domingo, 20 de agosto de 2017

MISA POR LA PAZ EN LA SAGRADA FAMILIA: ¿QUÉ PAZ?

Vivimos en una época en la que se hace de todo un espectáculo mediático, de la política, de la pobreza, de cualquier tipo de drama, de la violencia, de la violencia de género, de la pederastia, del terrorismo,  etc. La Misa por la Paz es un claro ejemplo.
Portugal es un país con enormes problemas políticos, sociales, económicos y de seguridad. Problemas que seguramente crezcan. Con este contexto me pregunto ¿No tenían nada mejor que hacer las autoridades portuguesas que ir a Barcelona?
Jesucristo predico humildad, pero las elites de la Iglesia Católica suelen preferir la pomposidad: Ensalzar  su poder y su riqueza. Lo cual unido a la elevada degeneración que hay  en el seno de la Iglesia Católica explica que cada vez sean más los cristianos que sienten repugnancia hacia aquellos que dicen representar a Cristo, y se alejen de ella. Claro que al Vaticano siempre le queda la opción de abrazar el ecumenismo y llenar las iglesias de creyentes de otras religiones, por ejemplo, de musulmanes.

sábado, 19 de agosto de 2017

¿QUE QUIERE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA, SER COMO SUDÁN, UN NUEVO NAZISMO O MAS SEGURIDAD Y ELIMINAR EL TERRORISMO ISLAMISTA?

La  idea, que surgió en el 92, de hacer de la Unión Europea un espacio de seguridad, de libertad y de justicia está muerta. Muerte que ha transformado la UE en un simple supermercado, en una simple área de libre comercio, en la que por cierto la seguridad alimentaria deja mucho que desear, ahí tenemos el asunto de los huevos.

A la violencia no hay que buscarle explicaciones profundas, filosóficas, todo es más simple, siempre ha habido grupos que han deseado someter al resto de la sociedad a través de la violencia. El terrorismo es una forma de lucha. El terrorismo islamista es distinto a otro tipo de terrorismos, en el sentido de que es provocado por un actor extranjero que no da a conocer públicamente sus reivindicaciones. ¿Qué quería el terrorista que ataco en La Rambla? Acaso que dejara de ser peatonal, no lo sabemos, las autoridades no lo han hecho público. No debemos engañarnos, como dice el otro, por ese dinero ni cruzo la calle, es decir, todo tiene un fin, un móvil, el terrorismo islamista también, tiene reivindicaciones que evidentemente las autoridades, las elites dirigentes, conocen pero no hacen públicas.

La inseguridad no es una buena compañera, erosiona el sistema político, pone en peligro la democracia, la convivencia, el desarrollo económico. Para constatarlo solo debemos fijarnos en los países con alta inseguridad. ¿Queremos que  España pase a ser  como Sudan, cuna del islamismo radical? País en el que la vida de las personas no vale nada, no hay justicia ni nadie venga sus muertes, país en el único lenguaje que se entiende es el de la violencia y las armas. No nos engañemos, resignarnos ante el terror que genera el terrorismo islamista nos llevara a que la sociedad española sea como la sudanesa o a que surja un monstruo que lo devore, monstruo como en su momento fue el nazismo.


En lo ocurrido en Barcelona hay un hecho innegable, fue causado por ciudadanos de origen islámico. Grupos  islámicos con vínculos extranjeros de los que reciben órdenes, y que tienen fuertes apoyos dentro de nuestra sociedad, nos están atacando, están poniendo en peligro no solo nuestra seguridad física, sino también la  paz, la convivencia y la democracia. El eslogan de “No tengo miedo” solo lo puede decir, gritar,  defender, un insensato, un irresponsable, que no tiene miedo a que puedan atacar  y asesinar a sus  hijos jugando en la calle, como hace el terrorismo islamista, o alguien que sea  cómplice del terrorismo islamista. Yo si tengo miedo, no solo por mí sino también por los hijos de esos que no tienen miedo. 

viernes, 18 de agosto de 2017

ATAQUE ISLAMISTA EN BARCELONA CAUSA 13 MUERTOS Y DECENAS DE HERIDOS.

Lamentablemente, vivimos una época en la que la misma historia se repite una y otra y otra vez en diferentes ciudades occidentales. Esta vez ha sido en Barcelona. El terrorismo islamista ha vuelto a atacar. Un ciudadano cuya identidad todavía se desconoce ha atropellado con una furgoneta a una multitud en La Rambla, causando 13 muertos y decenas de  heridos, dándose luego a la fuga. El ataque ha sido reivindicado por el Estado Islámico. La Policía ha dicho que ha puesto en marcha una operación para evitar que el ejecutor material pueda salir de la zona donde se produjeron los hechos.

España se encuentra desde hace tiempo en el  nivel 4 de alerta contraterrorista. Lo ocurrido en  Barcelona pone de relieva que dicho nivel de alerta, el cual  además de ser muy molesto para los ciudadanos es muy costoso,  solo sirve para aparentar. Solo sirve para que el Gobierno de España pueda transmitir a la opinión pública que está haciendo algo para evitar ataques del terrorismo islamista. Bueno, y también par que muchos de los miembros de la lucha antiterrorista cobren mas aunque su trabajo no de ningún fruto. Lo único bueno que tiene que sea la misma historia es que no requiere ni siquiera un mínimo análisis, lo único importante que ha cambiado respecto a ataques terroristas islamistas anteriores es el nombre de las víctimas. Indefensas víctimas, ciudadanos civiles no combatientes, seguramente todos ellos  sin responsabilidades políticas de importancia,  que paseaban tranquilamente por una calle. Ha sido un ataque indiscriminado, realizado contra indefensos ciudadanos que no tenían ninguna relación con el atacante. Este, el conductor de la furgoneta, fue a su encuentro para asesinarlos vilmente.  

Como siempre,  importantes dirigentes  políticos españoles y representativos líderes de opinión hoy  han emitido el mismo discurso que otras ocasiones en las que ha habido atentados. Un discurso  de condena de lo ocurrido y de unión contra el terrorismo islamista, pero cuando se habla de adoptar medidas para combatirlo, muchos de ellos dicen no, medidas para combatirlo no. Quiero con ello decir, que el terrorismo islamista actúa en nuestra sociedad no porque sea una amenaza global, como si estuviéramos hablando del cambio climático, sino porque cuenta con apoyos y cómplices en las sociedades donde actúa, por ejemplo, en España. España es un país en el que hay lo que se conoce como violencia y terrorismo de Estado, por ejemplo, el asunto del 11-M. Y por tanto poco podemos esperar que den a conocer las fuentes oficiales sobre lo ocurrido en Barcelona, estas tienen una muy baja fiabilidad. Pero hay algo claro, los terroristas los ha puesto el Mundo islámico, aunque no sabemos quién ha puesto los muertos. Las victimas tendrán vínculos familiares, o como mínimo  políticos, religiosos, o simples amigos, dentro o fuera de España, los cuales se supone exigirán que se esclarezca este asunto y que se adopten medidas contra sus responsables.

Vivimos una época que se caracteriza, en mi opinión, por una elevada permisividad estatal con el crimen organizado, el terrorismo islamista y la violencia en general, a la vez que se incrementa y endurece la represión judicial y policial contra humildes y honrados ciudadanos, limitando sus libertades y derechos. Lógicamente ello no ocurre solo en España, en tal caso España sería un país aislado internacionalmente, sino que  es una moda ideológica que se está dando en numerosos países occidentales. El crimen organizado y el narcotráfico están creciendo y haciéndose fuertes en numerosos países occidentales. España es una de las principales entradas de droga en Europa. Cito lo del crimen organizado, y en concreto el narcotráfico,  porque hay claros y conocidos vínculos entre sectores del  crimen organizado internacional y el terrorismo islamista.  El atentado de Barcelona es otro claro ejemplo. Colectivos de ciudadanos islamistas que viven en España representan una amenaza terrorista potencial, a pesar de ello se mueven con total libertad, amenazando a quien desean, contando con complicidades y apoyos desde los poderes del Estado. Da la impresión de que sectores de las elites dirigentes que gobiernan en nuestra época desean que los  sectores humildes de la sociedad, sin responsabilidades políticas de ningún tipo,  vivan en un ambiente de terror provocado por el terrorismo islamista. Desde el Estado no se combate el terrorismo islamista, sino que se apoya. No hay disuasión, no se actúa contra los sectores islamistas que amenazan nuestra sociedad, por ejemplo expulsándolos del país,  sino que se permite que crezcan favoreciendo la inmigración de origen islámico.

Como bien es conocido, el atentado de Barcelona se ha producido en un momento político complicado en Cataluña. Ello puede provocar que sea tomado como justificación para adoptar decisiones de naturaleza política. La Jefatura del Estado, o sea, el Rey, podría utilizarlo como justificación para desplegar militares  en Cataluña e incrementar los efectivos policiales, con vistas a realizar una demostración de poder. De igual forma, las elites independentistas también pueden utilizarlo como justificación para anular la realización del referéndum secesionista. Ocurra lo que ocurra en Cataluña en las próximas semanas hay algo ya  indiscutible, que acompañara a la sociedad catalana para el resto de su historia: Indefensos e inocentes ciudadanos han sido asesinados por el terrorismo islamista.

jueves, 10 de agosto de 2017

NUEVO ATAQUE TERRORISTA EN FRANCIA: FUENTEOVEJUNA NO, TÚ.

En Francia ha habido relevo presidencial, Macron ha sustituido a Hollande, y también ha habido relevo en la Asamblea Nacional, pero la situación no ha cambiado. Francia sigue bajo una continua y elevada amenaza causada por el terrorismo islamista. Ayer, un ciudadano de origen argelino, Hamon B., ataco a seis soldados franceses, atropellándolos con su coche, cuando salían del cuartel, en la ciudad de Levallois-Perret. Precisamente, a 800 metros de la Dirección General de Seguridad Interior, o sea, del cerebro de los espías franceses, y por tanto se supone que se produjo en una de las zonas de mayor seguridad de Francia. Francia sigue en la guerra declarada por el expresidente Hollande, contra un enemigo no definido, el terrorismo islamista, y sin adoptar ninguna medida efectiva para combatirlo y derrotarlo.

Durante la IIGM, mientras en una esquina de Francia los nazis asesinaban a no combatientes, violaban y saqueaban, en la otra, un sector de las elites franceses pactaban con el invasor, constituyendo el régimen de Vichy. Salvando las distancias, obvias y conocidas para todo aquel que sea aficionado a la historia, hoy Francia vive una situación similar. El terrorismo islamista ataca Francia, y a la vez sectores de las elites dirigentes francesas negocian y pactan  con actores acusados internacionalmente  de controlarlo y apoyarlo económicamente. El caso más descarado y público es el relacionado con Qatar país acusado de promocionar el terrorismo islamista. El Gobierno de Qatar, país cuyo sistema político es una Monarquía Absoluta,  ha comprado el Paris Sant-Germain, uno de los principales equipos de futbol de Francia. Es evidente, que detrás del canto de La Marsellesa se esconde muchas veces un falso patriotismo, como el del régimen de Vichy. Mantener a un país en una situación de máxima alerta antiterrorista, como ocurre en Francia, tiene un importante coste, no solo económico, sino también político y social. Humildes ciudadanos se ven  atropellados en sus derechos, privados de privacidad, limitada su libertad de movimiento, incordiados en su vida personal, en beneficio de una más que discutible seguridad. Los ciudadanos pierden la confianza en el sistema político y sus elites dirigentes. Y lo que es lo peor, provoca cansancio en los responsables de la seguridad, estos  se confían, bajan la guardia, las reglas de actuación, de enfrentamiento,  dejan de estar claras favoreciendo que un individuo atropelle a seis soldados armados sin que ninguno de ellos haga fuego.

En el 2002, el expresidente de Estados Unidos,  George W. Bush, acuño el concepto del Eje del Mal. En aquel momento parecía que era una mala copia del Imperio del Mal, término que el también expresidente Reagan había utilizado para calificar  a la hoy disuelta Unión Soviética. Pero en mi opinión, es un término muy apropiado, pues existe un Eje del Mal constituido por cuatro fuentes del que emanan las fieras que ponen en riesgo la paz y seguridad en Occidente, y que son: El comunismo Internacional, los sectores del Mundo islámico que controlan y apoyan el terrorismo islamista, el crimen organizado internacional, y por último, los sectores de las elites dirigentes occidentales con vínculos políticos y económicos  con dichas fuentes. Estas fuentes del mal, se retroalimentan entre ellas, se apoyan entre ellas, con un único objetivo común, erosionar el modelo político y económico occidental en beneficio de sus intereses. No es un secreto de estado, lo dan a conocer de forma clara y continua en todos los foros en los que participan a través de sus opiniones y posicionamientos. Por ejemplo, las fieras que representan a estos nidos del mal suelen decir en sus declaraciones “Estamos en contra de la violencia, estamos en contra del terrorismo islamista”, pero no adoptemos ninguna medida para combatirlos.  Son fácilmente reconocibles. Por ejemplo, conocido es que el terrorismo islamista se financia a través de actividades de narcotráfico.

Hay un Eje del Mal. El Estado Islámico es la punta de lanza con la que el Mundo islámico amenaza a Occidente. Corea del Norte es ahora la punta de lanza con la que el comunismo internacional intenta valorar qué nivel de unión existe en los países occidentales, o sea, la NATO, tantear su determinación y  valorar su poder militar. Un comunismo internacional liderado principalmente por Rusia.  No deja de ser curioso que el régimen de Corea del Norte se esté creciendo precisamente ahora, amenazando con atacar la base americana de la isla de Guam. O el Gobierno de Corea del Norte es un inconsciente, y no se da cuenta de que la última tecnología militar que ha logrado ya la tienen los militares americanos desde hace décadas, o hay algo más. El FBI, se supone que por decisión de la Comisión de Inteligencia del Senado, está investigando a Paul Manafort,  uno de los jefes de campaña del presidente Trump, registrando recientemente su domicilio, pues se sospecha que el equipo de Trump tenía y tiene ilegales vínculos rusos. El Partido Republicano debería aclarar de forma rápida si Trump está o no controlado por los rusos, si está siendo o no chantajeado por los rusos,  como da a entender lo que se cuece en la Comisión de Inteligencia del Senado.


La Unión Europea dice que se ha superado la crisis económica que comenzó en el 2008. Crisis que a España le costó aproximadamente  500.000 millones de euros de deuda pública, y unos 50.000 más del fondo de la Seguridad Social, que se ha esfumado. Y tal vez sea cierto. Y la reciente liquidación de bancos, de los  italianos Banca Popolare di Vicenza y Veneto Banca, del español Popular, o la conocía quiebra técnica del Deutsche Bank, por citar algunos ejemplos, sean pequeñeces. Pero Europa tiene graves e importantes problemas políticos. La UE a través de su secretaria Mogherini, prorrusa, no sé si siendo italiana también pro más cosas, dice estar preocupada por lo que ocurre en Ucrania, en Siria, o en Venezuela, problemas graves causados por el Eje del Mal, pero por lo que realmente deberían están preocupadas las elites dirigentes de la UE es por lo que ocurre en Francia, país en el que en las últimas elecciones legislativas hubo un participación inferior al 50%, poniendo así en entredicho la sociedad francesa el funcionamiento de su sistema político. La paz sin honra puede ser llevadera, pero no siempre se consigue, todos aquellos países que durante la IIGM firmaron pactos de no agresión con la Alemania nazi, acabaron siendo atacados y muchos de ellos invadidos. A no ser que se busque cambiar honra por paz, poner cara al enemigo, identificarlo y definirlo, es fundamental para poder derrotarlo. Fuenteovejuna no, tú.