miércoles, 9 de julio de 2014

LA CASTA POLITICA SIEMPRE GANA.

“La banca siempre gana” es un dicho que hay en el mundo de los aficionados al juego. Parece ser que pasa lo mismo en el mundo de la política. A igual que solo el cierre del Casino puede provocar que la banca pierda, la casta política, los representantes de las elites gobernantes, solo pierden si cae el sistema que les permite gobernar.

Lógicamente, los dirigentes políticos son conscientes de ello, saben que algunos de ellos gobernaran  independientemente del porcentaje de ciudadanos que vote. Lo conocen bien  las elites políticas de la UE, y por ello en el seno de la UE no se vislumbra ningún tipo de cambio  a pesar de que en las pasadas elecciones al Parlamento Europeo los ciudadanos mayoritariamente no dieron su apoyo al actual proyecto de la UE, absteniéndose más del 50% de los ciudadanos con derecho a voto, o dándole su voto a representantes de partidos políticos considerados euroescépticos por ser totalmente contrarios a la UE. En la UE no se vislumbra ningún tipo de cambio en sus políticas, ni si quiera debido a que sectores de las elites gobernantes españolas hayan puesto el puente  para que las ideas de la izquierda latinoamericana entraran en el Parlamento Europeo a través del partido político Podemos.

Las conclusiones del último Consejo Europeo (26 y 27 de Junio del 2014) así lo evidencian. Las elites políticas que dirigen la UE quieren seguir avanzando, no se sabe hacia qué objetivos, sin considerar, ignorando, las consecuencias negativas que están provocando sus decisiones y sus políticas, decisiones y políticas que no desean cambiar, y para asegurarse desean nombrar presidente de la Comisión Europea a un personaje político, el luxemburgués Jean Claude Juncker,  que es partidario de una  UE que los ciudadanos europeos, mayoritariamente, rechazan.

Seguramente, porque todo sigue igual, el debate sobre las conclusiones del último Consejo Europeo, que ha tenido lugar hoy en el Congreso de los Diputados, ha despertado muy poco interés periodístico. Y es que este tipo de debates empiezan a ser cansinos, aburridos, al referirse siempre a dos ideas principales. El actual Gobierno de España es partidario de la austeridad, de no gastar lo que no se tiene, de reducir el gasto público para lograr los objetivos de déficit. El principal partido de la oposición, el PSOE,  por el contrario considera que la austeridad es perjudicial para la economía, para el empleo y  para la sociedad, al generar empobrecimiento y desigualdad, y son partidarios de usar recursos públicos para impulsar el crecimiento de la economía y crear empleo, no teniendo capacidad la economía española para proporcionar los  recursos suficientes,   proponen que  los ponga la UE.
Es evidente, si me disculpan la expresión y hablando en plata, para entendernos todos, que las elites gobernantes de la UE nos están jodiendo. Están jodiendo y quieren seguir jodiendo todavía más  con sus decisiones y políticas  a los ciudadanos europeos pertenecientes a los sectores sociales menos pudientes. Decisiones y políticas que están provocando el incremento de la pobreza y la desigualdad, que están provocando que los ciudadanos europeos perdamos poder adquisitivo y calidad de vida. Si los ciudadanos pertenecientes a los sectores sociales menos pudientes de la UE nos preguntamos ¿Quién nos representa dentro del Parlamento Europeo, quien defiende nuestros interese, derechos y libertades? La respuesta será nadie, porque evidentemente no nos representan los eurodiputados de Podemos, partido político fruto de un pacto entre las elites políticas y de una exitosa campaña de markenting político televisivo.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha dicho hoy en su comparecencia en el Congreso de los Diputados algo así como “la crisis del euro forma parte del pasado” No creo que sea cierto, muchos analistas consideran que es ahora cuando realmente ha comenzado la crisis del euro al entrar en crisis la economía de Francia, al entrar en crisis la segunda economía de la Zona Euro. La sociedad francesa no va a aceptar el Pacto de Responsabilidad así como así. La sociedad francesa no va aceptar así como así que se le congele el sueldo a funcionarios, se cambie el sistema de pensiones para reducirlas  y se reduzca todo lo que engloba lo se conoce como el  Modelo Social. La sociedad francesa exigirá cambios, cambios que van a afectar a la política de inmigración y al presupuesto de la UE, a lo que su país aporta  a la UE y en que se gasta el dinero de la UE. Y si a ello unimos que J. Juncker, de llegar a ser presidente de la CE, va a tener mucha oposición, en mi opinión, no solo ha empezado la crisis del Euro sino una crisis política dentro de la UE.

“El voto es como la tierra, para quien la trabaja” lo dice  Pedro Sánchez, candidato a Secretario General del PSOE,  no es cierto. Como todos sabemos la tierra no es de quien la trabaja, y el voto es para quien crea riqueza y empleo. Los ciudadanos no son tontos, ni siquiera los más ignorantes y por tanto suelen votar a quien les da algo, votan al partido político que mejora su calidad de vida, por ello hay tantas redes de naturaleza clientelar controladas por los partidos políticos. Los ciudadanos no son tontos, votan a quien crea riqueza y trabajo, el aumento del desempleo y la disminución del poder adquisitivo y la calidad de vida de los ciudadanos son las principales causas del incremento de lo que se conoce como la desafección política. Si un partido político es capaz de crear el suficiente empleo y mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, independientemente de cómo elija a sus líderes, independientemente de los corruptos que haya entre  sus dirigentes,  los ciudadanos le darán su voto. Si la situación de la economía no mejora a corto plazo la desafección política seguirá aumentando así como la radicalización del voto a izquierda y derecha.
El actual Gobierno de España dice que la situación de la economía española y del mercado laboral está mejorando. No creo que sea cierto.  Y baso mi razonamiento no en negativos datos como el aumento de la pobreza, el incremento de la desigualdad, la disminución de los salarios. Ni siquiera en el hecho de que el empleo que se está creando sea mayoritariamente estacional y temporal, lo que hace prever destrucción de empleo para septiembre y octubre.  Si no en un hecho objetivo, que me parece muy importante, el Gobierno del presidente Rajoy no ha adoptado desde que gobierna ninguna decisión encaminada a impulsar de forma directa ni el crecimiento ni la creación de empleo. Lo que se conoce como el modelo productivo, con pequeñas modificaciones, sigue siendo el mismo que cuando empezó la crisis, 2007. El sistema educativo cada día recibe una crítica más dura. La ultima de la OCDE que considera que el nivel de un universitario español es similar al de un bachiller japonés. Lamentablemente para detectar la falta de preparación de los universitarios españoles no hace falta hacer ningún profundo estudio, llegaría con seguir los debates y tertulias, en que participan los dirigentes universitarios de Podemos.

Para terminar quiero comentar dos medidas que acaba de adoptar el Gobierno para mejorar la economía y el mercado laboral, la reforma fiscal y lo que ha denominado Sistema Nacional de Garantía Juvenil. Que el Gobierno haya decidido bajar los impuestos en un momento en que el Estado español tiene graves  problemas para financiarse, problemas para obtener los necesarios recursos, y además  en España hay más de 2.000.000 de niños que se encuentran por debajo del umbral de la pobreza, me parece no solo un error sino también una enorme injusticia. Medida, rebaja de impuestos, que es evidente que es adoptada para satisfacer a los sectores más liberales,  burgueses, que apoyan al PP. Sectores que son partidarios de reducir el Estado y el gasto público, es decir, reducir  sueldo de funcionarios, pensiones,  servicios públicos o su calidad, y políticas sociales. Sobre el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, lo primero que pienso es que de un nombre tan complicado nunca suele salir nada bueno, pero ignorando eso y sin entrar a valorar su eficacia, es decir, si es positivo o no que contraten a un joven y lo despidan a los seis meses, como en muchos casaos seguramente ocurra, quedándose las empresas con aquellos jóvenes que ya tenían previsto contratar, sin entrar a valorar eso me parece un plan tremendamente injusto, que fracciona el mercado laboral generando discriminación, pues ¿Por qué el Estado debe de apoyar y favorecer  la contratación de un trabajador que tiene 24 años y no la de uno que tiene 35? ¿Acaso un parado de 35 años o mas no tiene las mismas necesidades que uno de 24, o incluso más si es padre de familia? En mi opinión el Estado debe apoyar la contratación de todo trabajador español sin hacer ningún tipo de   diferenciación ni segregación.  

No hay comentarios: