jueves, 18 de diciembre de 2014

NUEVA POSICIÓN HACIA CUBA: OBAMA TRAICIONA A SUS ANTECESORES.

El presidente estadounidense, Barack  Obama, ha anunciado la normalización de las relaciones diplomáticas de Estados Unidos con Cuba, lo cual se traduce, entre otras cosas, en la próxima apertura de una embajada en la Habana. Además, el presidente Obama ha dicho que hará una serie de concesiones al régimen cubano, pequeñas cosas que pertenecen al ámbito de decisión de la Casa Blanca y que no dependen, como si depende  el levantamiento del embargo, del Congreso de los Estados Unidos, como son desbloqueo de cuentas de ciudadanos cubanos, permitir a los bancos cubanos que abran cuentas en bancos estadounidenses, incrementar el importe permitido de las remesas, etc. Para dar más relevancia mediática a dicha decisión el presidente Obama ha acompañado dicho anuncio, como en lo mejor de la Guerra Fría, con un propagandístico  intercambio de prisioneros sutilmente planificado entre la Administración Obama y los dirigentes del Régimen comunista cubano.

Hasta ahora, ninguna de las decisiones que  ha  tomado el presidente estadounidense Barack Obama en el ámbito de la política exterior ha tenido resultados positivos, ni para Estados Unidos ni para la comunidad internacional. Desconozco si la decisión sobre Cuba va a provocar consecuencias negativas, o por el contrario pasara a ser una excepción en la política exterior de la Administración Obama, pasara a ser un éxito, lo que si tengo claro es que es una decisión completamente  injustificada.

En un mundo en continua evolución no solo tecnológica sino también ideológica, política, y de forma de concebir la vida y resolver los problemas, tal vez sea un defecto, pero debo de reconocer que no he evolucionado ideológicamente en cuanto al comunismo se refiere, sigo pensando que el comunismo es una amenaza ideológica, que se convierte en una amenazas física tan pronto que un dirigente político con dicha ideología llega a gobernar.

Cuando se habla del bloqueo a Cuba, lo primero que hay que hacer es no negar la historia, no negar los hechos, como algunos dirigentes políticos y líderes, o mejor dicho manipuladores, de opinión hacen. El bloqueo a Cuba no es contra el pueblo cubano, sino contra la ideología comunista. El bloqueo a Cuba no es otra cosa que una medida de castigo y presión contra el régimen comunista que gobierna en Cuba y mantiene oprimido y privado de libertades al pueblo cubano. Culpar al Gobierno estadounidense de la actual situación de Cuba es faltar a la verdad, representa falsear la historia, falsear la realidad. La actual situación de Cuba no es otra cosa que la consecuencia de una  política económica comunista que ha fracasado. El embargo no es contra los ciudadanos cubanos. De todos es conocido que aquellos ciudadanos cubanos que llegan a los Estados Unidos son recibidos con los brazos abiertos, incluso muchos de ellos que son considerados por los servicios secretos estadounidenses como leales al régimen comunista, concediéndoseles de forma inmediata el estatus de refugiado político, un privilegio que la Administración estadounidense otorga a muy pocos inmigrantes.

No tengo intereses de ningún tipo en Cuba, ni económicos ni sentimentales, deseo para el pueblo cubano, para los ciudadanos cubanos,  lo mejor, lo mismo que desearía para mí o para cualquier otro ciudadano. Es decir, que los ciudadanos cubanos tengan libertad, justicia, igualdad, que tengan  garantizada la defensa de los derechos humanos, que tengan derecho a la participación en la vida política y a elegir a sus gobernantes. En la actualidad el Régimen comunista cubano priva a los ciudadanos de todas estas cosas, el régimen cubano es un Regimen  represor, que impide el pluralismo político, que niega a sus ciudadanos el derecho a la democracia y que recurre de forma sistemática a las violaciones de los derechos humanos, en alguna de sus formas, para seguir manteniéndose en el poder.

La decisión del presidente Obama de normalizar relaciones diplomáticas con el Régimen comunista cubano sin lugar a dudas es una decisión histórica, que puede quedar en poco si el Congreso decide no levantar el embargo sobre cosas importantes. Por ello creo que es importante analizar los siguientes aspectos.

1º ¿Por qué ahora? La decisión del presidente Obama no es una decisión aislada, sino una decisión planificada en el tiempo, acompañada del  acto propagandístico del intercambio de prisioneros,  que responde a una determinada  coyuntura internacional y a una nueva y distinta política exterior de la Administración Obama. Una coyuntura internacional que desde la perspectiva occidental se caracteriza por tres cosas: Cambio de alianzas, revisionismo del pasado, y por usar un término conocido históricamente, apaciguamiento.

A partir de la caída del Muro de Berlín en el Mundo occidental se produjo una equivocada evolución ideológica que ha ido provocando con el paso del tiempo la ruptura de antiguas alianzas, surgiendo otras nuevas, algunas de ellas con enemigos históricos, tanto ideológicos como el comunismo, como físicos, Estados, como ahora es el Régimen cubano,  que se quieren justificar interpretando de forma falaz el pasado. Interpretando, por ejemplo, de forma falaz lo que ha supuesto el comunismo allí donde ha gobernado. De tal forma que en un país como España, en el que el comunismo fue reprimido duramente en sus orígenes, ahora  sectores de las rica oligarquía rusa está impulsando nuevamente el comunismo más duro, financiando el crecimiento del partido político  Podemos a través de sectores de  las corruptas elites dirigentes burguesas españolas, especialmente aunque no solo, afines al Partido Popular, insólito, solo creíble porque es verdad.
   
Además, en el mundo occidental vivimos una época caracterizada por un nuevo apaciguamiento, caracterizado por ceder ante el enemigo, ante aquellos que amenazan con recurrir a la violencia, y unirse a él, en alguna de las diferentes formas, para así  resolver problemas, conflictos,  y evitar entrar en situaciones difíciles. Los últimos años de la Administración Obama se están pareciendo mucho a los últimos años de la Era Clinton, una era que se caracterizó por un hacer concesiones al enemigo para evitar conflictos. Con nefastos resultados pues todos conocemos lo que paso en el mundo a partir del 2001. Siendo muy apropiada la histórica y conocida frase del Primer Ministro británico, W. Churchill: “Queríais paz sin honra, y ahora no tenéis ni paz ni honra". La persecución de intereses espurios han favorecido que la Guerra Fría se enfríe, o incluso se llegue a apagar en el Caribe, mientras  un nuevo conflicto de mayor dimensión, todo indica que ya una  nueva Guerra Fría, surge en el Este de Europa.

Como he dicho antes no tengo intereses en Cuba de ningún tipo, ni tengo el deseo, ni la obligación, ni la necesidad de viajar a ese país, a pesar de ello me gustaría que callera el Régimen comunista cubano lo antes posible, por dos razones. Primera, para que el pueblo cubano recupere sus libertades y derechos. Segunda, para que se desclasifique información, pues seguramente de esta forma nos enteraremos de cuales han sido las verdaderas  relaciones del Régimen comunista cubano con democracias occidentales, como por ejemplo España. País España cuyo gobierno ha apoyado de forma secreta al Régimen comunista cubano desde sus orígenes. Dicha información seguramente aporte luz sobre de donde los servicios secretos españoles sacaban información sobre la organización terrorista ETA.  

2º El segundo aspecto a destacar y analizar es el de que se haya difundido que el Vaticano, El papa Francisco I, ha jugado un papel relevante  tanto en el sutil y planificado intercambio de prisioneros como en el cambio de posición del Gobierno estadounidense hacia Cuba. La injerencia del Papa, y más de forma pública, en el juego político internacional no me parece acertado, ni aceptable. El papel del papa Francisco I en este asunto explica porque hay sectores de lo que se conoce como la izquierda política internacional que han aplaudido su nombramiento. Y es que hay sectores de esa izquierda política internacional que a pesar de toda la información que se ha conocido en los últimos años sobre lo que ha representado y representa el comunismo en el mundo siguen apoyando el Régimen comunista cubano contra lo que ellos consideran el opresor imperialismo yanqui, un comportamiento hipócrita y cínico pues esos mismos sectores luego se benefician de tener buenas relaciones con grupos de poder de los Estados Unidos, buscando  sus inversiones. Sectores cuyas familias luego desean  ir a formarse, a vivir o como mínimo viajar, a ese país.

El Papa no está para hacer política. Los Estados se gobiernan a través de Gobiernos democráticamente elegidos, no a través de poderes faticos como representa la Cúpula de la Iglesia Católica, cuya cabeza visible hoy es Francisco I. Si Francisco I quiere hacer política que se presenta a las elecciones en Argentina. La función del Vaticano, de la Cúpula de la Jerarquía Católica, es gobernar la estructura de poder que representa la Iglesia Católica. Siendo de todos conocido que la Iglesia está en la actualidad mal gobernada, siendo un núcleo de poder causante de discriminación, de abusos de todo tipo, incluso de violaciones de los derechos humanos y de degeneración. La función del Papa no es hacer política sino guiar la moral de los creyentes, y la mejor forma de hacerlo no creo que sea contribuyendo a un falso revisionismo del  comunismo, no creo que sea dándole apoyo a un Régimen como el que gobierna Cuba.

3º El presidente Obama va a pasar a la historia por ser uno de los peores presidentes de los Estados Unidos. El fracaso en su política exterior ha sido total. Debido a su política exterior antiguos conflictos se han incrementado y han surgido otros nuevos. Pocas de sus promesas han podido cumplir, más allá de premiar a los sectores sociales, en concreto minorías étnicas y culturales, que le apoyaron. Política de premiar apoyos electorales en la que debemos incluir el cambio de posición del Gobierno estadounidense respecto a Cuba. La política nacional también ha sido un fracaso, la conflictividad social ha aumentado en Estados Unidos, la deuda se ha incrementado desorbitadamente  para intentar sin éxito reactivar la economía. Lo único que está realmente contribuyendo a la recuperación de la economía de los Estados Unidos es el Fracking. La inseguridad ha aumentado en el Mundo occidental entre otras cosas debido a la política exterior y de defensa llevada a cabo en los últimos años  por la Administración Obama.

Además, la decisión de Obama de normalizar relaciones diplomáticas con Cuba ha sido cobarde y representa una traición. Ha sido cobarde porque ha esperado al final de su inexplicable segundo mandato para adoptarla, por sorpresa, esperando a que los estadounidenses hubieran votado. Traición, porque representa cambiar la posición defendida por sus antecesores al frente de la Casa Blanca frente al Régimen comunista cubano sin que haya para ello justificación alguna.

En Estados Unidos se están produciendo importantes y negativos cambios demográficos que están condicionando la política y los resultados electorales. A pesar de ello estoy seguro que el pueblo estadounidense sabrá juzgar correctamente la traidora concesión que el presidente Obama ha hecho al Régimen comunista cubano. El principal legado de presidente Barack Obama será el hundimiento del Partido Demócrata.

No hay comentarios: