domingo, 31 de agosto de 2014

PEQUEÑAS PERSONAS PARA GRANDES ORGANIZACIONES.

La política es la única actividad laboral  en la que una persona es aprobada antes de realizar el examen, ello favorece que estemos viviendo una época en la que predominan gobernantes mediocres. Su paso  al frente de órganos de poder político suele dejar tras ellos una gestión que se caracteriza por ser totalmente ineficaz y decepcionante.

Si una de las características del pasado siglo fue que surgieron grandes personas, dirigentes políticos,  que pasaron a la historia pos su legado, por ejemplo, por crear grandes organizaciones cuyo prestigio y utilidad ha hecho que todavía existan en nuestros días, por ejemplo la NATO, la UE, etc.,  la época actual se está caracterizando por el hecho de que  pequeñas personas dirigen grandes organizaciones, esas grandes organizaciones  heredadas del siglo pasado. Hoy las  dos organizaciones más importantes que hay en Europa, NATO y UE, a pesar de contar con más recursos económicos que nunca, han pasado a ser totalmente irrelevantes e ineficaces.

Ayer el Consejo Europeo, eligió a  Donald Tusk como nuevo presidente del Consejo y a Federica Mogherini como  Alta Representante de Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Dichos nombramientos van en línea con lo anterior. Sin conocer cómo se repartieron los votos dentro del Consejo todo hace indicar que dichos nombramientos no obedecen a las ideas que estos dirigentes tienen para la UE, ni a sus capacidades, méritos, y experiencia, sino a la búsqueda de equilibrios de poder dentro la UE. Después de conocer su nombramiento Donald Tusk dijo algo así como “Nada en Europa es lo suficientemente bueno. Tampoco mi ingles”. Y tiene razón, y en mi opinión lo peor  en la UE  es la  forma de elección de los dirigentes.

La ampliación de la UE-15 se hizo  de forma demasiado rápida, sin tener en cuenta si existían  valores comunes, acelerada por un auge económico que luego ha resultado ser  falso, entrando la actual UE en crisis. Dicha ampliación solo ha contribuido a aumentar las divisiones internas y la irrelevancia internacional de la UE. Además con dicha ampliación la UE no ha avanzado hacia eso que denominan más Europa. La Europa de los Estados no ha avanzado hacia una Europa más unida políticamente sino hacia lo que podríamos denominar la Europa de las familias. Familias de poder, elites dirigentes, que cada vez que hay que hacer nuevos nombramientos se reparten la tarta del poder europeo. Lo que provoca que en la actual UE no haya liderazgo. La actual Europa no sabe hacia dónde va. Sus actuales dirigentes se conforman con que siga existiendo y beneficiando sus intereses particulares.
Los nuevos nombramientos de la UE me parecen propios de unos gobernantes, Consejo Europeo,  que ignoran la realidad de la UE y el rechazo  ciudadano que hay en representativos Estados a las políticas defendidas por la actual UE. En mi opinión dichos nombramientos va a incrementar las divisiones internas, la ineficacia de la UE para resolver problemas, y la incapacidad de la UE para adoptar una posición común en importantes temas, en especial en  política internacional, lo que incrementara la irrelevancia de la UE en la esfera internacional.

Si hay algo que caracteriza la actual UE es que ser diferente, de una raza o cultura minoritaria, o llevar falda, es un mérito. Ello, unido a que el recién elegido presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Junker, está obsesionado con que  los gobernantes de los Estados miembros le manden más mujeres, ha favorecido que el socialismo europeo lograra poner a Federica Mogherini al frente de la Política Exterior, de Seguridad y Defensa de la UE. En la actual coyuntura internacional elegir como jefa de la política Exterior de la UE a una dirigente político de un partido que está integrado por numerosos dirigentes comunistas es un enorme error.
Federica Mogherini es una dirigente política con muy poca experiencia, únicamente lleva seis meses como ministra de Exteriores de Italia, si uno fuera mal pensado podría incluso llegar a pensar que teniendo un perfil tan bajo la nombraron ministra para por algún motivo favorecer su lanzamiento a la UE, pues elegir a una simple diputada como jefa de la política exterior de la UE hubiera sido muy descarado.

Vivimos una época en la que ha surgido una nueva generación de políticos, políticos que se apoyan entre ellos a nivel europeo, que son partidarios de acceder a los cargos públicos, nacionales o europeos, como si fueran funcionarios, es decir, sin experiencia ni prestigio. Pero claro, un funcionario ocupa un determinado puesto en la Administración, por ejemplo europea, gracias a haber aprobado una oposición, pero si a un político le quitas su experiencia y prestigio ¿Qué le queda? ¿Por qué es nombrado para un cargo público? Simplemente por pertenecer a un determinado partido político, únicamente por su juventud. Y la juventud como todos sabemos no es un mérito sino una simple circunstancia. Lo único que tiene a su favor  Federica Mogherini es su juventud. Mogherini, conocida prorrusa y antinuclear, partidaria de una Europa más multiétnica,  sin ninguna experiencia en gestión política, sin prestigio de ningún tipo, tendrá en sus manos la política exterior de la UE, pero será una política exterior que contara con muy poco apoyo de los Estados miembros, es decir una política exterior ineficaz e irrelevante.  

No hay comentarios: