sábado, 27 de diciembre de 2014

2014, UN AÑO MÁS DE UNA ERA SIN SOLUCIONES.

Un nuevo año se va a terminar, el 2014, llega la hora de valorarlo. Seguramente cada persona tenga un valoración propia, personal, y distinta de otras, de cómo ha sido el 2014, en función de cómo le ha ido a él en su ámbito personal, familiar, laboral, etc. No obstante, si valoramos el 2014 desde una perspectiva política y global, en mi opinión, el 2014 ha sido un año más de una era que se está caracterizando por la incapacidad de las elites gobernantes para dar soluciones a problemas que a nivel internacional, europeo o nacional, se dan en nuestra época. Quiero con ello decir, que considero que desde una perspectiva política el 2014 ha sido un año totalmente perdido.

En la esfera internacional el  2014 ha sido un año en el que: se han producido importantes cambios en las relaciones internacionales, ha habido contención en las reacciones, continuidad en problemas y conflictos armados, surgiendo algunos nuevos, y  también  se han producido importante desafíos y amenazas, y sobretodo no ha habido soluciones. Si analizamos el contexto español observamos que todo lo anterior es extrapolable a España excepto en lo de los conflictos armados, pues por ahora en España no ha surgido ni revivido ninguno.

Importantes cambios en las relaciones internacionales. La injerencia del Gobierno de la Federación Rusa en el  asunto de Ucrania, conflicto armado en el este de dicho país, anexionándose Crimea,  ha roto las relaciones entre la NATO, o sea lo que se conoce como Occidente y dicho país. Ambas partes se acusan de haber roto acuerdos del pasado, unos escritos, otros tácitos. En mi humilde opinión la NATO se equivocó en la década del 90 al decidir ampliarse integrando a países ex miembros del Pacto de Varsovia, y hoy el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, se equivoca enfocando el asunto de Ucrania como un desafío a Occidente. Si ayer Rusia era considerada un socio de la NATO hoy vuelve a figurar como un enemigo. Como consecuencia, la Unión Europea y los Estados Unidos han adoptado severas medidas contra la Federación Rusa que están provocando que ese país  vuelva a vivir una fuerte crisis económica, crisis que seguirá golpeando a la economía rusa en el 2015. Según el presidente Putin la crisis acabara en el 2016, no sé en función a que hace tal afirmación, pero aun así, siendo la principal fuente de ingresos de Rusia la exportación de petróleo, dos años son mucho tiempo en una coyuntura económica internacional caracterizada por un precio del petróleo muy bajo, y ello puede provocar que la Federación Rusa tenga que alcanzar un nivel de endeudamiento similar al de la época de la URSS, lo que provocara en  el mejor de los casos que  Rusia salga de la crisis con una sociedad más empobrecida y una  economía muy debilitada. Además, el presidente ruso, Vladimir Putin, acaba de aprobar una nueva doctrina militar que da a entender que el mundo se vuelve a bipolarizar en dos claros bloques militares, el liderado por la NATO y el liderado por el actual Gobierno de la Federación Rusa.

Importantes cambios en las relaciones internacionales. Turquía, un país que hasta hace poco decía que quería  ser miembro de la UE, y que inexplicablemente es miembro de la NATO, ha cambiado de rumbo, ya no busca acercarse a la UE si no distanciarse. Su actual Gobierno ha optado por la  reislamización del país, buscando integrarse más en el mundo islámico, aprovechando el conflicto entre la Federación Rusa y NATO, para cerrar alianzas de diferente naturaleza con  la Federación Rusa.

En cuanto a la economía internacional lo más destacable del 2014 es el claro frenazo que han sufrido las economías del grupo conocido como los BRICS.  Brasil ya ha entrado en recesión. La Federación Rusa se encuentra al borde de la quiebra. Las economías de China e India dependen principalmente de las exportaciones, algunos expertos ya alertan sobre lo que se conoce como  regresión a la media, con consecuencias negativas tanto para China e India como a nivel internacional.

Continuidad y fracaso en temas internacionales en el 2014, como el que se ha producido en la cumbre del clima celebrada en Lima para dar continuidad al  Protocolo de Kioto. El Protocolo de Kioto fue  aprobado en 1997, debemos de recordar que no fue  ratificado por Estados Unidos, y ratificado por Rusia en el 2004, después de que la UE aceptarse pagarle la reconversión industrial y la modernización de sus instalaciones, en especial petroleras. Durante todos estos años el Protocolo de Kioto ha sido principalmente una acuerdo sobre el papel, numerosos países que lo ratificaron no lo han cumplido, a pesar de ello, un sector de la comunidad internacional sigue apostando por renovarlo en el 2015, tal vez buscando repetir el pasado. Renovación muy difícil en la actual coyuntura económica internacional al  exigir las economías en vías de desarrollo que países desarrollados les paguen por adoptar medidas que favorezcan la reducción de gases de efecto invernadero.

A nivel europeo  el 2014 ha sido un año en el que se han dado a conocer desilusiones, fracasos, dependencias y debilidades. En las Elecciones al Parlamento Europeo-2014 los ciudadanos han manifestado su desilusión y rechazo hacia las políticas de la actual UE, absteniéndose o dando su voto a grupos considerados euroescépticos. La política económica de la UE, en concreto de la zona euro, ha fracasado totalmente. Los problemas que surgieron a partir de la crisis del 2007 no han sido resueltos sino que ahora son más países los afectados, ya se empieza a hablar de forma preocupante de crisis económica en  Italia, Francia, Bélgica, etc., crisis de dichos países que lógicamente acabara afectando también  a economías todavía más débiles, como España, Portugal, Grecia, etc. El conflicto armado  de Ucrania ha dado a conocer que la UE, en contra de lo que decían algunos de sus dirigentes, no tiene una política de defensa fuera de la NATO. Además, ha puesto al descubierto la debilidad de la UE causada por una fuerte dependencia energética, en concreto del gas ruso. Algo que  da a conocer  años de una equivocada política energética.

En 2014 los Estados miembros de la UE han nombrado, con el visto bueno del Parlamento Europeo, una nueva Comisión Europea (CE), presidida por el luxemburgués Jean Claude Juncker, un personaje muy polémico, el cual  a los dos días de estar en su puesto ya está siendo investigado por haber adoptado en el pasado, como presidente de su país, decisiones contrarias a los intereses del conjunto de la UE. Un nuevo presidente de la CE que para aparentar que se hace algo para reactivar la economía ha propuesto un plan de inversión de alrededor de 300.000 millones de euros, un plan  de muy difícil viabilidad en un contexto de baja reciprocidad, de baja confianza, al depender en un 90% de financiación privada. Una nueva CE que sigue ignorando la voz de los ciudadanos europeos, mayoritariamente contrarios a cosas como  la actual política de inmigración de puertas abiertas, o a que se siga favoreciendo la islamización de la UE. Hay una nueva CE pero las elites dirigentes de la UE siguen siendo partidarias de importar en vez de producir, de favorecer el comercio internacional a cualquier precio, lo que está provocando la destrucción del tejido productivo de muchos  Estados miembros, por ejemplo España, promoviéndose a la vez el desmantelamiento o reducción  de lo que se conoce  como el Estado de Bienestar para así aumentar la competitividad a nivel global, por ejemplo, frente a las economías denominadas emergentes.

Pero hablemos de España, que lógicamente por ser el contexto en el que vivimos es el país que más nos interesa. La política y la ideología también se mueven por modas, y ello provoca que la elite gobernante española este afrontando los problemas internos de España de una forma muy similar a como se hace en el exterior. A nivel nacional el 2014 ha sido también un año perdido.

El sentimiento de que la  democratización de España ha fracasado ha seguido aumentando en la sociedad española durante el 2014. España es un país en el que se cometen flagrantes violaciones de los derechos humanos, en el que se ejerce represión judicial y policial, ordenándose detenciones ilegales. España es un país en el que se les niega el derecho a la justicia a muchos ciudadanos. España es un país en que hay terrorismo de Estado. En España vivimos en un estado policial y  de espionaje, en el que la policía y el espionaje realizan todo tipo de abusos y excesos, espiando, interviniendo las comunicaciones, sin mandato judicial. El CNI llegó incluso a espiar al pequeño Nicolás sin que para ello se diera razón legal alguna, ¿A quién más habrá espiado el CNI sin que estuviera en juego la seguridad nacional? Estado policial que ahora el Gobierno quiere legalizar mediante la reforma de la Ley de Enjuiciamiento Criminal.  En el 2014 han surgido importantes nuevos casos de corrupción política y en cambio muy pocos de los abiertos se han cerrado. El hecho de  que los dirigentes políticos imputados en casos de corrupción hayan ocupado cargos públicos de alto nivel evidencia que España es un completa cleptocracía.

Además, en el 2014 se ha producido un hecho sin precedentes en la historia de España, que contribuye a poner de relieve el fracaso de la democratización de España. El Poder Judicial ha decidido sentar en el banquillo de los acusados a un miembro de la familia que ocupa la Jefatura del Estado, a la infanta Cristina de Borbón. En lo que va de democracia los Borbones han utilizado su poder para hacer mucho daño en España. Desde la Casa Real se  han ordenado abusos contra muchos ciudadanos españoles. Además, personas con vínculos familiares con la  Casa Real han utilizado  el poder de dicha institución para, resumiendo,  de forma sutil cobrar impuestos por toda España, de forma paralela a Hacienda. Es por ejemplo,  el caso de Iñaki Urdangarin, que no contento con poner sellos, cobraba a entes públicos por actividades que no realizaba o cuyo coste sobrevaloraba. El hecho de que el  Poder Judicial haya tenido que llevar a la infanta Cristina a juicio evidencia que la Casa Real no quiere quitarle la protección a Iñaki Urdangarin, y considera que lograra reducir sus responsabilidades judiciales manteniendo a su lado a la Infanta Cristina sentándola en el  banquillo como acusada, pues de no ser así, la Casa Real hubiera buscado desde hace tiempo  un pacto judicial para solucionar el asunto de los dos delitos fiscales de que está acusada la Infanta.

Iñaki Urdangarin está ya acusado por varios delitos, malversación, prevaricación, tráfico de influencias, blanqueo, fraude, estafa, etc.,  a pesar de ello el Poder Judicial le sigue permitiendo vivir en el extranjero, para más inri disfrutando de escoltas pagados por el Estado. ¿Es la justicia igual para todos? No. Entre otros hechos lo anterior da a entender que no, pues de tratarse de otra persona el juez ya hubiera adoptado medidas que obligaran  a Urdangarin a fijar su residencia en España.

La democratización de España ha fracasado y una prueba de ello es el hecho de que este creciendo en intención de voto un partido político como Podemos, de ideología comunista, sin suficientes dirigentes para recoger los votos que le dan las encuestas de intención de voto, y sin programa. Un partido formado por residuos del comunismo español que crecen gracias a la fuerza, financiación y voto de sectores de la corrupta derecha burguesa española, afines al Partido Popular. El crecimiento de Podemos responde a un proceso de manipulación política de la sociedad española, consistente en que sectores de la derecha están dando su apoyo a elemento residuales del comunismo español. La pregunta es ¿Por qué? ¿Qué le deben esos sectores de la derecha española a los dirigentes de Podemos, que le están pagando, o que quieren escenificar llevando a un personaje como Pablo Iglesias al poder? ¿Se debe únicamente a que el comunismo internacional está comprando el apoyo de sectores de la corrupta derecha española o hay algo más? 

El presidente Rajoy ha dicho que las Navidades del 2014 son las primeras de la recuperación de la economía, y que el 2015 será el año del despegue definitivo de la economía española. Tal afirmación me parece un exceso de optimismo. Esperemos a que salgan los datos definitivos de 2014. Lo que ya está claro es que considerar como revalorización de las pensiones subirlas un 0,25% es una tomadura de pelo. Además, que España sea el país que más empleo crea de la UE, sin que se den razones racionales, objetivas, para ello, es decir,  sin que se haya cambiado el modelo productivo existente en el 2008, también es preocupante.

Vaticinar cómo será el 2015 desde una perspectiva política  es difícil en un contexto internacional de crisis, convulso, pero en mi opinión teniendo en cuenta como acaba el 2014 ya podemos afirmar que se va a caracterizar por dos cosas. Utilizando un lenguaje ajedrecístico, será un año de jaques, de importantes desafíos y amenazas. Rusia mantendrá su jaque a la OTAN en el Este de Europa. Irán mantendrá su desafío a la comunidad internacional por el asunto nuclear. El Estado Islámico seguirá con su jaque particular en Irak y Siria. El régimen comunista de Corea del Norte, que recientemente ha puesto en  jaque a los Estados Unidos, intentara seguir usando la amenaza militar para obtener beneficios económicos de la comunidad internacional. Todo hace prever que surgirán  también nuevos desafíos y nuevas amenazas. A nivel nacional, español,  el nacionalismo catalán seguirá con su particular desafío al Gobierno de España, con el cual no está claro que objetivos desea alcanzar. Y luego está el jaque más relevante del 2015, que será el que el Poder judicial dará a la Casa Real al sentar en el banquillo de los acusados, ante la opinión pública internacional, a un miembro de la familia que ocupa la Jefatura del Estado, a la infanta Cristina de Borbón.

Además, el 2015 será un año de jóvenes profetas, que como el eurodiputado Pablo Iglesias, difundirán el mensaje de que son los únicos que  tienen soluciones para resolver los problemas de España, dándose la contradicción de que son dichos profetas los causantes de muchos de los problemas que afectan a la sociedad española. Profetas, que por ejemplo, dirán que quieren para España una Constitución mejor a la que tienen las democracias occidentales de mayor calidad, es decir que garantice becas para todos, casas para todos, empleo para todos, como si eso se pudiera garantizar a través de la Constitución. Es difícil saber que esconden los nuevos jóvenes profetas detrás de la propuesta de la reforma constitucional, pero es importante resaltar que los  problemas que padece la sociedad española no están causados por el contenido de la Constitución vigente, sino porque esta no se cumple. En mi opinión, como mucho, la Constitución del 78 requiere reformar el Titulo II, al objeto de modificar el rol que debe jugar en la sociedad española la Casa Real. En un Estado Democrático no es lógico ni aceptable que el Rey, hoy Felipe VI, ejerza el mando supremo de las Fuerzas Armadas. Ni tampoco es lógico ni aceptable, hoy más que nunca después del Caso Noós, que la Casa Real ejerza el poder que ejerce sobre el Poder Judicial.

No hay comentarios: