martes, 23 de mayo de 2017

EL TERRORISMO ISLAMISTA ASESINA A 22 CIVILES EN MANCHESTER.

El terrorismo islamista ha vuelto a golpear Occidente. Esta vez ha sido en Manchester, y lo ha hecho como siempre, atentando  contra un objetivo indiscriminado, atacando a indefensos y desarmados ciudadanos civiles, entre los que había niños, que habían acudido a divertirse a un concierto. El ataque ha causado, que se conozcan, 22 muertos y más de 59 heridos. El ataque ha sido ya reivindicado por lo que se denomina el Estado Islámico. El atentado de Manchester  evidencia que la lucha contra el terrorismo islamista está fracasando. El terrorismo islamista está ganando la guerra, logrando crear en muchas ciudades de la desarrollada Unión Europea un ambiente de inseguridad similar al que hay en países del mundo islámico en los que existen desde hace décadas conflictos armados de carácter étnico-religioso.

El modelo político, social, de defensa y seguridad, que surgió después de la IIGM, y que ha permitido años de paz y desarrollo, sin precedentes en Europa, aunque ningún líder representativo de la OTAN se atreva a certificarlo, ha muerto. El proceso de globalización, unido a un insaciable e irresponsable deseo de enriquecimiento de las elites dirigentes,  ha favorecido  el crecimiento de sociedades muy mezcladas ideológica, cultural, religiosa y étnicamente. Dicho de una forma coloquial y simple, han mezclado los buenos con los malos. Han mezclado los que desean vivir en paz y en un ambiente en el que se respecten y defiendan los Derechos Humanos de todos los ciudadanos, con los que desean generar terror y chantajear utilizando la violencia, asesinando a indefensos civiles, asesinando a no combatientes. Equivocadamente, motivadas por concretos intereses particulares, las elites dirigentes europeas han mezclado lo que no se debía haber mezclado, haciendo   desaparecer  la confianza y la seguridad de las sociedades europeas, y anulando su capacidad para dar una solución a un problema como el que representa la amenaza del terrorismo islamista.  

El terrorismo islamista ataca Manchester, y en Madrid se discute sobre si es necesario o no incrementar el nivel de alerta antiterrorista. Una completa irracionalidad, con la que no se sabe muy bien que pretenden, cuando es conocido que la principal amenaza terrorista que hay en España, es el terrorismo de Estado, es decir, que se pueda producir una acción similar a la del 11-M, incidente que  está todavía sin aclarar. Siempre que se produce un ataque del terrorismo islamista se habla a nivel europeo de lo mismo, de la necesidad de adoptar medidas para combatirlo, pero al final todo queda en nada. Cada vez se gasta más en seguridad, y se adoptan medidas que tienen como fin únicamente complicarle la vida a honrados y pacíficos ciudadanos, mientras que se permite que el terrorismo islamista golpee allí donde desee, asesinando a civiles. No debemos confundirnos, el problema no es el islamismo, que son muy pocos, carentes de estructura para representar un problema para la seguridad, el problema es el pro islamismo, grupos de poder occidentales que apoyan al terrorismo islamista para lograr reivindicaciones concretas. Insisto, el problema es el pro islamismo. Por ejemplo, que la lucha antiterrorista esté en manos de expertos en los que se identifica una clara ideología pro islamista. Por ejemplo, que haya sectores políticos que impiden que se ponga fin a la islamización de Europa, que se ponga fin a que sigan creciendo las diásporas islamistas que hay en diferentes ciudades europeas, cerrando las fronteras, pues como es lógico, cuando más grandes sean estas, más fuertes se sentirán y más agresivos serán sus ataques y mayores  sus reivindicaciones.  

El terrorismo islamista ha atacado en Manchester, la acción ha sido reivindicada por el Estado Islámico. ¿Pero que es el Estado Islámico? El Estado Islámico no es otra cosa que el precio que ofrecen pagar los pro islamistas y el Mundo islámico por los abusos que comenten en Occidente. Lo que no sabemos por ahora es si dicho precio será aceptado o se exigirá uno superior. El terrorismo islamista ha asesinado a desarmados e indefensos civiles en Manchester ¿Cómo se come eso con el hecho de que el alcalde de Londres, Sadg Khan, sea de religión musulmana y de origen paquistaní? Difícil de tragar, muy difícil de entender. Que no haya duda alguna, pensar, como parece que piensan amplios sectores de las elites dirigentes europeas, de que la amenaza del terrorismo islamista en un problema menor, es un grave error, que más temprano o más tarde, acabara pasando un importante precio al conjunto de la Unión Europea.

lunes, 22 de mayo de 2017

SÁNCHEZ, OTRA VEZ SECRETARIO GENERAL DEL PSOE ¿UN SÁNCHEZ ZOMBI O UN PSOE ZOMBI?

En contra de toda lógica política, Pedro Sánchez  se ha vuelto hoy a convertir en Secretario General del PSOE, cargo del que fue expulsado hace unos meses, entre otras cosas, por dos razones,   por su negativa a permitir con su abstención la investidura de Rajoy y por buscar una alternativa para formar Gobierno  pactando con Podemos. Lo ocurrido evidencia que Pedro Sánchez no es quien decía el PSOE, alguien que pasaba por Ferraz, y de repente decidió presentarse a  Secretario General. Yo no sé quién es Pedro Sánchez, pero todo da a entender que cuenta con más apoyos en el socialismo  que los que da a conocer, de caso contrario la cúpula del partido hoy le hubiera dado ya la puntilla definitiva.

Además, lo ocurrido permite dos lecturas: Una, ha sido todo una operación política  controlada, realizada  para que el PSOE  pudiera permitir sin quemar a Sánchez, con su abstención,  la investidura de Rajoy,  es decir, Sánchez dio un paso atrás para luego volver a ser Secretario General, cosa que ha conseguido. O dos, a partir de hoy el PSOE estará liderado por un Zombi, es decir, por un Sánchez que no es consciente de que esta políticamente muerto, y  ha vuelto a coger el control del PSOE en contra de la opinión de  sus principales líderes históricos. Evidentemente, no tardaremos mucho en saber cuál es la acertada. Sea como fuere, lo ocurrido da a entender que el socialismo español se debilita,  fraccionándose, pasando a estar controlado por los sectores que desean alcanzar, rápido,  el poder a cualquier precio, incluso pactando con Podemos, partido que es una clara franquicia del comunismo internacional en España. A partir de ahora en el  PSOE pueden ocurrir  dos cosas: Que Sánchez tenga que volver a abandonar rápido su cargo o que logre realmente  liderar el PSOE, hundiéndolo todavía más en las próximas elecciones, hasta convertirlo en un partido  Zombi, es decir, en un partido  que siga formando parte del mapa político español pero con una influencia minima en la política y en la sociedad española.  


“Cuando las horas decisivas han pasado es inútil correr para alcanzarlas” (Sófocles). Da la impresión de que Sánchez no es consciente de ello, y cree que sin cambiar las circunstancias puede logar ahora lo que no logro antes, ser presidente del Gobierno de España.

jueves, 11 de mayo de 2017

¿DE QUE LIMPIEZA SE ENCARGA EL SECRETARIO DE ESTADO DE SEGURIDAD?

¿Cuál es la función del secretario de Estado de Seguridad? ¿Está al frente de la limpieza de los retretes o de otro tipo de limpiezas? ¿Recibe informes periódicos  de las mujeres de la limpieza sobre el estado de los servicios o de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado sobre las operaciones policiales abiertas? Preguntas para nota, pues el actual Gobierno de España dice no tener claro cuál es la función del secretario de Estado.

La democracia tiene mucho que ver con la gestión de un restaurante. En un restaurante no es lo mismo que alguien manipule la comida con las manos en la cocina, a que lo haga en el comedor delante de los comensales. Lo primero puede ser algo normal y necesario, lo segundo siempre da asco. Que un alto  cargo público informe de algo a compañeros de partido, a familiares, a amigos, o incluso a una amante,  entra dentro de la lógica del comportamiento  humano, pero si eso se hace de forma pública, se convierte en algo muy feo, que  contribuye a desacreditar las instituciones del Estado y erosionar el sistema democrático. Lo anterior viene a colación porque no es lo mismo que un secretario de Estado de Seguridad reciba a una persona pringada, investigada por la policía,  en su despacho personal, o en cualquier otro sitio privado, lo cual puede ser un simple error, debido a un exceso de confianza, a que lo haga en su despacho oficial, a puerta cerrada, solo, sin que se grabe la reunión, etc., como hizo Nieto con Pablo González. Lo cual evidencia que Nieto no tiene claro ni cuál es su función, es decir,  que es de su responsabilidad y que no,  ni cómo debe ejercerla. Lo normal es que Pablo González, como directivo de Mercasa, se relacionara de forma oficial con cargos públicos del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y  no con Interior. ¿A que acudió a la Secretaria de Estado de Seguridad? Acaso a pedirle a Nieto apoyo contra los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que le estaban investigando, siguiendo, grabando, etc... Quiero pensar, que como mínimo, el secretario de Estado de Interior, José Antonio Nieto, uno de los más altos mandos políticos de la Policía española, aprovecho la reunión con Pablo González, entonces investigado por la policía, ahora en la cárcel, para interrogarlo. Un auténtico escándalo, impropio e intolerable en una democracia


En España, cada día  queda más claro, que las elites dirigentes están llamando, metafóricamente hablando, a la guerra, a todo tipo de guerras, anulando el imperio de la ley, anulando lo que se conoce como el Estado de Derecho, y fomentando la violencia en alguna de sus formas, como instrumento para resolver problemas empresariales, sociales, personales e incluso políticos. Como suele decir la gente de campo “Y es que las malas hierbas siempre vuelven a crecer en los mismos sitios”. Y el que mucho llama, temprano o tarde, siempre obtiene algún tipo de respuesta.

lunes, 8 de mayo de 2017

MACRON, DE LA OSCURIDAD A PRESIDENTE DE FRANCIA.

Emmanuel Macron, líder del movimiento En Marche, será el próximo presidente de Francia tras derrotar a la candidata del Frente Nacional, Marine Le Pen, a la que ha ganado por en torno a 30 puntos. Macron es un líder joven, guapo, exbanquero, triunfador, de ideología liberal,  que se dio a conocer en política activa en el 2014 al ser nombrado Ministro de Economía  por el presidente  socialista François Hollande.  La victoria de Macron es una evidencia más, en este caso en Francia,  de que el sistema de partidos políticos que surgió en Europa después de  la  IIGM, y que ha permitido años de estabilidad, paz y desarrollo, está en crisis. Además, pone de relieve lo contradictorio que es el electorado francés, pues esta misma Francia que ayer ha elegido un presidente europeísta,  partidario de la actual Unión Europea, es la misma Francia que el 2005 voto no a la Constitución Europea, que para más inri había sido redactada por el expresidente de Francia, Giscard d'Estaing.

Macron, con un partido creado en Abril del 2016, sin dar a conocer su programa, con una ideología confusa, que le permite jugar a la vez en equipos tan opuestos ideológicamente como son el del liberalismo político y el de la socialdemocracia, ha logrado derrotar a los dos principales partidos de la política francesa, Los Republicanos y el Partido Socialista Francés, a este último condenándolo a la más profunda irrelevancia. “Nombrar un dirigente político es fácil, elegir un líder más difícil”. Lo ocurrido en Francia es una clara muestra de ello. Los grandes partidos franceses se ven envueltos en importantes crisis internas que les impiden elegir líderes que sean capaces de aglutinar a su partido, conectar con el electorado y transmitir credibilidad. Luchas internas y la corrupción carcomen la derecha francesa. En el otro lado, el actual presidente de Francia, François Hollande, pasara a la historia por haber logrado hundir a la socialdemocracia francesa con su gestión. Si a alguien debe Macron su  victoria, ese es  Hollande, quien lo nombro ministro de Economía sufriendo el desgaste que supusieron sus reformas.

Macron ha declarado que está listo para ser presidente de Francia, y no lo dudo, pero lo que es más dudoso es que lo esté su partido, partido que todavía tienen que fundar a partir del movimiento En Marche. O muchos son aquellos que salen de la oscuridad, declarándose partidarios del liberalismo político, lo que representara entre otras cosas reducir el Estado, reducir el modelo social o su calidad, y reducir impuestos, o Francia entrara en una situación de muy difícil gobernabilidad. Hasta hoy no están claros cuales han sido los apoyos económicos, sociales, y políticos,  que han permitido que un exbanquero sin partido político pase a ser el próximo presidente de Francia, bueno se conoce uno, Hollande, pero Macron no lo podrá mantener más tiempo oculto. Pronto tendrá que dar a conocer quien lo ha abrazado políticamente, pues igual que se cumple lo de “Dime quien te apoya y te diré como vas a gobernar”, también se cumple lo de “Dime como gobiernas y te diré quién te ha apoyado”.

jueves, 27 de abril de 2017

CORRUPCIÓN POLÍTICA: TODO DEMASIADO EXTRAÑO.

A pesar de que cuando murió el general Franco era todavía un niño, recuerdo, gracias a los medios de comunicación de la época, entonces también existían,   que en el 74 la gran mayoría de las elites dirigentes españolas eran afines al régimen. Las diferentes familias que las componían,  de una u otra forma, con mayor o menor discreción, participaban del juego de lo que denominaban democracia orgánica. Cuando la dictadura militar organizaba un acto, el apoyo social siempre era masivo.  De repente en el 78 ya eran muy pocos los que declaraban públicamente haber tenido relación con la dictadura, y en el 82 casi no quedaba nadie. Lo recuerdo, no con sentido crítico, todo lo contrario, me pareció un proceso lógico. Las elites económicas, intelectuales, etc., españolas se habían adatado a la dictadura y con la transición evolucionaron para adaptarse a los nuevos tiempos democráticos, sin cuya adaptación ahora tampoco podrían participar en el juego político. Todo esto viene a colación, lo recuerdo,  porque en este momento en la sociedad española se está produciendo un proceso de olvido y adaptación muy parecido.

Estamos conociendo que numerosos e importantes dirigentes políticos se apoyaron en sus partidos para enriquecerse, cobrando comisiones, blanqueando dinero de diferentes procedencias, incluso proveniente del crimen organizado internacional. Estos dirigentes políticos, hoy demostrado que eran unos corruptos, recibían todo tipo de elogios y apoyos sociales, incluso de los medios de comunicación que hoy denuncian su comportamiento y les critican. Según información policial, el clan Pujol en Cataluña, el clan González en la comunidad de Madrid, y el clan de los socialistas en Andalucía, por citar tres casos, se enriquecieron y delinquieron durante años, sus  miembros vivían  gastando, comprando bienes, muy por encima de sus posibilidades, pero nadie se preguntaba ¿De dónde saca pa tanto? A pesar de que queda claro que era imposible que  sus operaciones criminales se pudieran producir sin contar con una alta complicidad en los entornos en los que se movían, de todo tipo, desde la puramente policial, de compañeros de partido,  pasando por la periodística, hasta llegar a funcionarios de más bajo rango de la Administración. Extraño, muy extraño.

Algo que también me parece extraño, hasta el punto de preocuparme y mucho, es que los medios de comunicación estén teniendo acceso de forma continua a información sobre casos de corrupción. Y me preocupa  por dos razones. Primera, me pregunto ¿Debido a que y con qué  intencionalidad se están permitiendo filtraciones desde organismos policiales y judiciales? Cualquiera que conozca mínimamente como funciona la Administración española sabe que: Uno, no es fácil que se produzcan este tipo de filtraciones y dos,  un funcionario, por muy alto que sea su nivel,  no  arriesga su carrera por nada, no incumple la legalidad a la que está sometido únicamente para facilitar el trabajo periodístico a un determinado medio. Segunda, las personas de las que estamos hablando no son aficionados que un día deciden robar un banco, sino individuos  que han delinquido de forma reiterada a lo largo de mucho tiempo y que por su rol social, altos dirigentes políticos, cuentan con excelentes asesores y expertos en todo tipo de temas, también en contraespionaje policial. Una persona así, acostumbrada a delinquir, toma todo tipo de precauciones. Lo primero que siempre tiene en mente es la sospecha  de que le puedan estar  pinchándole  el teléfono, o de que le puedan estar grabando en su despacho o domicilio, o incluso de que le pueda querer grabar alguien con quien está hablando.  Todo indica, que los implicados en los casos de corrupción política que estamos conociendo no tomaban dichas precauciones, ¿Por qué? ¿Exceso de confianza, habilidad policial, o hay algo más? Y si hay algo más, como, en mi opinión,  todo apunta a ello ¿Qué? ¿Se está queriendo quemar los antiguos partidos para que suban los emergentes, por ejemplo, los comunistas de Podemos a nivel nacional, por ejemplo, los comunistas del nuevo partido de Ada Colau, Comuns, a nivel autonómico? O incluso algo peor ¿Se está intentando desestabilizar políticamente España con algún tipo de fin? Por ejemplo, para intentar fortalecer y legitimar un determinado rol de la Casa Real en la sociedad española. No hay datos objetivos para afirmar una cosa u otra, pero es innegable que tanta incompetencia de personas a las que se les suponía un cierto nivel de preparación, tanta confianza, tanta habilidad policial, tantos errores continuos, es algo muy poco probable.


También  me parece extraño, que de repente en el país se haya incrementado de forma vertiginosa  la actuación judicial y policial. Es cierto que las nuevas tecnologías han aportado a la Policía nuevos y eficaces instrumentos para obtener pruebas, también es cierto que cuando caen los propios hay tendencia a atacar a los enemigos o simples adversarios, también ,da la impresión, de que se está utilizando al táctica del calamar para justificar el comportamiento de dirigentes políticos bajo el paraguas de que lo que hacían era algo generalizado, que hacían todos, y por tanto no han faltado a su honor ni a su palabra. Aun así, a mi parecer, están saliendo a la luz y a la vez demasiados casos de corrupción, y se observa una cierta coordinación de las actuaciones judiciales y policiales, en función de un determinado oportunismo, buscando crear una determinada música ambiental, cuyo fin no está claro. Un ejemplo reciente. La familia Pujol, todos sus miembros,  esta investigada por la justicia española, de memoria, como mínimo desde el 2014. Pero hasta hace unos días no se había mandado detener a ninguno de sus miembros, ni se había procedido a registros importantes de sus viviendas, en concreto del expresidente de la Generalitat, Jordi Pujol. Pero en los últimos días, el juez de la Mata de la Audiencia Nacional, ha ordenado el ingreso en prisión preventiva Jordi Pujol hijo, el primogenito, y el registro del despacho y la vivienda del expresidente. ¿Por qué todo ello ahora? ¿Por qué como están difundiendo los medios de comunicación se permitió que Jordi Pujol hijo siguiera moviendo dinero supuesta y muy probablemente de procedencia ilegal, durante años, estando imputado? Es muy ingenuo e infantil pensar que una persona que está imputada puede seguir guardando en su domicilio y despacho pruebas incriminatorias, entonces ¿Por qué el juez ordena ahora registros que no ordeno antes? En ocasiones, no digo que aquí,  las respuestas están en las relaciones que existen entre las cosas. La nueva forma de actuar de la Audiencia Nacional, curiosamente, coincide con el final del juicio por el caso Nóos. Juicio, en el que también curiosamente, el abogado defensor de la Cristina de Borbón era el despacho de  Miguel Roca, exdirigente político de Convergencia Democrática de Cataluña, el partido del expresidente Pujol. Extraño ¿No?  

lunes, 24 de abril de 2017

ELECCIONES FRANCESAS: IMPREDECIBLES E INSÓLITOS RESULTADOS.

La historia de Francia nos da a conocer que es un país política y colectivamente difícil de definir, con enormes contrastes, capaz de pasar en breve de una radicalismo a otro totalmente opuesto, es decir, Francia es un país política y socialmente impredecible. Frente a la Francia del absolutismo monárquico surgió la Francia revolucionaria. Frente a la Francia napoleónica, belicista, valiente, imperialista, expansionista, surgió la Francia de la IIGM, cobarde, que se dejaría invadir por la Alemania nazi, surgiendo incluso el Régimen de Vichi, colaboracionista con el nazismo. Y fruto de esa impredecibilidad son los resultados de las últimas elecciones presidenciales celebradas el pasado domingo, en las que ninguno de  dos partidos tradicionalmente con más poder político a nivel nacional, Los Republicanos y el Partido Socialista Francés, han pasado a la segunda vuelta, en la que se batirán Emanuel Macron, apoyado por un partido que tienen una mínima estructura política, En Marcha, y Marie Le Pen, que representa la extrema derecha francesa, también carente de estructura política a nivel nacional.

Los resultados de las elecciones francesas reflejan 5 hechos claves. Primero, crecimiento del comunismo. A igual que ha ocurrido en Portugal con el Broco, en Italia con el Movimiento 5 Estrellas, en Grecia con Syriza, y en España con Podemos, en Francia también ha resurgido con fuerza el comunismo internacional representado por Francia Insumisa. Y lo ha hecho utilizando la misma táctica, Jean Luc Melenchon se ha presentado ante el electorado francés con unas siglas nuevas, Francia Insumisa, con un mensaje llamativo que oculta una vieja ideología, el rancio y violento comunismo de siempre. Y además se ha dado otra constante, una extraña casualidad, o no tan extraña, la de que allí donde el comunismo crece en votos la derecha cae, dando a entender, como en otros países, que la derecha burguesa francesa, más preocupada por sus intereses económicos exteriores  que por intereses políticos, está dando votos a la izquierda radical francesa, a los comunistas. Segundo, total debacle de la socialdemocracia. Un PSF, enfrentado en luchas internas, que en los últimos  5 años ha defendido, en temas tan importantes como la lucha contraterrorista o la inmigración, unas políticas que son mayoritariamente rechazadas por la sociedad francesa, se ha hundido totalmente. La debacle del PSF, indiscutiblemente ha sido un castigo a las políticas aplicadas por el presidente Hollande, en economía, con recortes impopulares, en seguridad y en inmigración.

Tres, que Marie Le Pen haya logrado pasar a la segunda vuelta, con un partido con un electorado muy localizado geográficamente, de ideología de extrema derecha, sin estructura importante a nivel nacional, es   el fruto del descontento de la sociedad francesa con la situación de inseguridad frente al terrorismo islamista y con los problemas que causa la elevada inmigración de origen musulmán que tienen Francia. Cuatro, la victoria de Macron es evidente que es fruto de esa impredecibilidad que siempre acompaña a la sociedad francesa. Macron como ministro de Economía, ha sido responsable de muchas de las medidas aplicadas por el Gobierno del presidente Hollando, las cuales han provocado un enorme rechazo en la sociedad francés, es evidente que Macron no ha ganado gracias a su programa, en numerosos aspectos poco claro, sino gracias al descredito que ha acompañado a sus adversarios. Descredito, en el caso de Fillon, provocado por casos de corrupción que afectan a su partido, Los Republicanos, e incluso a  él directamente. Y un Benoit Hamon, desacreditado por algunas de sus propuestas, de apoyo minoritario entre los votantes socialistas, como la legalización del cannabis, una renta básica para todos los mayores de edad, una política de inmigración menos restrictiva, etc. Macron, representa el perfil del nuevo político de nuestra época. Casi desconocido, joven, guapo, genial, simpático, ambicioso,  de alto nivel intelectual, triunfador, que busca hacerse con el poder de forma rápida ocultando cuáles son sus verdaderos apoyos sociales y cuál es su verdadera ideología. Macron es el Renzi de la política francesa, el Rivera de la política española. Macron, ocultando sus apoyos sociales, muy relacionados con grandes poderes económicos, y su ideología, ha logrado hacer creer a una parte del electorado francés que era la alternativa menos mala, logrando que olvidaran que muchas de las reformas de Hollande son fruto de su ideología liberal. Un liberalismo, que hoy por hoy como tal, únicamente gobierna en Canadá.

No deja de ser curioso, que Macron fuera y sea el candidato preferido por aquellos que hoy dirigen las riendas de la UE, algo que también habrá contribuido al resultado que ha obtenido. La UE es hoy un proyecto político que se tambalea cada vez que hay elecciones en un Estado miembro. Difícilmente un proyecto así, débil, inconsistente, sin suficiente y constante respaldo social y político  en importantes Estados miembros, podrá tener futuro. Una UE así, será incapaz de tomar decisiones importantes, o que tengan un recorrido más allá de lo inmediato.

Macron y Le Pen son dos extremos de radicalidades políticas distintas. Macron, representa en economía el radicalismo que Le Pen representa en otro tipo de políticas, como son las de inmigración y seguridad. Los resultados de las pasadas elecciones francesas deben ser calificados de insólitos, pues, el próximo presidente de Francia será el líder de una corriente política e ideológica muy minoritaria en el país. O un Macron representante de los liberales o una Marie Le Pen, líder de la extrema derecha. Es evidente que Francia ha entrado en un periodo de elevada inestabilidad política, de difícil gobernabilidad, y desde la cual el próximo Gobierno no podrá resolver ninguno de los importantes problemas que hoy padece el país, y preocupan a su sociedad.

viernes, 21 de abril de 2017

IGNACIO GONZALEZ DETENIDO: UNA JUSTICIA A DESTIEMPO, OPORTUNISTA Y POCO CONVENIENTE.

En esta vida, no se en la otra, independientemente de que la veamos o no, todo tiene una explicación. De lo que ocurre en España, de cosas como el terrorismo de Estado, las sistemáticas violaciones de los derechos humanos, la represión judicial y policial, los elevados índices de  pobreza y desigualdad económica, la crisis bancaria, con bancos, todavía hoy, en quiebra técnica, como es el caso del Popular, etc., la explicación no es otra que la existencia de una elevada corrupción política que se ha convertido en sistémica, abarcando todas las instituciones del Estado, debido a la influencia que sobre ellas ejercen las elites políticas, tanto de izquierdas como de derechas.

Allí donde los partidos políticos, independientemente de que sean grandes o pequeños, de izquierdas o de derechas, tienen oportunidad, roban, como forma  de lo que se conoce como financiación ilegal o a título individual, o sea, enriquecimiento personal de aquellos que ocupan cargos públicos. Unión Mallorquina en Baleares, CiU en Cataluña, el PSOE en Andalucía, el PP en Madrid, por citar algunos casos,  son claras evidencias que lo confirman. Si no hay más casos de corrupción no es porque no existan sino porque no se investigan, y no se investigan porque el Poder Judicial condiciona su actuación al principio del oportunismo, es decir, actual cuando ello beneficia a los intereses de uno u otro juez, o magistrado. Desde hace tiempo es conocido que  el Partido Popular es una organización política que da cobertura a organizaciones criminales que se dedican a blanquear dinero del crimen organizado internacional. Lo extraño no es eso, sino como personas, dirigentes de ese partido,  implicadas en dicha actividad, logran ocupar importantes cargos al frente de las  instituciones del Estado. En cualquier ministerio español, antes de contratar a la persona que ocupa el cargo más bajo, se le investiga, en cambio el Estado no investiga a aquellos que son llamados a ocupar las cúpulas de las instituciones políticas españolas. Por ser el  caso más reciente, si los organismos pertinentes del Estado hubieran investigado a Ignacio Gonzales, en tiempo oportuno, alguien hubiera deducido que no reunía el perfil mínimo necesario para ser vicepresidente del Gobierno de la Comunidad de Madrid. ¿Por qué no se hizo? ¿Por qué alguien no le dijo a González Vd. no puede dedicarse a esto? No lo sé, pero todo indica que se debe a la existencia de una corrupción política sistemática.

La detención de Ignacio González, dando  a conocer sus actividades ilegales y su patrimonio, contribuye a explicar muchas cosas, y una de ellas, seguramente la que más le interesa a los ciudadanos, es por qué a los políticos, a la casta política, a la cara visible de las elites dirigentes, o sea, del poder, no les importa el elevado precio de la vivienda. O logran de alguna forma financiación ilegal, como hizo  González y su entorno cercano, o como la gran mayoría de los dirigentes comunistas de Podemos, consiguen una vivienda de protección oficial, viviendas que se le niegan a ciudadanos más pobres no relacionados con las elites políticas.

La codicia ha erosionado gravemente la democracia española. Si España fuera un edificio, a los españoles se les impediría vivir en él, por el riesgo que correrían al hacerlo. España se ha convertido en un país en el que la política lo abarca todo,  corrompiéndolo. España necesita de forma urgente depurar la vida política. ¿Pero cómo hacerlo si lo primero que habría que depurar es el Poder Judicial? Un Poder Judicial carente de independencia, imparcialidad, discreción, que desoye el principio de la conveniencia en su actuación, y que en cambio se rige por el del oportunismo. Oportunismo siempre en beneficio de espurios intereses, uno de ellos, dar su apoyo al emergente partido de ideología comunista, Podemos. Como depurar la vida política española, si la principal institución que debe contribuir a ello, la Policía, esta también afectada de forma grave por la corrupción, hasta tal punto, que allí donde hay una organización que tiene por objetivo vivir de la realización de actividades ilegales, allí también hay siempre, trabajando y cobrando,  miembros de la Policía española.

La democracia, única forma de Gobierno que permite una alternancia en el poder de forma pacífica, requiere de la existencia de unos extraños especímenes, llamados políticos, a los que la erótica del poder les suele llevar a olvidar otro tipo de apetitos, como es el  enriquecimiento personal. Si este tipo de personajes desaparecen de la vida política española, España estará condenada a ser otra cosa, una tecnocracia o incluso algo peor. Por un motivo u otro, España está avanzando en ese sentido. El Poder Judicial con decisiones oportunistas, tomadas a destiempo, sin tener en cuenta el principio de conveniencia; que aconseja que la justicia no investigue casos ya prescriptos; que aconseja que la justicia no actué si va a provocar un mal mayor para la sociedad que el que evita con su actuación, está contribuyendo a ello. Está contribuyendo a erosionar la democracia española. ¿Por qué? ¿Simple irresponsabilidad o incluso incompetencia, o persigue algún tipo de fin, siendo todo fruto de una plan? Curiosamente, el Poder Judicial, y uno de sus brazos ejecutores, la Policía, y digo uno, porque el Poder Judicial español recurre también y con frecuencia al sistema sanitario para materializar de forma sutil sus decisiones, no considera importante investigar las relaciones de dirigentes de Podemos con el comunismo internacional, países de su órbita, como son, Irán, Corea del Norte, la actual Rusia, etc. Pero como le va a interesar investigar si, por ejemplo, por citar un caso reciente, es en países de la órbita del comunismo internacional, como Brasil, donde gente como Ignacio González, realizaban sus actividades de blanqueo de capitales. Es evidente que España necesita que se ponga la lupa, también,  sobre jueces y mandos policiales, en concreto sobre su patrimonio y actuaciones.


Con un socialismo español, PSOE, dividido, con luchas internas por el liderazgo, sin un proyecto para España, entre otras cosas debido a que hay sectores del PSOE,  que al igual que sectores  de la derecha española, desean que Podemos entre a gobernar las instituciones españolas, y también afectado de importantes casos de corrupción, por ejemplo, en Andalucía,  la elevada corrupción del PP es un asunto preocupante, pero todavía es más preocupante que haya sectores de la derecha apoyando a Podemos, favoreciendo su crecimiento y maduración, favoreciendo que sus dirigentes puedan entrar a dirigir las instituciones del Estado. ¿Qué buscan sectores de la derecha española con su apoyo a Podemos, solo cobrar por ello o también quiere desestabilizar España?