lunes, 1 de septiembre de 2014

MAS TIENE DOS OPCIONES: DIMITIR O CONVOCAR.

Los novios han decidido casarse. El día “D” se acerca. El banquete está decidido. El sacerdote, los invitados, y nunca mejor dicho, también el juez, están preparados y esperan impacientes. Pero la novia tiene dudas, no sabe si decir “Si”, se pregunta: ¿Y si a los dos días el matrimonio fracasa? Se dice: habrá sido todo un desgaste, para mi imagen pública, y un esfuerzo y gasto económico innecesario. Ese símil, clásico popular, describe de forma clara lo que está ocurriendo en Cataluña con la convocatoria del referéndum independentista, quieren convocarlo sin riesgos, sin que ello suponga un desgaste para los responsables políticos, quieren convocarlo sin asumir el coste que pueda generar la reacción del Gobierno central.

La intención del Gobierno de Cataluña de convocar un referéndum o consulta independentista ha golpeado no solo a Cataluña sino a toda España como si fuera un terremoto, causando importantes daños, en  las relaciones institucionales, en las relaciones empresariales y comerciales, en las  relaciones entre ciudadanos, etc, etc, etc.

Cataluña representa en todos los aspectos, territorial, económico, demográfico, etc, más o menos el 20% de España. La secesión de Cataluña provocaría para el resto de España, en concreto para las elites gobernantes, unas consecuencias muy negativas. El camino de Cataluña podría ser seguido por otras Autonimas, o incluso otras regiones de España podrían decidir unirse a Cataluña. Por tanto la reacción del Gobierno de España ante la consulta separatista, era desde un primer momento más que previsible. Era de prever que el Gobierno central recurriría a ampararse en la Constitución vigente para amenazar a Cataluña con el uso de la fuerza, con el uso de la fuerza de las Fuerzas Armadas Españolas.

Las elites gobernantes catalanas, en concreto el actual Gobierno de Cataluña, sabía perfectamente, desde el primer momento, cuál iba a ser la reacción del Gobierno de España ante un primer paso hacia la secesión, ante un primer paso  hacia la autodeterminación, paso como es la realización de un referéndum. Lo cual conduce a la siguiente reflexión: ¿Si las elites dirigentes catalanas no querían un enfrentamiento con el Gobierno central, por qué tanta prisa en reivindicar la independencia? ¿Obedece todo acaso a la existencia de pactos e intereses ocultos, que no conoce la opinión pública? Pactos secretos existentes entre las elites dirigentes catalanas y lo que podríamos denominar elites gobernantes  no nacionalistas. ¿Si las elites dirigentes catalanas no quieren el enfrentamiento con el Gobierno central que reivindican realmente cuando piden la independencia?

Las intenciones del Gobierno de Cataluña han sido desde el momento de anunciar que iba a convocar un referéndum independentista muy confusas. Dicha confusión ha aumentado últimamente con el asunto de la familia del expresidente Pujol, dándose a conocer a la opinión pública que dicha familia utilizando el poder que tenía en Cataluña había realizado numerosas actividades ilegales. Todo lo relacionado con el asunto del expresidente  Pujol, realización de actividades ilegales tanto en España como en el extranjero, actuación policial, judicial y de Hacienda, etc.,  no es creíble. No es creíble que la familia Pujol cobrara comisiones a empresas españolas, que realizan su actividad también en el resto de España, sin que lo supiera el Gobierno de España. No es creíble tampoco que los servicios secretos, y por tanto el Gobierno de España, no conociera que la familia Pujol tenía cuentas en el extranjero y realizaba en otros países numerosas actividades empresariales e inversiones. No es creíble tampoco que el hijo del expresidente Pujol, Pujol Ferrusola, diera a conocer a una mujer que apenas conocía, Victoria Álvarez,  secretos de familia, las  actividades ilegales que realizaba.

No soy catalán. Comparto con el pueblo catalán únicamente sentir sobre mi cuerpo  la misma bota de la opresión. La de una opresión tiránica, fascista, reaccionaria. La opresión de un sector de las elites gobernantes españolas que ordenan represión policial y judicial, que ordenan detenciones ilegales, que ordenan violaciones de los derechos humanos, que ordenan terrorismo de Estado, que ordenan abusos médicos. La opresión de unas elites burguesas que apoyan y controlan al actual Gobierno de España, y como no, también hay que decirlo, que  apoyan y controlan  engendros políticos como Podemos.

Bien conocido es que antes de entrar hay que tener previsto un plan de salida. Es lógico por consiguiente  que el actual Gobierno de Cataluña antes de  activar el terremoto que ha supuesto la decisión de realizar una consulta independentista tuviera previsto también un plan “B”, pero en mi humilde opinión ese plan “B” no puede ser otro que el de huir a Perpiñan en el caso de que el Gobierno central recurra a las Fuerzas Armadas. Quiero con ello decir, que llegada ya la actual situación, generados numerosos daños con el terremoto causado con el anuncio de  la realización  del referéndum soberanista, al presidente Artur Mas, ya solo le queda dos opciones: Realizar el referéndum el 9 de Noviembre del presente año, o dimitir, convocar elecciones y retirarse de la política. Cualquier otra opción conduciría a pensar que todo ha sino una operación política pactada y planificada, con ocultos fines, entre las elites dirigentes independentistas catalanas y las elites gobernantes españolas, algo que tal vez entienda parte del pueblo catalán, su electorado,  pero que provocara a nivel internacional el cierre de numerosas puertas al independentismo catalán.

No hay comentarios: