lunes, 22 de octubre de 2018

AZNAR QUIERE VOLVER A CONSTRUIR EL FUTURO DE LOS ESPAÑOLES.


Hace unos días, la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN) ha dado a conocer el informe El Estado de la Pobreza. España 2017. En este informe se dan a conocer datos sobre personas residentes en España que se encuentran en riesgo de pobreza y/o exclusión social según el indicador AROPE (At-Risk-of Poverty and Exclusión). El contenido del informe es demoledor. España tiene 12.338.186 personas, el 26,6% de la población,  en situación de pobreza y/o exclusión social. Uno de cada tres niños residentes en España se encuentra en situación de pobreza y/o exclusión social. De ese porcentaje el 83,6% son ciudadanos de nacionalidad española. La tasa se sitúa cuatro puntos por encima de la media de la UE. Además, España tiene una tasa de desigualdad económica, según el índice Gini, del 34,1, una de las más elevadas de la UE. En este contexto, dramático para muchos millones de españoles, el expresidente Aznar ha publicado  su nuevo libro titulado  “El futuro es hoy”. Pero qué futuro quiere construir Aznar, un futuro como el presente que da  a conocer el informe sobre la pobreza en España, un futuro  pensado para el 20% más rico de la sociedad española, segmento al que pertenece el conjunto de grandes fortunas que han seguido incrementando su riqueza incluso durante el periodo de crisis, algunas de cuyas familias se encuentran ya entre las más ricas del mundo. Según Aznar el futuro se construye hoy, ¿Pero qué futuro, para quién? Para muchos españoles, Aznar más que un constructor de futuro es un ladrón de futuro.

En el programa AR de Telecinco, Aznar ha afirmado hoy que España vive una situación insólita. Diagnostico que comparto, por las razones que ha esgrimido, por ejemplo, la crisis catalana,  pero también por muchas más que no ha citado. Es insólito, que sectores de la derecha a la que él pertenece hayan apoyado el lanzamiento de Podemos y su posterior crecimiento en el mapa político español. Podemos, es un partido de ideología comunista,  es la representación del comunismo internacional en España, a pesar de ello ha recibido  un claro apoyo de sectores de la derecha española afines al PP. Por ejemplo, apoyo mediático  a través del Grupo Planeta, cuya ideología e intereses están en la derecha monárquica y próxima a la Iglesia Católica española. Es insólito, que  Sánchez sea presidente del Gobierno gracias a ganar un moción de censura, a mitad de legislatura, ya aprobados los Presupuestos Generales del Estado, emitiendo un intenso tufo a un moderno Pacto del Pardo, y dejando la política española bajo el control del comunismo internacional liderado otra vez por Rusia. Lo que ha convertido al secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, en nada más y nada menos que el puto amo de la política española, es decir, en quien, siguiendo las directrices de Moscú, corta el bacalao, le dice al Gobierno de Sánchez que políticas debe o no aplicar.

Es insólito, que el Poder Judicial se crea con derecho a fijar la política fiscal española, cuando en toda democracia ello es competencia del Poder Ejecutivo, es decir, del Gobierno. Emitiendo el Tribunal Supremo una sentencia favorable al recurso planteado por el Ayuntamiento de Rivas- Vaciamadrid, gobernado por Podemos, curiosamente,  justo ahora, que hay un pacto entre el Gobierno de Sánchez y Podemos. Recurso que tenía por fin, a grandes rasgos, que los ciudadanos de ese Ayuntamiento que compraran vivienda pública no tuvieran la obligación de pagar el Impuesto de  Actos Jurídicos Documentados en las escrituras públicas de préstamo con garantía hipotecaria, como establece el Estado, sino que el impuesto lo pagara el banco. Lógicamente, la cosa se ha complicado porque la decisión del Supremo se debe hacer extensible a toda la sociedad española, y el Tribunal Supremo ha decidido convocar el pleno para decidir sobre el asunto.  Es importante recordar, que uno de los objetivos del comunismo internacional ha sido históricamente cargarse el sistema bancario del mundo occidental capitalista.

Y es insólito, que el PP haya elegido como su nuevo líder a Pablo Casado, un personaje que de forma clara ha recuperado la hoja de ruta de Aznar. Con Aznar en España se produjo una clara involución ideológica. Aznar llego al poder considerándose el heredero ideológico de la dictadura militar, e hizo honor a ello. Durante la era Aznar, en España se produjeron flagrantes violaciones de los Derechos Humanos, y hubo terrorismo de Estado. La era Aznar fue la de mayor corrupción de la democracia española. La regeneración de la democracia española no comenzara hasta que haya un par de esposas con los nombres de Aznar y de Agag, claramente vinculados al asunto de la Gürtel. A pesar de ello, la derecha española representada por el PP, ha elegido como líder a alguien como mínimo muy cercano a Aznar, sino su delfín. El cual se ha presentado en sociedad acompañado de sensibilidades ideológicas tan antagónicas como son la de un líder gitano, Juan José Cortes, y Suarez Illana, el hijo del ultimo secretario general del Movimiento, al que Casado ya le ha dado un cargo, presidente de la nueva fundación Concordia y Libertad. ¿Le habrán aprobado a Casado la asignatura en la que se daba que fue la Secretaria General del Movimiento? o no se entiende.  Casado no ha tardado en dar a conocer con su discurso que quiere recuperar la hoja de ruta de Aznar, por ejemplo, volviendo a hablar de que el  denominado conflicto armado vasco debe acabar con claros vencedores y vencidos. Es evidente, que Casado representa  hoy la misma amenaza para los derechos y las libertades de muchos españoles, que represento en su momento Aznar, con su involución ideológica y sus pactos secretos con comunistas (La famosa pinza con Julio Anguita) y con elites catalanas. Solo queda esperar, que sea otro y no Aznar o su discípulo Casado quien construya el futuro.


viernes, 12 de octubre de 2018

LA FIESTA DE LA HISPANIDAD HACE AFLORAR ANACRONISMOS Y PARADOJAS DE LA DEMOCRACIA ESPAÑOLA.


Hoy, día de la Fiesta Nacional, como viene siendo tradición, ha tenido lugar en Madrid un desfile militar en el que han participado diferentes unidades de las Fuerzas Armadas. El desfile ha tenido lugar en el Paseo de la Castellana.  La tribuna se ha colocado delante del Estadio Santiago Bernabéu, en contra de lo que viene siendo habitual, no a las 3 sino a las 9  del sentido del desfile. El desfile ha estado presidido por el rey Felipe VI, el cual ha acudido acompañado de la reina Letizia y sus dos hijas, la princesa Leonor y la infanta Sofía. Al acto han acudido el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; otros miembros del Gobierno y diferentes autoridades civiles y militares. También han asistido dirigentes de los diferentes partidos; el actual líder del PP, Pablo Casado, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. No han asistido en cambio el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ni tampoco lo han hecho los presidentes autonómicos de Cataluña, Euskadi, Navarra, y Baleares. Quim Torra (PDeCAT), Iñigo Urkullu (PNV), Uxue Barkos ( Geroa Bai), han rechazado la invitación al acto,  y Francina Armengol (PSOE), ha justificado su ausencia  por las inundaciones que han tenido  lugar en Mallorca. El desfile ha sido presenciado por numeroso público; algunos sectores del cual  han  abucheado al presidente Sánchez, emitiendo gritos de “fuera, fuera” y pidiendo la convocatoria de elecciones, lógicamente, no eran votantes socialistas.

Este tipo de actos siempre se realizan con el mismo fin, escenificar una demostración de poder, de poder militar. Acto de demostración de poder militar cuyo desfile es aprovechado por la Casa Real de Borbón, en la figura del Rey de España, Felipe VI, para ejercer como mando supremo de las Fuerzas Armadas Españolas. Toda monarquía representa un anacronismo en un Estado democrático, pues es incompatible que en una sociedad en la que se ha acordado que los  cargos públicos deben ser elegidos a través de procesos electorales democráticos, el más alto cargo del Estado, la Jefatura del Estado,  sea otorgado de forma hereditaria a una concreta familia, en el caso de España, a la familia Borbón. Lógicamente que el rey Felipe VI ostente el mando supremo de las Fuerzas Armadas es una anomalía democrática. Las Fuerzas Armadas representan la fuerza de un Estado, y en una  Estado democrático estas deben estar para servir al pueblo, que es quien las financia, y a las órdenes del Gobierno democráticamente elegido, en este caso el presidente Sánchez, y no como ocurre en España, que están a las órdenes y al servicio de una familia, la familia Borbón. Que el rey Felipe VI ejerza el mando supremo de los Ejércitos, es una anomalía de tal nivel, que dicho mando no se le reconoce en ningún foro internacional. Por ejemplo, Felipe VI no tiene ni silla ni voz en la NATO.

Pero en la democracia española no solo se dan anacronismos y anomalías, como a los que he hecho referencia, sino también paradojas. Ayer el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, firmo un pacto de Gobierno con Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, partido comunista que es la  representación en España del comunismo internacional dirigido desde Moscú. Ayer, Podemos voto en el Parlamento de Cataluña a favor de una resolución de condena al discurso emitido por el rey Felipe VI el 3 de Octubre de 2017, en la cual también se abogaba por la abolición de la Monarquía.  Hoy Pablo Iglesias no asistido al desfile militar que se organizaba para celebrar el día de la Fiesta Nacional. Extraña paradoja, Sánchez e Iglesias se consideran aliados para firmar un pacto de 50 hojas, y lo que no se conoce de su contenido, pero dicen defender valores totalmente  antagónicos.  Podemos es un partido de ideología comunista que ha crecido en el mapa político español gracias al apoyo de sectores afines al PP,  tradicionalmente votantes de derecha española. Como por ejemplo, el grupo mediático Planeta, el cual tiene históricos vínculos ideológicos y económicos tanto con la Iglesia Catolica española y con sectores monárquicos españoles. Quiero con ello decir, que da la impresión de que el pacto entre Sánchez e Iglesias sobrepasa al PSOE. Un amplio abanico de las elites dirigentes españolas han aceptado y favorecido la paradoja de que Podemos pueda condicionar las políticas del Gobierno de España aunque no compartan sus valores.  Extraña paradoja, que acerca España a Moscú, permitiéndose que influya a través de Podemos sobre las decisiones del Gobierno, a la vez que los dirigentes de ese partido haces reivindicaciones políticas, de forma clara, contrarias a los intereses de las elites dirigentes que  lo  han apoyado y apoyan. ¿Quién miente, los dirigentes de Podemos o aquellos que con ideología e intereses opuestos les apoyan? Extraña paradoja que lleva  España a entrar en el grupo de Estados europeos que hoy tienen un difícil encaje en la NATO, debido a su extraño y poco claro acercamiento a Rusia.

lunes, 1 de octubre de 2018

EN TUS MANOS ESTÁ, TORRA: DECLARA LA INDEPENDENCIA.


Hoy, hace un año que tuvo lugar el referéndum de autodeterminación de Cataluña (1-O). A pesar de que el resultado fue favorable a la independencia, desde entonces, el proceso independentista está estancado, sin perspectivas de futuro. Al dar a conocer  el Gobierno de España que iba a aplicar el artículo 155 de la Constitución, disolviendo el Parlament y tomando el control de las instituciones autonómicas de Cataluña, el independentismo realizo una declaración unilateral de independencia el 27 de Octubre de 2017, votada en el Parlament, pero luego los dirigentes independentistas no se atrevieron a hacer frente a los poderes del Estado, por ejemplo, ordenando tomar el control de las fronteras.  Unos fueron detenidos, hoy están presos a la espera de que se celebre el juicio, otros huyeron al extranjero, a países donde sabían que les iban proteger. El presidente Torra ha amenazado hoy con volver a declarar la independencia el próximo 27-0.

El proceso independentista está estancado, pero Cataluña no. La inseguridad ciudadana y los altercados de orden público crecen, y Cataluña ha pesado a estar gobernada por un Gobierno con claros rasgos fascistas. Un Gobierno autonómico fascista, que cuenta con el apoyo de sectores fascistas europeos, y que sigue intentando mantener vivo el proceso independentista, sin avanzar hacia ninguna parte, gracias al claro apoyo que recibe desde poderes e instituciones del Estado central.  Para ello, el independentismo celebra derrotas políticas, como el 1-O, y sigue organizando actos que no tienen otro fin que buscar impacto mediático y hacer demostraciones de poder que nada tiene que ver con que Cataluña se convierta en un Estado soberano e independiente.  

Si algo caracteriza el 1-O es la irresponsabilidad política. Primero, de las elites independentistas burguesas catalanas, al convocar un referéndum que había sido declarado ilegal por los poderes del Estado central, y luego escurrir el bulto, no haciendo frente a las medidas de represión y violencia Policial ordenadas desde del Gobierno de España. En segundo lugar, elevada  irresponsabilidad política también por parte del Gobierno de la nación el cual permitió que los acontecimientos evolucionaran hasta que estos permitieran justificar la actuación violenta de la Policía del Estado, Policia Nacional y Guardia Civil,  contra humildes ciudadanos que habían sido convocados a las urnas por el Gobierno autonómico de Cataluña. El 1-O, el Gobierno de Rajoy y las elites independentistas burguesas de Cataluña, jugaron al “gato y el ratón”. Los convocantes del referéndum, los miembros del entonces Gobierno autonómico, fueron cambiando de decisiones y objetivos a medida que estos iban siendo bloqueados por los poderes del Estado central, optando al final por un censo universal, al que no dieron cobertura legal, para que así los ciudadanos catalanes pudieran ejercer su voto en cualquier mesa electoral. El 1-O el Gobierno de España realizo en Cataluña un despliegue policial, un despliegue de fuerza, seguramente sin precedentes desde la Guerra Civil, a pesar de ello no logro evitar  que se abrieran los colegios electorales y se colocaran urnas, algo que había  anunciado que  no ocurriría. Ni la Policía ni el CNI lograron interceptar las urnas, estas llegaron a los colegios electorales en el momento oportuno. El Gobierno tampoco ordeno actuar a la Policía en tiempo oportuno para que no abrieran los colegios electorales, ni detuvo a los responsables de abrirlos. Todos ello da a entender, que el Gobierno de España buscaba lo que al final ocurrió, tener una justificación para que la Policía pudiera cargar de forma violenta contra humildes ciudadanos que habían sido convocados a un referéndum y querían ejercer su derecho a votar.

Hay muchas clases de ladrones, pero sin lugar a dudas, los peores son los ladrones de futuro. En esta categoría, ladrones de futuro, hay que incluir a amplios sectores de la política española que con  decisiones, adoptadas en defensa de sus intereses particulares, están  conduciendo a España a una situación en la que millones de españoles tendrán un muy negro futuro.  Evidentemente, Puigdemont y Torra son dos de ellos. Puigdemont vive a cuerpo de Rey en Bruselas, mientras la sociedad catalana sufre las consecuencias de que la deuda pública catalana se encuentre calificada como bono basura. Torra, consciente de que cuenta con el apoyo del Gobierno de Sánchez y otros actores con poder en las instituciones del Estado central, hace unas semanas mando atacar el Estado, y hoy ha declarado “Presionáis, y hacéis bien en presionar”, eso sí, más allá de dar a entender que se dirigía a los conocidos como Comités de Defensa de la Republica (CDR), no ha concretado a quien se dirigía, pues los CDR son grupos que actúan sin haber dado a conocer de quien reciben órdenes, aunque son considerados de ultraizquierda. Y es que, en el tema de Cataluña lo más curioso y preocupante es que grupos ideológicamente  opuestos, pertenecientes al  actual fascismo y al comunismo internacional, otra vez liderado por Rusia, tengan intereses comunes. El presidente Torra ha amenazado hoy con volver a declarar la independencia el próximo 27-O, y es lo mejor que podría hacer por Cataluña, y luego tomarse un descanso en alguna cárcel española o en Bruselas, con su colega de guerras,  Puigdemont.

lunes, 17 de septiembre de 2018

SÁNCHEZ EN EL OBJETIVO: “SOY EL PRESIDENTE”.


El pasado domingo, el presidente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, acudió al plato del programa El Objetivo de La Sexta; hoy ha sido el presidente del Gobierno español, quien teniendo objetivos similares a los de Torra, por lo menos en cuanto a comunicación se refiere, ha concedido una entrevista a dicho programa. Ana Pastor, la presentadora, ha entrevistado al presidente en La Moncloa. Ana Pastor, además de tener numerosos recursos para  controlar los micrófonos, como lo demostró en su programa 59” de RTVE, hay que reconocer que logra tener invitados de prestigio, y coordinar en el tiempo oportunamente y con  éxito su participación. No sería de extrañar, que un día de estos lograra también llevar al programa  El Objetivo al rey Felipe VI.

Las entrevistas de Torra y Sánchez en El Objetivo han tenido en común que ambas han sido muy mediocres, en el sentido que ninguno de los dos dijo nada nuevo sino que se reiteraron en declaraciones que ya habían hecho anteriormente a los medios. Por ejemplo, Torra volvió a afirmar que el 27 de Octubre del 2017 el Parlament declaro la independencia de Cataluña. Sánchez hoy sobre dicho Tema, dando a entender que dicha afirmación  no tiene nada que ver con él, ha vuelto a repetir que Torra tiene que abrir un dialogo entre catalanes.

La entrevista de Ana Pastor al presidente ha sido además de mediocre, sosa y aburrida. Si alguien fuera mal pensado, tendría que pensar que Pastor había previamente pactado con el presidente las preguntas. Si hasta hoy alguien tenía alguna duda sobre quién era el presidente del Gobierno, después de ver la entrevista le habrá quedado despejada, pues  Sánchez ha repetido en numerosas ocasiones que él es el presidente, y por tanto hay decisiones que le toca tomar, como la de vender armas a Arabia Saudí,  y cosas que no puede contar, por ejemplo, dar explicaciones de su viaje en avión oficial al recital de Festival Internacional de Benicàssim, tema este sobre el que Pastor no le ha preguntado. Es evidente, que Sánchez ha concedido la entrevista al programa  El Objetivo sin tener nada nuevo que transmitir a la opinión pública. Gran parte de la entrevista ha versado sobre la polémica que existe sobre su Tesis, provocada porque algunos medios están difundiendo que tienen pruebas de que la plagio. El presiden Sánchez ha dejado claro que solo tiene una cosa clara, su debilidad. La debilidad de contar solo con 84 diputados y estar sometido a una alianza con un partido como Podemos, representación del comunismo internacional en España,  cuyas políticas impiden que logre otro tipo de apoyos, incluso la de algunos de los partidos con cuyo apoyo logro ganar la moción de censura. Debilidad que le lleva a no saber si podrá aprobar o no el “paquete fiscal” que necesita el Gobierno para cuadrar las cuentas, lo que hace presagiar incumplimiento del objetivo de déficit acordado con la Unión Europea. Una vez más,  Sánchez ha olvidado en varias ocasiones que por mucho que se repita una mentira esta no pasa a ser una verdad.

Al analizar el perfil de un líder no debemos nunca caer en el error de pensar que no tiene cualidades. Todo líder de un gran partido lo es por algo y, aunque no las veamos, seguro que tiene  muchas y grandes cualidades. No sé cuáles serán las cualidades del presidente Sánchez pero seguro que las tiene, lo que si tengo claro  es que Sánchez no tiene ideas para solucionar los problemas de España e intenta gobernar al ritmo de la música que le imponen las alianzas políticas, en concreto,  Podemos y los partidos nacionalistas catalanes,  cuyos apoyos  necesita para sobrevivir al frente del Gobierno el máximo tiempo posible, hasta finales del 2019.  Sánchez condicionado por los comunistas, Podemos,  y por la burguesía catalana,  PDeCAT, carece de un proyecto para España y por tanto le puede dar, metafóricamente hablando,  una patada a la economía española provocando que la deuda publica pase a estar calificada por las agencias internacionales de calificación de riesgo como bono basura, claro que igual luego le compra deuda Arabia Saudí.

martes, 11 de septiembre de 2018

OLA DEL GOBIERNO FASCISTA DE CATALUÑA


Las elites nacionalistas burguesas catalanas han celebrado hoy la Diada, fiesta nacional de Cataluña, organizando una ola sonora. Hablando en plata, realmente “tiene cojones la cosa”, pues nunca antes derrotas políticas habían sido tan celebradas. Desde que comenzó el denominado proceso independentista, con la Diada del 2012, los independentistas no han conseguido una solo victoria, puede que hayan logrado victorias individuales, personales, o de sectores concretos de la sociedad catalana, pero no han logrado ni una solo de sus reivindicaciones. No solo eso, la economía catalanas esta hoy calificada como bono basura; con una elevada deuda publica el Gobierno autonómico de Cataluña no puede acudir a los mercados extranjeros a financiarse, dependiendo para ello totalmente del Gobierno de España. ¿Qué celebran entonces hoy con la ola sonora? No lo sé, pero poco tienen que celebrar, pues hoy la sociedad catalana y en concreto las elites independentistas están peor que en el 2012.



Desde el momento en que  el Parlament  aprobó la  Declaración Unilateral de Independencia el pasado 27 de Octubre, pero luego sus principales dirigentes no tuvieron cojones para tomar el control de las fronteras, cojones que sí tuvieron para organizar hoy la ola, siendo detenidos unos por el Gobierno de España, huyendo otros al extranjero, estando hoy en busca y captura, el proceso independentista está muerto.

Lo que se conoce como el proceso independentista está muerto, las elites nacionalistas catalanas como quien dice siguen jugando, celebran hoy la Diada, haciendo escenificaciones de poder, como la ola sonora, únicamente gracias a fichas que prestadas por  el Gobierno de España. ¿Por qué esto es así? Evidentemente, porque está claro ya desde hace tiempo que el proceso independentista no busca que Cataluña pase a constituirse en un Estado independiente y soberano, sino otras cosas, la escenificación de demostraciones de poder a través de actos como el que hoy ha tenido lugar. Y para ello cuenta con el apoyo de sectores de la sociedad española con poder en las Instituciones del Estado, en concreto, con el claro apoyo de los monárquicos, lo que a su vez les garantiza la no intervención de los militares. Hace dos días, el presidente Torra llamaba a atacar el Estado. Torra no se hubiera atrevido a hacer una declaración pública de tal dimensión sin saber con exactitud que no se produciría ningún reacción por parte de los poderes e instituciones constitucionalistas, del Estado central. Monárquicos y militares son los principales actores que están permitiendo que el proceso independentista continúe vivo, actuando, haciendo demostraciones de poder, poniendo en riesgo la estabilidad política y generando conflictividad social, resumiendo poniendo en riesgo el futuro de España.  Al final va a resultar que el independentismo catalán es otro de los herederos ideológicos de la dictadura militar, claro que, por algo el expresidente Aznar, principal heredero,  ya hablo en su momento catalán en la intimidad.

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Josep Borrell, ha declarado hoy que Cataluña es una nación, y es cierto, es una nación como Palestina, en los sentimientos de muchos, pero no en la realidad. Cataluña es una nación como Palestina, en los sentimientos de muchos,  pero si voz ni voto en los foros internacional.  Cataluña es una nación como Palestina, en los sentimientos de muchos, pero una nación  a la que el Tribunal Constitucional le ha negado una relación bilateral con el Gobierno de España. Cataluña es una nación como Palestina, en los sentimientos de muchos, y lo puede ser también en otras cosas, hundiéndose  todavía más su economía debido a un boicot a la importación de  productos catalanes, o surgiendo un conflicto armado interno. Pues, que no haya duda alguna, la ola sonora, tendrá un coste  para Cataluña y para España.

EXTRAÑOS Y OCULTOS INTERESE DETRÁS DE LA EXPANSIÓN NORTEAMERICANA DEL FUTBOL ESPAÑOL.


El caso de amaños de partidos en el futbol italiano, descubiertos durante los años 2011y 2012; el caso de corrupción en la Federación Internacional de Futbol Asociada (FIFA), destapado por el FBI en el 2015; la detención del expresidente de la Federación Española de Futbol, Ángel María Villa y su hijo Gorka, en la operación Soul; la detención del expresidente del Barcelona, Sandro Rosell, en prisión a espera de juicio, por el cobro de comisiones y blanqueo de capitales, para el que el Fiscal pide 11 años de cárcel; numerosos jugadores millonarios que defraudan a Hacienda, como ha sido el caso de dos de las estrellas mundiales, Messi y Ronaldo, son algunos de los casos que evidencian que el futbol hace mucho que  dejó de ser únicamente deporte para convertirse en un espectáculo de masas, en un negocio tan lucrativo como podrido. El futbol es una actividad empresarial en el que tienen lugar numerosas actividades corruptas, cuando no también criminales. No solo eso, sino que gracias a las estrechas relaciones que existen en todos  los países y a nivel internacional,  entre el Futbol y la política, dichas actividades corruptas son realizadas en numerosas ocasiones contando durante años con el beneplácito de las autoridades y por tanto sin ser investigadas.

La Liga de Futbol Profesional, cuyo presidente es Javier Tebas,  ha cerrado un acuerdo con una multinacional de Miami, Revelent, para que encuentros de la liga nacional de futbol se jueguen en los Estados Unidos. Concretamente, El Barcelona, el Girona y LaLiga han solicitado  a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) la autorización para disputar en Estados Unidos su duelo de la jornada 21, quieren jugar en Miami el próximo 17 de Enero.

En la Federación Española de Futbol, de la que depende la Liga de Futbol Profesional, ha habido relevo. Luis Rubiales ha sustituido a Villar, pero las actividades oscuras siguen revoloteando en el ambiente, sin que nadie las investigue, sin que las autoridades españolas, en concreto el Gobierno de España, se pregunte por qué este interés porque partidos de la liga nacional de Futbol se vayan a jugar en un país extranjero, en concreto en Miami. Revelent es una multinacional propiedad del magnate, de origen judío, Stephen Ross. Stephen Ross es un millonario empresario de origen judío,  resalto lo de judío, porque futbol y política están muy relacionados, y por tanto es imposible analizar este asunto sin tener en cuenta que el expresidente Aznar puso al frente de Caja Madrid al ya fallecido Miguel Blesa, y este siendo presidente de dicha entidad, que luego quebraría, compro el banco City National Bank of Florida en el 2008, operación que muchos expertos, aunque no la justicia española, consideraron que había sido sobrevalorada, pagando Caja Madrid en torno al doble de su valor de mercado. Para Revelent organizar en Estados Unidos un encuentro de la liga de futbol española, a pesar de la baja afición de los americanos  al futbol, puede ser un negocio, pero el asunto es extraño, como extraño e ilógica es la obsesión de las elites del futbol español porque dicho encuentro se realice en Miami. Para conocer realmente que motiva a Revelent habría que conocer en profundidad las relaciones entre las elites de Miami, y así saber si Ross tiene vínculos con los antiguos propietarios del City National Bank of Florida.  Si en unas elecciones generales los candidatos de los diferentes partidos decidieran realizar un debate en una ciudad americana en vez de en Madrid, porque así los organizadores podrían obtener mayores beneficios publicitarios, se consideraría un absurdo, como absurdo es que dos equipos españoles vayan a jugar un encuentro de la liga nacional a una ciudad americana. Sin conocer que realmente motiva a Ross,  todo da a entender, que detrás del acuerdo entre la  Liga de Futbol Profesional y Revelent, se esconden no solo espurios intereses sino también ocultas intenciones, intereses e intenciones, lógicamente, no ajenos a la política española.  

jueves, 30 de agosto de 2018

“HAY QUE ATACAR EL GOBIERNO FASCISTA DE CATALUÑA”.


Si analizamos lo que ha ocurrido en España en el breve periodo que ha transcurrido de democracia, comprobamos que el pueblo español ha estado otra vez gobernado por una clase política que no se merecía. Es cierto, que en estos años España ha tenido un notable desarrollo económico, pero se ha debido fundamentalmente a factores externos. Primero, las inversiones extranjeras de los 80, durante la era del presidente Felipe González; luego gracias a los fondos de la UE;  y más tarde, ya en el presente siglo, gracias a la entrada en la zona euro y la abundancia de crédito en el marcado bancario europeo. Pero el indiscutible desarrollo económico  se ha producido acompañado de numerosos elementos muy negativos, cito tres: Uno, ha habido una  elevada corrupción política. Dos, se han producido flagrantes violaciones de los derechos humanos con total impunidad, cuando no ordenadas desde los poderes del Estado. Y tercero, no todos los españoles se han beneficiado de igual forma del desarrollo económico, hasta el punto de que la España actual se encuentra por su desigualdad económica en el grupo de las antiguas ex repúblicas comunistas del Pacto de Varsovia.   

España ha estado y está gobernada por una clase política que no se merecía. Con el presidente Aznar se produjo una clara involución política en la democracia española. Aznar llego al poder considerándose el heredero ideológico del anterior régimen, de la dictadura militar, e hizo honor a ello, despidiendose, según los expertos y los espías,  con una caso de terrorismo de Estado, el 11-M, sin precedentes en la historia de Europa. Aznar no solo hablaba catalán en la intimidad, sino que parece que también árabe. Primero quisieron cargarla el 11-M a ETA, probablemente para intentar atacar Euskadi con el Ejercito, pero luego cambiaron, dijeron que ha había sido Al Qaeda, pero da la impresión, siempre según expertos y espías, que para quien trabajaba realmente el conocido como El Tunecino era para los servicios secretos españoles. Luego vino el ex presidente Rodríguez Zapatero, aceptando un nuevo estatuto de Cataluña, aunque sabía que era inconstitucional, y arruinado con sus políticas totalmente la económica española. El expresidente Rajoy, ha pasado sin pena ni gloria, campeando la situación sin mojarse mucho. Pero ha llegado Sánchez, logrando en pocos días hacerse con el título del peor presidente de la democracia. Si no fuera porque son de distinto partido, se podría decir que Sánchez es el sucesor de Aznar, pues está intentando dar una cierta continuidad ideológica al aznarismo. Aznar hablaba catalán en la intimidad, y firmo el Pacto del Majestic con CiU, o sea con la familia Pujol, y ahora Sánchez, que habla catalán de forma pública, todo apunta a que ha firmado en la intimidad un similar pacto con Junts per Cataluñya.

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha llamado a atacar al Estado, es decir, a atacar a todos aquellos españoles que por ejemplo se benefician de servicios públicos y políticas sociales no gestionadas por la Generalitat de Cataluña, y lo grave no es eso, sino que lo está atacando gracias al oculto pacto que tiene con Sánchez. Lo está atacando, por ejemplo, logrando bilateralidad entre la Generalitat y el Gobierno de España.  Es evidente, que Torra se ha permitido llamar a atacar al Estado porque sabe que el independentismo burgués catalán cuenta con importantes apoyos en el Estado central, entre ellos, con el apoyo del  Gobierno de Sánchez, y con el de los monárquicos, con el apoyo del jefe del Estado, el rey Felipe VI, quien controla  las Fuerzas Armadas, de tal forma que sabe que los militares no se opondrán a sus reivindicaciones. Y es que al final la Monarquía, la Casa Real de Borbón, siempre es el origen de los problemas de la sociedad española. Una Casa Real, que ha puesto sus dientes también sobre Venezuela, un país hoy en quiebra y al borde de la guerra civil. Y que no contenta con España reivindica también la Jefatura de Estado, la corona de Francia, en la figura de un franco, Luis Alfonso de Borbón, claro que ello podría suponer una solución para España si decidieran irse todos para Francia.  

Si un político español, por ejemplo un diputado, dijese públicamente “Hay que atacar Cataluña” o “Hay que atacar el Gobierno fascista de la Generalitat” o “Hay que atacar a Torra”, los medios de comunicación españoles lo destrozarían, engordando el asunto y sacándolo una y otra vez en los medios; la casta política muy probablemente exigiría su dimisión, y es posible que la Fiscalía abriera una investigación por si ello supusiese algún delito. Pero no, Torra,  que en el pasado ya había hecho declaraciones polémicas, ha logrado total silencio y complicidad ante sus amenazas. Y principalmente en Cataluña. El proceso independentista es una pantomima, una farsa, en la que el espectáculo con mayor éxito mediático es la colocación y retirada de lazos amarillos. Pero por ser espectáculo no debemos pensar que no se realiza con una función politica, que no es otra que la de enviar sutiles mensajes, amenazas y señalar con discreción a concretos sectores de la sociedad catalana, como en su momento hizo el Nazismo. Algo lógico por otra parte, pues ¿Quién apoya al nacionalismo catalán en Europa? No otros que los herederos de los movimientos totalitarios fascistas y comunistas del pasado siglo. En Bélgica, Puigdemont recibe el apoyo del partido fascista Vlaams Belang, un partido muy de la órbita del Nazismo alemán y el fascismo italiano.  

Las elites independentistas catalanas son muy cobardes. Tiran la piedra, dan el palo, pero esconden la mano. Como buenos fascistas, les gusta la violencia de taberna, o realizar sus abusos en el quirófano de algún hospital. Lógicamente, sus comportamientos son tolerados porque en España se vuelven a respirar aires fascistas por todas partes. Frente a un independentismo catalán que tira la piedra, ordena violencia y luego dice yo no he sido, tenemos a un Sánchez, que contesta, “Esto no va conmigo”. Fenómeno, el resurgir del fascismo, que no es exclusivo de España sino que también se está produciendo en el resto de Europa. Da la impresión de que un nuevo tripartito fascista ha nacido, formado por España, Alemania, e Italia, en este último país, ya gobierna el fascismo, la Liga Norte, en alianza con el Movimiento 5 Estrellas, un partido de ideología comunista y prorruso. Curiosamente la amenaza de Torra se ha producido pocos días después de que la canciller de Alemania, Ángela Merkel, se reuniera con Sánchez en Doñana, ¿De que hablaron, que pactaron? Acaso ¿ De atacar  juntos al Estado?