martes, 6 de mayo de 2014

¿BAJA EL PARO? TODO DEPENDE DE QUIEN CUENTE.

A pesar de que los adelantos tecnológicos nos deberían permitir realizar el proceso de contar y la elaboración de datos numéricos con más precisión, por ejemplo, saber en todo momento en que situación laboral se encuentra una persona desde que nace hasta que muere, no es así. Contar no es fácil, no lo digo yo, no lo dice un niño de cuatro años, lo dice el actual Gobierno de España.

El actual Gobierno español ha cambiado la metodología de elaboración del Padrón, reflejando de esta forma el censo unos cambios demográficos que solo suponen un cambio de la situación de los extranjeros que viven en España, y ello ha provocado cambios en la Encuesta de Población Activa del último trimestre del 2013, haciéndola todavía más negativa. Según la EPA actualizada del último trimestre del 2013, que ha difundido el Gobierno, subió la población activa, aumento el número de ocupados, y aumento el número de parados.
Por otro lado, la EPA correspondiente al primer trimestre del 2014, elaborada por el INE,  expresaba una evolución de la situación de España, economía y mercado laboral, muy negativa. Los  datos obtenidos mediante un proceso estadístico, utilizado y aceptado a nivel internacional,  expresaban  cosas como que ha  bajado  la población activa, ha bajado el número de ocupados, se sigue destruyendo empleo, y ha subido el número de parados hasta situarse en, alrededor de, 5.896.000 trabajadores. Por el contrario el INEM acaba de dar a conocer hoy que el paro en España es de, alrededor de , 4.684.301 personas, es decir, que según esta otra forma de contar quien tiene empleo o no, en Abril 1.211.1699 personas o han encontrado trabajo o han pasado a mejor vida, porque ya   no necesitan un empleo o porque han fallecido. Todo ello da entender que  en España cada día es más difícil saber quién trabaja y quién no.

El Periodismo de Precisión busca informar sobre la verdad contrastando, comparando y contextualizando números, datos numéricos, obtenidos por el propio periodista, o suministrados por diferente tipo de entes, como es el propio Gobierno, y que son utilizados para argumentar y explicar la realidad. José Luis Dader, en su libro sobre este tema, titulado “Periodismo de Precisión”, llega a hablar del terrorismo de las matemáticas, es decir, la manipulación de la sociedad a través de la utilización de datos que si bien no son falsos, no expresan la verdad sino una interpretación falsa e interesada de la misma.
Y es que contar no es fácil, no lo digo yo, no lo dice un niño de cuatro años, no lo dice el cabo cuartel. Contar no es fácil, si por ejemplo el actual secretario general de la OTAN se hace la pregunta de ¿Cuántos somos?, tendrá que apostillar ¿Para qué? Pues como es de conocimiento público, en la OTAN para cenar serian 28 más 1, el secretario general, pero para comer, es decir,  para actuar, para combatir, muchos menos.

Pero volviendo a España, contar no es fácil para el Gobierno  por que dependiendo de la situación, de los intereses, se utiliza una metodología u otra para contar, para obtener datos, índices, ratios,  intentando así distorsionar la realidad que deberían de expresar para  manipular a la opinión pública, y a todos aquellos que utilizan los datos.

Que el paro haya bajado en el último mes, es normal, lo que no es normal es que haya bajado tan poco estando unas elecciones tan cerca, el 25 de Mayo. Ello indica que el sector de la burguesía española que apoya al actual Gobierno de España y que condiciona su forma de gobernar, impone muchas de sus políticas, no ha hecho un gran esfuerzo por crear empleo y mejorar la imagen del Gobierno con el lógico fin de atraer votos para su partido, el PP, en las próximas elecciones europeas.
En mi opinión, los datos del paro correspondientes al mes de Abril del 2014, difundidos hoy por el INEM, por el Gobierno,  son malos. Son malos  a pesar de que dicen que utilizando esta metodología el desempleo  ha bajado en 111.561 personas, porque   hay algunos datos   alarmantes. De dichos 111.561 registros, 84.706 se deben al sector servicios y 6.238 a Agricultura, sectores ambos, en los que se crea y destruye empleo con mucha facilidad, seguramente muchos de ellos sean temporales y de naturaleza estacional. El trabajo temporal, sobre todo existiendo un elevado desempleo, es muy negativo para la economía al impedir que las personas puedan hacer planes de futuro a largo plazo. Además hay otro dato muy significativo y negativo. El paro de los ciudadanos extranjeros registrados es de 562.665 trabajadores, una tasa del 18%,  de estos 305.737 no son de la UE. Con este dato seguir diciendo que la UE, y en concreto España, necesita más mano de obra extranjera, como defienden algunos representantes sindicales y líderes políticos, es no solo poco inteligente, poco racional, sino una insensatez y un completo desprecio hacia los ciudadanos españoles que cada día tienen más dificultad para encontrar un trabajo retribuido de forma justa.

A pesar de la dureza de algunos datos, como el de que RTVE vuelve a tener déficit, acumulando ya una deuda de 800 millones de euros, dato difundido recientemente por el periódico  El Mundo, o las perspectivas para España de la Comisión Europea, el actual Gobierno de España, el Gobierno de Marino Rajoy, se siente fuerte.
Es cierto que el presidente Rajoy ha tenido algunos aciertos, uno de ellos el del rescate a la banca utilizando para ello menos de la mitad de lo pedido a la UE. Ya veremos que ocurre en el futuro con algunos bancos cuya situación ha  mejorado inexplicablemente.

Pero lo cierto es que ahora el  Gobierno de Rajoy se siente fuerte y vuelve a atacar a la japonesa, sin avisar, si una previa declaración de guerra, intentando sacar todo el beneficio posible del factor sorpresa. Ataca a los trabajadores, favoreciendo con sus políticas la creación de un mercado laboral más precario, con perores condiciones de trabajo, con salarios más bajos y en el que es mucho más fácil despedir. Ataca reduciendo servicios públicos o su calidad y reduciendo las prestaciones sociales. Ataca, en definitiva, rompiendo la cohesión social,  reduciendo el poder adquisitivo y la calidad de vida de los ciudadanos pertenecientes a los sectores sociales más desfavorecidos de la sociedad española.
Evidentemente el Gobierno de Rajoy ignora las consecuencias, los efectos colaterales, de sus ataques, de sus políticas. Por ejemplo, bajar los salarios y casi congelar pensiones reduce el consumo, y con ello la actividad economía, y es un factor que unido al paro hace aumentar la morosidad. Es cierto que  nuevas  inversiones, tanto nacionales como exteriores, están reactivando un poco la economía, pero son inversiones puramente especulativas, no encaminadas a crear actividad económica a largo plazo.

En “Algo va Mal” su autor, Tony Judt, dice que para que una sociedad pueda progresar es necesario que haya confianza y cooperación, a todos los niveles, y en España lo único que aumenta es la conflictividad. La conflictividad entre regiones y entre fuerzas políticas, la conflictividad ciudadana y la generada por sectores de la inmigración, una inmigración que no cesa de crecer en España aunque el Gobierno difunda lo contrario. En una ambiente así es muy difícil, por no decir imposible,  que la situación de la economía española mejore a corto plazo, aún más, si España teniendo un paro superior al 20% vuelve a entrar en recesión en el 2016, como ya vaticinan algunos expertos,  España puede pasar a tener un tercio de su población activa en paro.

No hay comentarios: