lunes, 18 de junio de 2018

LA JUSTICIA ES IGUAL PARA TODOS: URDANGARIN CUMPLIRÁ SENTENCIA EN UNA CÁRCEL DE MUJERES.


En el 2006, algunos medios de comunicación empezaron a difundir que Urdangarin estaba realizando actividades ilegales a través diferentes empresas, entre las que destacaba el Instituto Nóos, una organización supuestamente sin ánimo de lucro. Pero no fue hasta cuatro años después cuando la justica comenzó a investigar el asunto, dando lugar a la apertura del caso Nóos. Investigación que implicaría de forma directa a la Infanta Cristina, al utilizar Urdangarin la empresa Aizoon,  que tenía al 50% con su esposa, para blanquear y utilizar el dinero que recibía a través del Instituto Nóos. El asunto  se cerraría con la sentencia emitida por el Tribunal Supremo 11 años después. A partir de hoy, el  exduque de Palma, Iñaki Urdangarin, va a tener que dejar durante una temporada de poner sellos en nombre de la Casa Real. Esta mañana, logrando evitar a los medios de comunicación o contando con su complicidad para que no se tomaran  imágenes, ha  ingresado en la cárcel de Brieva, en Ávila, para cumplir la pena de 5 años y 10 meses que le impuso el  Supremo a través de la  sentencia del caso Nóos

El Tribunal Supremo le ha impuesto a Urdangarin en torno a la mitad de la sentencia que  pedía el Ministerio Fiscal. La empresa Aizoon era una inmobiliaria que no realizó ningún tipo de actividad, propiedad al 50% de Urdangarin y su esposa, la infanta  Cristiana. A pesar de ello la justicia española considero que la infanta Cristina no era responsable de las actividades ilegales para las que se utilizó, responsabilizando de ello únicamente a su esposo, Urdangarin. Urdangarin ha elegido para cumplir su pena la cárcel de Brieva. Una cárcel de mujeres, que tienen un módulo para hombres, en el que suelen ingresar presos especiales, a los que el Estado les concede dicho privilegio, bien porque han colaborado con la justicia, es decir, chivatos, o porque tienen una buena manta, como fue el caso del exdirector de la Guardia Civil, Luis Roldan. La estancia en la cárcel puede variar entre ser igual a estar recluido en un monasterio, a asemejarse más a lo que puede ser el infierno, dependiendo de que el ambiente sea de hostilidad o amistad. Parece ser que a Urdangarin le han permitido elegir la opción monasterio, concediéndole el privilegio de elegir una cárcel en la que va a disfrutar de total tranquilidad y máxima seguridad.  Es curioso, como las elites dirigentes españolas toman decisiones que de forma clara incrementan la inseguridad ciudadana pero luego para ellos, sus familias, sus niños, son partidarios de buscar entornos de máxima seguridad. El secretario general de Podemos, elegido para vivir con su familia no el multicultural ambiente de Lavapiés, sino el exquisito y burgués ambiente de Galapagar. El ex duque de Palma tampoco ha querido cumplir condena en una carcel común, de las muchas que hay en España y en las que son ingresados presos islamistas, muy próximos al entorno islamista de la infanta Cristina,  a pesar de que todas disponen de módulos especiales para exfuncionarios o personajes como él, sino que ha elegido una cárcel de mujeres, en la que será el único gallo del gallinero. A pesar de todo ello, desde que el Supremo emitió sentencia la frase que más pronuncian los políticos españoles, independientemente de la ideología,  es la de “La justicia es igual para todos”.

¿Es la justicia igual para todos en España? Evidentemente no. Un Ayuntamiento puede encargar que recojan la basura diariamente, o dejar que esta se acumule en las calles, y ordenar que la recojan cuando  ya empiece a oler mal y suponga una amenaza para la seguridad sanitaria. Con la justicia pasa algo parecido.  La justicia española no actúa en tiempo oportuno, deja que actores pertenecientes a las elites dirigentes cometan todo tipo de delitos durante años y luego, cuando el olor ya es imposible de ocultar, actúa instruyendo y juzgando alargando lo máximo posible los tiempos, en este casi 8 años, para luego emitir condenas que en algunos casos como el de Urdangarin son irrisorias. Lo de Urdangarin puede parecer un drama, pero claro, para poder valorar  si lo es o no habría que saber cuánto logro robar, pues seguramente muchos españoles, como se dice ahora, de alta titulación, seguramente firmarían pasar 5 años en prisión cobrando a millón por año.

Numerosos datos difundidos por los medios de comunicación y la sentencia del Tribunal Supremo sobre el caso Nóos, han dejado claro que Urdangarin no hubiera podido realizar las actividades ilegales que dieron lugar a que fuera condenado por los delitos de malversación, prevaricación, fraude a la administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias, sin contar con el apoyo de la Jefatura del Estado, es decir, de la Casa Real. A partir de la abdicación del rey Juan Carlos, el rey Felipe VI ha intentado desvincularse del asunto dejando a la infanta Cristina fuera del entorno oficial de  la Casa Real. Pero ello no ha contribuido a mejorar la imagen de la Casa Real, sino todo lo contrario. Desde entonces, la infanta Cristina y sus hijos, y hasta hoy también su marido Urdangarin,  viven en unas de las ciudades más caras del mundo, Ginebra, gracias a unos ingresos que no están claros, trabajando para una fundación islamista, la Fundación Aga Khan, y disfrutando de escoltas pagados por el Estado.

viernes, 15 de junio de 2018

ASUNTO AQUARIUS: UN CASO MÁS DE MANIPULACIÓN MEDIÁTICA.


Lo que está ocurriendo con el barco Aquarius es un claro caso, de libro, de manipulación mediática de la opinión pública. Está basado en una serie de mentiras que no se sostienen y que representan un inaceptable insulto a la inteligencia de los ciudadanos. Una de ellas, la más descarada, es la de que el Gobierno de Sánchez ha tomado la decisión de dar acogida al buque Aquarius, que se encontraba a más de 1500Km de las fronteras españolas,  porque estaba en peligro la vida de los inmigrantes rescatados que iban a bordo. Tal afirmación es más que una simple exageración, es  una completa  aberración. Supone  incluso un insulto  para un gobierno fascista-comunista como el que hoy tiene Italia. ¿Alguien en su sano juicio puede pensar que los gobiernos europeos próximos a la zona donde se encontraba el Aquarius, por ejemplo, el de Malta o Italia, iban a dejar que  les ocurriera algo malo a  los inmigrantes  a bordo del  Aquarius? Evidentemente, no. Temprano o tarde, hubieran tomado una decisión, llevándolos a un lugar seguro, bien en un país europeo o en un lugar próximo a su lugar de origen. Otra de las mentiras, que se está difundiendo es que España tiene capacidad para absorber más inmigración, y por ello y aunque contradictoriamente, mantiene todavía cerradas las fronteras, por ejemplo, de Ceuta y Melilla,  va a 1500Km de distancia a buscar más población inmigrante. La Comunidad Valencia, donde esperan al Aquarius, tiene en estos momentos en torno a 50.000 extranjeros registrados sin empleo, seguramente son muchos más, ¿De qué van a trabajar los nuevos inmigrantes? Acaso, de manteros. ¿De qué van a vivir? Acaso, de ayudas sociales, si es así, con qué dinero ¿Con el dinero que tenía en España el derrotado régimen de Gadafi?

Ante la falsa y construida situación del Aquarius, el  responsable de salvamento del Mediterráneo, el presidente Sánchez, se ha arrojado al agua, buscando pasar a la historia por un acto heroico, y ha ofrecido España, uno de los países de la UE con mayor tasa de paro, para acoger a  629 inmigrantes que se encontraban a bordo del Aquarius. A no ser que haya informaciones que todavía desconoce la opinión pública, y a bordo del Aquarius venga algún famoso entrenador de futbol, que se podría hacer cargo de la Selección Española, toda apunta a que con el asunto del Aquarius se han perseguido dos objetivos: Primero, distraer la atención de la opinión pública. Segundo, hacer una demostración de poder. Sánchez, está utilizando el asunto del Aquarius para realizar una demostración de poder. Una demostración de poder frente a la UE, contando para ello del apoyo y complicidad del actual Gobierno fascista-comunista de Italia. Es impensable que un gobierno europeo, incluso con la ideología del actual de Italia, fascista-comunista, se atreviera tomar una decisión de este tipo sin previamente conocer la decisión de Sánchez. Llegándose al absurdo de que los inmigrantes llegaran a tierra española a bordo de barcos militares italianos. Y es que hay vínculos que sobreviven al paso del tiempo, Italia, fue uno de los pocos países que combatió en la Guerra Civil, y ahora apoyan un desembarco de no se sabe bien quien en la costa mediterránea española. Sánchez quiere hacer una demostración de poder, contando para ello con el apoyo y la complicidad de las elites fascista-comunistas italianas, para intentar ganar prestigio en la UE, cosa más que difícil teniendo en cuenta la actual situación de la socialdemocracia, en clara decadencia, no gobierna ninguna de las grandes potencias europeas, y su voz tiene algo de resonancia mundial únicamente gracias a que ha logrado colocar a un socialista, Antonio Guterres, como secretario general de la ONU.

Un hecho que no debe pasar desapercibido respecto al asunto del Aquarius, es el del elevado número de niños inmigrantes que se encuentran a bordo, 123 según los medios, algo inusual, pues ello supone una ruptura familiar y representa someter a los niños a elevados riesgos. Ello se puede deber a que la legislación de inmigración es más lasa con los menores, a que mientan y realmente los padres están viajando con ellos, o a  algo que sería muy grave, que las familias de los niños conocieran de antemano las intenciones del socorrista Sánchez, algo, lógicamente, que habría que investigar en profundidad.  

Sánchez, araña, traidor, por el bien de España, dimite.

miércoles, 13 de junio de 2018

AQUARIUS: PRIMER PAGO DE SÁNCHEZ POR LOS APOYOS RECIBIDOS A LA MOCIÓN DE CENSURA.


A las elites políticas españolas les gusta mucho presumir de solidaridad fuera de las fronteras de España, pero para ello no utilizan su dinero, o el dinero del partido, en este caso del PSOE o de Podemos,  sino que  lo hacen con el dinero de los demás, con el dinero de los impuestos que pagamos todos  los españoles. Me pregunto si el Gobierno del presidente Sánchez ha tenido en cuenta que: Paro en España-3.252.130 personas. Paro en Comunidad Valenciana- 385.568 personas. Extranjeros sin empleo en España-388.382 personas, de ellas 55.295 en la Comunidad Valenciana. Con estos datos, ir a buscar a inmigrantes a más de 1500 Km para que vengan para España no es un acto de solidaridad sino de elevada irresponsabilidad política. El Aquarius no viene hacia España por solidaridad sino por intereses políticos, lógicamente del Gobierno de Sánchez. Es evidente que con ello Sánchez intenta hacer una demostración, no de solidaridad sino de poder, la cual, muy probablemente, ya represente el primer pago a los apoyos que recibió a la moción de censura.  

Ante una crisis provocada por un hecho relacionado con la inmigración, las elites políticas españolas siempre recurren al  mismo argumentario, diciendo cosas como “La inmigración es un problema europeo”. Y es cierto que es un problema europeo, el problema es que el posicionamiento mayoritario defendido en la UE ya es contrario al defendido en España. La gran mayoría de los Estados de la UE ya no quieren que entre más inmigración, y  de la que entre, quieren poder elegir su país de origen,  algo no defendido  por los Estados del sur a los que debido a sus vínculos con terceros países, por ejemplo, con las elites libias del derrocado régimen de Muamar el Gadafi,  les interesa que siga entrando inmigración de los países del sur del Mediterráneo, a la vez reivindican que esta se reparta entre los diferentes países de la UE.

La política europea, en concreto de los Estados miembros de la UE,  vuelve a tener características similares a las del primer tercio del pasado siglo. Han surgido partidos que son claros  herederos ideológicos de los regímenes totalitarios del pasado siglo, del fascino y el comunismo. En Italia ya gobiernan, curiosamente, formando una alianza entre la Liga Norte, fascista,  y el Movimiento 5 Estrellas, un satélite del comunismo internacional. Otra de las características, es la elevada irresponsabilidad de las elites gobernantes, que adoptan decisiones sin valorar sus consecuencias, como fue la de permitir la crisis de refugiados del 2015. Y lo  es en estos momentos, la decisión que el Gobierno de España ha adoptado respecto al  Aquarius. Es completamente irracional, que un país con los datos económicos y de empleo  de España, vaya a 1500 Km a buscar inmigrantes. La UE debió obligar que los inmigrantes rescatados por el Aquarius  volvieran a su país de origen o hacer que fueran acogidos en el puerto más próximo. Pero no ha sido así, porque otra de las características de la política europea es su parálisis, el deseo de no intervenir ante problemas graves. En el pasado siglo, las grandes potencias europeas permitieron que el Nazismo se hiciera con el poder en Alemania a pesar de que ya se conocían muchas de sus ideas, expansionistas o de utilización de la violencia como instrumento político. Lo mismo ocurrió con el Fascismo en Italia. Ahora el Fascismo ha vuelto a resurgir en Italia, representado por  la Liga Norte, y Europa vuelve a guardar silencio, lo único que le preocupa es el proteccionismo del presidente Trump, muy probablemente porque temen que ello pueda afectar de forma negativa a los intereses personales de sus dirigentes. Pero en este caso, Europa guarda silencio no solo por su típica parálisis ideológica, sino también porque, a pesar de que el resurgir del Fascismo se considera una amenaza, hay una clara complicidad a favor de que gobiernen  partidos populistas, verdaderos satélites del comunismo internacional, como en Italia el  Movimiento 5 Estrellas, o en España, Podemos.

martes, 12 de junio de 2018

LA HUMANIDAD DE SÁNCHEZ A CIENTOS DE MILLAS DE ESPAÑA.


La decisión del actual Gobierno de Italia de no acoger a los  629 inmigrantes que se encuentran a bordo del barco Aquarius,  rescatados en aguas de Libia el pasado domingo por la noche, en una operación coordinada desde Roma y realizada por las ONG,s Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée, ha provocado una nueva crisis de inmigración en la UE, concentrando la atención mediática, y despertando elevados sentimientos humanitarios en sectores de las elites dirigentes españolas. Curiosamente, el presidente de España, Pedro Sánchez, y el Gobierno de Euskadi, uno de sus  aliados en la moción de censura, coinciden en su preocupación por la situación de esos 629 inmigrantes que se encuentran a cientos de millas, que no conocen  y que no corren ningún riesgo, y desean darles ayuda desde las instituciones que gobiernan. Sánchez ha ofrecido que el Aquarius desembarque los inmigrantes en el puerto de Valencia, y el lendakari Iñigo Urkullo se ha apresurado a anunciar que está dispuesto a dar acogida al 10% de los inmigrantes en el País Vasco, claro que no ha dicho si ello supondrá la exigencia de alguna compensación por parte del Gobierno de España, por ejemplo, algún tipo de subida en el cupo vasco.”

Un viejo refrán afirma “Ojos que no ven, corazón que no siente”, pero parece ser que ello no se cumple con algunos sectores  de las elites dirigentes españolas, con personajes como Sánchez y Urkullo. En los centros de internamiento de extranjeros hay inmigrantes privados de libertad; en las fronteras de Ceuta y Melilla miles de inmigrantes viven en condiciones dramáticas esperando poder cruzar algún día a España; miles de inmigrantes se encuentran en campos de refugiados de Grecia y Turquía, esperando ser deportados a sus países de origen; o sin ir muy lejos del Palacio de la Moncloa, en Madrid hay muchos inmigrantes que no tienen trabajo y se tienen que dedicar a mendigar para poder sobrevivir; pero ninguno de estos inmigrantes han tenido la suerte de provocar  los  sentimientos humanitarios que han provocado los rescatados por el Aquarius, a pesar de que la vida de muchos de ellos es bastante peor ¿Por qué?

Que el Gobierno de Italia, formado por los fascistas de la Liga Norte y los comunistas del Movimiento 5 Estrellas, se haya negado a dar acogida precisamente a los inmigrantes que viajan a bordo del Aquarius; la elevada cobertura mediática que está recibiendo este asunto, a pesar de que los inmigrantes no corren ningún riesgo; la rapidez con la que el presidente Sánchez ha reaccionado implicándose, prefiriendo que España acoja a esos 629 inmigrantes que están a cientos de millas que a otros que están a metros esperando cruzar a Ceuta y Melilla; el hecho de que PNV y PSOE coincidan en su posicionamiento respeto a este tema; unido a que muchos voceros mediáticos de la derecha española también están dando su apoyo a la decisión de Sánchez, todo ello, me  lleva a pensar que no estamos ante un hecho casual sino ante una crisis provocada a través de un operación política planificada a nivel europeo. Y ello conduce a  la pregunta de ¿Con que apoyos ha llegado realmente Sánchez a ser presidente?  

La coalición de fascistas y comunistas que gobierna Italia se ha negado a acoger a los inmigrantes rescatados por el Aquarius, entonces, como la situación económico-laboral española es mejor, como en España no hay pobres, ni desempleo,  ni inmigrantes sin empleo, el Gobierno de Sánchez saca pecho y se ofrece a recoger a unos inmigrantes que se encuentran a varios cientos de millas. ¿Con que dinero los va a acoger? ¿Lo va a pagar el PSOE, los van a acoger en las sedes del PSOE o en la mansión que el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias,  tiene en Galapagar? La decisión de Sánchez es un enorme error. Primero, porque los datos económicos y del mercado laboral expresan claramente que España no tiene capacidad para absorber a corto plazo más inmigración. En segundo lugar, porque como ocurrió con la ley de derechos y libertades de extranjeros en España y la regularización de inmigrantes del  Gobierno de  Zapatero, con el mensaje “Ven para España, Valencia ciudad de acogida” se incrementara el “efecto llamada”. Y en tercer lugar, porque ello  representa  un claro desprecio hacia los sectores más desfavorecidos de la sociedad española afectados por duros y continuos recortes en las políticas sociales y los servicios públicos, decididos o aceptados por unas elites que consideran que España debe abrir sus puertas a la inmigración.

Si la inmigración fuera un fenómeno positivo, hace tiempo que todos los estados del mundo hubieran suprimido sus fronteras, pero no lo es. La inmigración es causa  de inseguridad, de conflictos sociales, y  contribuye de diferentes formas a empeorar las condiciones de vida y laborales de la sectores sociales menos pudiente de las zonas de destino. Pero parece ser que el presidente Sánchez eso no lo entiende, y a pesar de que los inmigrantes no le van a poder  votar en las próximas elecciones generales, el insiste en querer aumentar la población extranjera en España, lógicamente por algo será, algún beneficio tiene que obtener de un posicionamiento proinmigración que muy probablemente le reste votos.

jueves, 7 de junio de 2018

MUCHAS MUJERES, PERO NINGÚN DIRIGENTE DE PODEMOS EN EL GOBIERNO DE SÁNCHEZ.


El pasado 23 de Mayo, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, presento una moción de censura contra el entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Hoy, dos semanas después, España tiene un nuevo Gobierno presidido por Pedro Sánchez. Sánchez ha logrado ser investido presidente gracias a contar con el apoyo de un amplio espectro de partidos, que ideológicamente tienen poco en común: Lógicamente, del PSOE; de los comunistas, representados por Podemos; de los partidos nacionalistas catalanes que han puesto en marcha el denominado proceso independentista catalán PDeCAT y ERC; del PNV, partido que acababa de dar su apoyo a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado del PP, entre otros. Los acontecimientos han evolucionado con una rapidez ilógica, teniendo en cuenta que la iniciativa la llevaba el PSOE y el PP tenía capacidad para retrasar dicha evolución, por ejemplo, retrasando la presidenta del Congreso, Ana Pastor, del PP, la celebración del debate. Pero no ha sido así, como otras veces en el pasado, España ha transmitido la imagen de ser un país en el que se hace mucha política entre bambalinas, y ello permite cosas como esta, un cambio de Gobierno, como si se tratase del mismo partido, intentando así mandar a la opinión publica  un mensaje de falsa continuidad, intentando ocultar la situación de difícil gobernabilidad y alta inestabilidad que vive España desde las elecciones generales del 2015 con la entrada en el mapa político nacional de los denominados partidos emergentes, Podemos y Ciudadanos.

Sánchez presento la moción de censura contra Rajoy, argumentando que lo hacía por el contenido de la sentencia del caso Gürtel, a través de la cual se daba a entender que  el PP se había financiado durante años de forma ilegal, la cual conoció la luz, el pasado 24 de Mayo. Si la sentencia hubiera salido dos semanas antes, es difícil saber que hubiera ocurrido, tal vez, Sánchez no se hubiera atrevido a presentar un moción sin tener el Gobierno de Rajoy aprobados los Presupuestos para el 2018, o tal vez si y hoy estaría gobernando con los Presupuestos del 2017 prorrogados, algo que todavía puede ocurrir si las cosas se complican en el Senado, y son devueltos al Congreso. Pero, seguramente por coincidencias de la vida, la Audiencia Nacional dio a conocer la sentencia del caso Gürtel justo un día después de que el PNV diera su apoyo a los presupuestos del Gobierno de Rajoy, permitiendo así que el PNV pasara de dar su apoyo al PP, a cambio de salir beneficiado en los Presupuestos,  a dárselo al PSOE, según Sánchez a cambio de nada.

En contra de lo que era de presagiar, el presidente Sánchez no ha incluido en su Gobierno a ningún miembro de otra fuerza política. Ha aumentado el número de ministerios de 14 a 17, lo que supondrá, lógicamente, mayor gasto público y obligara a una  adaptación de los Presupuestos. De los 17, 10 serán mujeres. Sánchez lo ha argumentado no defendiendo su preparación para los cargos que han sido nombradas, sino afirmando que se debe a que el pasado 8-M, día internacional de la mujer, España sufrió un cambio, no se a que se referirá, da la impresión que solo se enteró él. Otro dato llamativo del nuevo Gobierno es que dos de sus miembros, el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska,  y la ministra de Justicia, Dolores Delgado,  provienen de la Audiencia Nacional,  teniendo en cuenta como se ha argumentado la moción, me parece algo de muy mal gusto, y deja otra vez constancia de la elevada politización de la justicia española. Dolores Delgado, ya era conocida desde hace tiempo  como una fiscal progresista, muy próxima al calificado como  juez estrella, y  expulsado de la carrera judicial, Baltasar Garzón, pero ha entrado en política de forma inesperada, por sorpresa, sin haberse presentado nunca a unas elecciones.  Algo parecido pasa con Grande-Marlaska, el cual  se ha dado a conocer ahora como un muchacho socialista. El Gobierno de Sánchez está muy compensado, gente que lleva mucho tiempo en política con gente más reciente como el, o  que nunca se ha presentado a unas elecciones. Es de destacar, que habiendo recibido el apoyo de los independentistas catalanes, Sánchez  haya nombrado como ministro de Asuntos Exteriores a Josep Borrell, quien ha tomado mucho protagonismo en actos de la Sociedad Civil Catalana. Por tener, el Gobierno de Sánchez, va a tener incluso a un astronauta, Pedro Duque, como ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, no sé si lo ha nombrado por ser la persona más idónea de su entorno para ese cargo o porque intentara tomar junto a Iglesias el cielo por asalto, claro que para ello necesitaran el apoyo de la NASA.

El PSPV y Compromìs,  firmaron el Acuerdo del Botánico, al que luego se unió Podemos a través de un  anexo, para que Ximo Puig fuera nombrado presidente. En Castilla la Mancha, el presidente Emiliano García-Page  firmo un acuerdo con Podemos, permitiendo su entrada en el Gobierno, para poder aprobar los Presupuestos del  2017 y  poder así seguir  gobernando. En el 2016 el propio Sánchez firmo un acuerdo con Ciudadanos, que implicaba la aprobación de 200 medidas,  a cambio de darle su apoyo en la investidura que luego perdería. Rajoy logro ser investido presidente gracias a un acuerdo del PP también con Ciudadanos que implicaba la aprobación de 100 medias. En enero de 2016 el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias,  exigió a Sánchez la mitad del Gobierno a cambio de darle su apoyo. Lo normal en política es eso, que los apoyos, incluso entre partidos ideológicamente afines, se den a cambio de un acuerdo, que implique concesiones de algún tipo, en forma de cargos, en forma de políticas, o reflejadas en los Presupuestos, como fue el caso del apoyo del PNV al Gobierno de Rajoy. Que Sánchez haya logrado apoyos a su moción  de otros partidos distintos al suyo, y en concreto de Podemos, sin llegar a acuerdos,  incluso después de darse a conocer su Gobierno en el que en principio no hay representantes de otros partidos, es poco creíble. Iglesias, que representa después del PSOE la fuerza política más importante que ha apoyado a Sánchez, no le ha dado su apoyo a cambio de nada, sino muy probablemente a cambio de mucho. Ese mucho, el presidente Sánchez no lo quiere dar a conocer, porque provocaría rechazo entre sus propias filas o quiere materializarlo recurriendo a la táctica del presidente  Page, es decir, ha pactado con Podemos permitir su entrada en el Gobierno de España en el momento oportuno, cuando pueda justificarla ante su partido. No sé cuáles serán los objetivos del presidente Sánchez, pronto los conoceremos, pero me atrevería a hacerle una recomendación: “La paella mucho mejor que el solomillo de vaca gallega”.


sábado, 2 de junio de 2018

SÁNCHEZ RESUCITA EL FRENTE POPULAR.


Frente a todo pronóstico, Pedro Sánchez, ha tomado hoy posesión de su cargo de presidente del Gobierno de España. Lo ha hecho gracias a una clara alianza con el comunismo internacional, representado en España, por Podemos. Después de 40 años de democracia Sánchez ha resucitado el histórico Frente Popular, ha resucitado a uno de los principales actores responsables de la Guerra Civil.

Con el nombramiento de Sánchez como presidente, apoyado por un Pablo Iglesias que recientemente ha trasladado su residencia a una lujosa mansión de una de las zonas más caras de la sierra de Madrid, supongo que para así acercarse, como mínimo físicamente, a la Zarzuela y la Moncloa, España vuelve a disponer de todos los elementos que provocaron la Guerra Civil: Monarquía, Frente Popular, conflictos territoriales, los militares participando de forma pública en la vida política, como es el caso del general y Ex JEMAD, Julio Rodríguez, actualmente uno  de los principales dirigentes de Podemos.

Conflictos territoriales, pues por mucho que se diga lo contrario, no hay normalidad constitucional en Cataluña. En Cataluña vuelven a gobernar los mismos que convocaron el referéndum del 1-O, el cual dio lugar a un despliegue policial y una actuación violenta de la Policía sin precedentes desde la Guerra Civil; vuelven a gobernar los mismos que declararon la independencia provocando la aplicación del artículo 155 de la Constitución por el Gobierno de España y dando lugar a la apertura de numerosos casos judiciales; vuelven a gobernar los mismos que quieren  que Cataluña tenga categoría de Estado, sin enfrentarse a los poderes del Estado español, ni romper los vínculos con sus elites, es decir, vuelven a gobernar Cataluña los que reivindican una bilateralidad a la que se oponen  el resto de comunidades autónomas, incluido Euskadi, incluido el PNV que ha favorecido el nombramiento de Sánchez.

EL nombramiento de Sánchez representa dos grandes  victorias. La primera, lógicamente, individual, del propio Sanchez, claro que también es cierto que a veces hay victorias que es mejor no lograr. La segunda, colectiva, del comunismo internacional, o sea, de Podemos. Pero también hay perdedores, entre los que no incluyo al PP. El PP, después de haber gobernado en entorno a siete años se va con las alforjas muy llenas, y con suficiente poder y capacidad para situar bien a su gente fuera del Gobierno. El principal perdedor es Ciudadanos, que después de coquetear con los dos principales partidos de dimensión nacional, PP y PSOE, se ha quedado para vestir santos, lo cual es prematuro saber cómo le resultara. Otro gran perdedor es el PSOE, pues si fracasa la gestión de Sánchez, lo que es muy probable debido a su debilidad real, solo cuenta con 84 diputados,  y los condicionamientos de sus apoyos, en concreto de Podemos, ello provocara que reduzca todavía más su respaldo electoral.

Con el nombramiento de Sánchez, el Gobierno de España pasa a estar dirigido de forma clara desde Moscú. Así, Rusia vuelve a influir en la política internacional no mediáticamente, personalmente a través de su gente, intentando desestabilizar las democracias occidentales, en este caso, España, en beneficio de sus intereses exteriores. Sánchez ha metido al enemigo, el comunismo internacional representado por Podemos,  en la Moncloa, algo que indiscutiblemente se va a notar. Ahora sí, ahora si con un Gobierno dirigido desde Moscú los españoles van a tener razones para estar indignados. Sánchez traidor, renuncia al cargo.

viernes, 1 de junio de 2018

SÁNCHEZ, TRAIDOR, RENUNCIA AL CARGO.


Sánchez ha ganado la moción de censura. Su desmesurada ambición le ha llevado a pactar con la representación, con el satélite,  en España del comunismo internacional. La desmesurada ambición de Sánchez le ha llevado a resucitar el histórico Frente Popular, que tango protagonismo y responsabilidad tuvo en la Guerra Civil. La ambición ha convertido a Sánchez, en un indecente y un traidor. Un traidor a  España, al conducir al país únicamente motivado por su interés personal a una situación política, y seguramente también económica, peor que la de la Segunda República, con el comunismo internacional, representado por Podemos,  liderado por Moscú y demás actores de su órbita, influyendo sobre el Gobierno de la nación. Y muy posiblemente, también un traidor al PSOE. Los ciudadanos no son tontos, la gestión de Sánchez fracasará, la situación de España empeorara, y los ciudadanos responsabilizaran de ello al PSOE. Moscu, es sin lugar a dudas, el principal actor que le ha dado la victoria a Sánchez.

Sánchez es un traidor, y no lo digo porque me importe ni siquiera mínimamente que el Partido Popular pierda el poder, sino porque Sánchez, sin la normalidad constitucional se mantiene,  ha abierto la puerta de la Moncloa, de las instituciones del Estado central, al enemigo, a  Podemos. Podemos es el enemigo, el principal enemigo que hoy tiene la democracia española. Podemos es un partido que ha surgido de una mentira y una exitosa operación política, principalmente mediática, de manipulación de la opinión pública. Podemos, instrumento político del comunismo internacional en España, es decir, de Moscú y sus aliados, ha nacido y crecido gracias al apoyo de corruptos sectores de la derecha española que tienen vínculos exteriores, principalmente económicos, con el comunismo internacional. Podemos es hoy todavía fruto de la pinza Aznar-Anguita, que como todos sabemos tanto daño ha hecho a la democracia española. Con Aznar no solo la corrupción ha contaminado la vida política, sino que también se recuperó de otras épocas una forma de gobernar no propia de una democracia, ordenándose desde las instituciones del Estado violaciones de los Derechos Humanos y terrorismo de Estado, casos claros,  como el 11-M o el asunto de la T-4. Con Aznar se implanto la cultura del todo vale, que  fue aprovechada por sectores de las elites dirigentes para ordenar todo tipo de abusos y enriquecerse a través de actividades ilegales. Ahora, el traidor de Sánchez se ha unido a esa pinza, dando al comunismo internacional poder sobre el Gobierno de España.

Todo hace presagiar, que  la gestión de un Gobierno presidido por el Sr. Sánchez, pero condicionado por los comunistas, provocara cosas como: Volverá el cierre de empresas, la destrucción de empleo y el incremento del paro; se incrementara el déficit y la deuda pública; y la prima, es decir, los tipos de interés del dinero, volverá a crecer. Repito, me atrevo a pronosticar que la gestión de Sánchez será un total fracaso. Por el bien de España y del PSOE, Renuncia Sánchez, renuncia lo antes posible a tu cargo.