tipo más  alto de IRPF no es solo hacer el impuesto más progresivo y recaudar más sino también servir como instrumento para impedir sueldos excesivamente altos. Por el contrario, me parece muy acertado bajar otros tipos medios y bajos del IRPF y subir  el IVA. En contra de lo que dicen algunos expertos el IVA es un impuesto justo, redistributivo, y muy progresivo, que no afecta a la competitividad  al repercutir sobre el consumidor final y que además es un excelente instrumento para gravar las importaciones.

En mi opinión, en España la polémica sobre el IVA surge únicamente en el sector del turismo. El turismo siendo un porcentaje importante del PIB aporta muy poco a las arcas del Estado, por tanto considero que deberíamos preguntarnos: ¿Conviene a la economía español que uno de sus sectores más activos, el turismo,  tenga un IVA bajo? ¿Deberían de aplicarse dentro del sector del turismo distintos tipos de IVA, es decir, por ejemplo, gravar los hoteles según su categoría?

La vivienda habitual es una bien de primera necesidad, pues incluso los ricos tienen que vivir en algún sitio. Por tanto considero tremendamente injusto gravar la vivienda habitual en el IRPF, o subir con fines recaudatorios el IBI. Lo que habría que proponer, en mi modesta opinión de simple ciudadano no experto en estos temas, no es gravar la primera vivienda, sino la segunda, la tercera, etc., es decir, gravar con un tipo alto las viviendas vacías, buscando  así dos efectos : primero, reducir  la especulación con la vivienda, y segundo, que sus dueños se vean obligados a  ponerlas en el  mercado de alquiler. Además, proponer reducir el Impuesto de Patrimonio, a la vez que se  propone gravar la vivienda habitual me parece  injusto y tremendamente contradictorio.
Suprimir deducciones, exenciones y bonificaciones en todos los impuestos también me parece equivocado. Pues dichos instrumentos  fiscales suelen existir porque aunque permiten pagar menos impuestos su utilización aporta, de una u otra forma,  un beneficio al interés general, al conjunto del Estado.

Para concluir, decir  que  la propuesta del comité de expertos, liderado por el catedrático Manuel lagares, es evidentemente  una propuesta de la cabeza, no de una cabeza intelectual, sino de la cabeza  ideológica, de pensamiento, de la  pirámide de la sociedad española, de la cabeza más burguesa de la sociedad española, buscándose con dicha propuesta definir un sistema fiscal que favorezca a los más ricos a la vez que de forma sutil grava a los sectores menos pudientes y mayoritarios de la sociedad española. Proponiéndose cosas como la de pagar por la vivienda habitual a la vez que se propone no gravar otros bienes del Patrimonio.

No hay comentarios: