lunes, 13 de enero de 2020

TOMA POSESIÓN DEL GOBIERNO DE SÁNCHEZ: CLARA ANORMALIDAD DEMOCRÁTICA.


Se ha intentado transmitir que la  toma de posesión de los miembros del nuevo Gobierno de coalición PSOE y Unidas Podemos, se hace en un ambiente de normalidad democrática y elevada euforia, confiando de forma injustificada en que el nuevo Gobierno va a lograr resolver los principales problemas que hoy tiene España, el asunto del proceso independentista catalán, el déficit de la Seguridad Social, la desaceleración de la economía, o  problemáticas como la de vivienda o de la inmigración ilegal. Pero la realidad es innegable. Está claro, que la toma de posesión de los nuevos vicepresidentes y ministros se hace en un ambiente de anormalidad democrática en la que no hay razones para la euforia, sino muchas para el pesimismo y la alarma. El Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos va consolidar en España una época negra caracterizada por la utilización de la mentira como arma política y su aceptación como argumento.

Anormalidad democrática, pues no se puede calificar de otra forma, que el presidente Sánchez necesite el apoyo para gobernar y poder aprobar los Presupuestos Generales del Estado para el 2020 de  sectores de las elites dirigentes catalanas que desde el 2012 están impulsando en España un proceso independentista anticonstitucional. Anormalidad democrática, pues no se puede calificar de otra forma que en el actual Gobierno haya un partido político, Unidas Podemos, la representación del comunismo internacional en España, cuyo secretario general, Pablo Iglesias, está en la nómina del Gobierno de Irán por hacer apología antioccidental y anti OTAN a través de la cadena de televisión Hispan.tv, o acaso, va a proponer el Gobierno de Pedro Sánchez que España salga de la OTAN. Anormalidad democrática, causada por el hecho de que los que ayer reivindicaban  derribar la Constitución,  derribar lo  que denominaban el Régimen del 78, los dirigentes de Unidas Podemos, hoy  prometen lealtad a la Constitución, ¿Han evolucionado ideológicamente o cuando mentían, ayer u hoy?.

Tampoco hay razón para la euforia, pues es muy poco probable que el Gobierno más débil de la historia de España, que deberá someterse al chantaje de las elites dirigentes independentistas catalanas si desea gobernar, pueda solucionar problemas importantes de España. Tampoco hay razón para la euforia, pues es poco probable que un Gobierno del que forma parte un partido como Unidas Podemos,  con una ideológica basada en el rancio comunismo que tanto daño causo durante el pasado siglo; una ideología que solo gobierna en Italia, con el Movimiento 5 Estrellas, encontrándose su economía al borde de la quiebra, pueda generar en España algún tipo de prosperidad, es decir, impulsar el crecimiento y crear empleo.

martes, 7 de enero de 2020

ALERTA, EL ENEMIGO, UNIDAS PODEMOS, AL FRENTE DEL GOBIERNO DE ESPAÑA.


Han podido. Las elites dirigentes españolas que contribuyeron a la creación y el crecimiento de Podemos a partir de marzo de 2014, entre las que sobresalieron sectores de la derecha, monárquicos y afines al PP, por fin lo  han logrado. Han logrado que Unidas Podemos, la representación en España del comunismo internacional, entre a formar parte del Gobierno de España. Los chicos de las mochilas, aquellos que se consideraban indignados por la situación de la política española; aquellos que  rodeaban el Congreso de los Diputados y  decían que las elites políticas españolas no les representaban; aquellos que exigían abrir un proceso constituyente para acabar con el régimen del 78, gobernaran España en coalición con el PSOE. A partir de hoy el enemigo, Unidas Podemos, formara parte del Gobierno de España. A partir de hoy ¿Quién no será digno de ocupar un cargo público en España?

Sánchez, motivado por una desmedida ambición por gobernar, argumentando que no hay otra alternativa para que España tenga un gobierno,  ha vuelto a dar vida al Frente Nacional de enero del 36. Sánchez ha acertado al recordar una frase del  presidente de la Segunda República, Manuel Azaña, pues en la actual España, llamada democracia, pero que en muchas cosas es una tiranía, un Estado autoritario,  como ocurrió en dicho periodo, hay ciudadanos privados de derechos, de libertades, de justicia,  y que son objeto de flagrantes violaciones de los derechos humanos. Claro que cuando se recuerda a Azaña, es también necesario recordar que Azaña, junto a la Monarquía, fue uno de los principales responsables de la Guerra Civil, al alimentar y no impedir la conflictividad social y política, y no actuar en tiempo oportuno para frenar el desorden y la inseguridad.

El actual PSOE es muy distinto al del 82; le ha dado a la derecha la carta de la defensa del patriotismo y el constitucionalismo; ha metido a los comunistas en el Gobierno de España, y está dispuesto a aceptar lo que sea, por ejemplo, de las elites dirigentes independentistas catalanas, para poder seguir gobernando. No deja de ser gracioso, que Sánchez, que formara un Gobierno de coalición con aquellos que hace dos días realizaban escraches, tomaban con las Marchas por la Dignidad al asalto, violentamente, el Paseo de la Castellana, y asaltaban supermercados para abastecer a los suyos de alimentos, etc,  haya pedido hoy a los partidos de la oposición que no generen crispación. Sánchez, le ha dado a la retrograda derecha española la carta de la defensa del patriotismo, y hoy la han aprovechado, utilizando el debate de investidura para desde la sede de la soberanía popular, constituida por los representantes democráticamente elegidos, lanzar vivas patrióticos y en defensa de la Monarquía. No deja ser gracioso, que desde la principal institución democrática del Estado, el Congreso de los Diputados, se lancen vivas a la única figura del Estado, el rey Felipe VI, que carece de legitimidad democrática, pues es bien conocido que Felipe VI ocupa la Jefatura del Estado únicamente gracias a  haber logrado las elites monárquicas que el anterior Jefe del Estado, el general Franco, le nombrara su heredero y contar con el control y el apoyo de la fuerza de los militares.

Dos diputados, han permitido que Sánchez sea  investido presidente, su respaldo social es mínimo,  pero ello supondrá favorecer que una minoría política,  Unidas Podemos, quiera imponer cambios contrarios a los intereses de la gran mayoría de la sociedad española. Si la sociedad española deseara los cambios que defienden los comunistas, Unidas Podemos, les hubieran votado, pero no ha sido así, representan la cuarta fuerza de dimensión nacional (35 diputados, 12, 8% de los votos).  

Ahora sí, despierta, despierta, despierta, el enemigo, el principal enemigo a la democracia y del  modelo occidental, político, económico y social, que desde el 78 tenemos en España,   forma parte del Gobierno. Un partido cuyo secretario general, Pablo Iglesias, está en la nómina del Gobierno de Irán por hacer propaganda antioccidental y anti-OTAN, gobernara España en coalición con el PSOE. Eso sí, mucha confianza el PSOE no tiene en Unidas Podemos, Sánchez no dejara ningún ministerio importante, Defensa, Interior, Justicia, Economía, Hacienda o Exteriores, en manos de Unidas Podemos, para que puedan formar parte del Gobierno ha creado nuevos ministerios, con poca visibilidad exterior, y desde los que no puedan tomar decisiones de gran repercusión social. Si no hay confianza en Unidas Podemos ¿Por qué les meten en el Gobierno? ¿Qué les están pagando y a cambio de qué?

sábado, 4 de enero de 2020

INVESTIDURA PEDRO SÁNCHEZ: EL PSOE IMPULSA INVOLUCIÓN POLÍTICA.


El PSOE tiene una larga historia política, ha contribuido de forma indiscutible e imprescindible a la Transición y la creación de la España actual,  democrática y moderna, pero hoy de mano de su actual secretario general, Pedro Sánchez, y bajo el concepto de coalición progresista, está impulsando en España una clara, negativa y peligrosa involución política. Si en el 75, con la muerte del general Franco, después de casi 40 años de dictadura militar, las elites dirigentes españolas unas  decidieron y otras aceptaron la restauración de la Monarquía, hoy Sánchez está restaurando el Frente Popular, prosoviético,  creado en enero  1936. A través de un Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos, Sánchez pretende permitir la entrada en el Gobierno de España, en las instituciones del Estado, al enemigo, al principal enemigo de la democracia española, a la representación en España del comunismo internacional liderado por Rusia, Unidas Podemos.

Pensar, como ha afirmado en su discurso de investidura el líder del PSOE, Pedro Sánchez, de que de la mano de los comunistas, de que con los comunistas en el Gobierno, España puede avanzar, mejorar la situación de su economía y del mercado laboral, mejorar la situación de las pensiones, en resumen, progresar, es ingenuo. ¿Quién va a traer inversión a una España gobernada por el comunismo? Tal vez, ¿Los aliados del secretario general de Unidas Podemos, Rusia, u otros países de su órbita, como Irán?

El problema no es el pacto de   Sánchez con los  independentistas catalanas, insignificantes, sin fuerza para imponer cambios en España   si no cuentan con los apoyos de otros actores, poderes, del Estado. El problema es el acuerdo del PSOE con  el comunismo internacional, prorruso, representado en España por Unidas Podemos. Sánchez pretende meter en el Gobierno de España, a un partido que tiene posicionamientos políticos propios de la disuelta Unión Soviética. Desea hacer vicepresidente del Gobierno de España, a un tipo, Pablo Iglesias, que hace propaganda contra occidente y a favor del régimen iraní. ¿Le van a restringir a Pablo Iglesias el acceso a información secreta en las reuniones del  Consejos de Ministros o podrá acceder a ella para poder pasársela a sus coleguitas iraníes, rusos, etc.? Sánchez quiere hacer vicepresidente a  un tipo que ha manifestado de forma pública su posicionamiento anti- OTAN, ¿Va Sánchez a llevar al PSOE otra vez a un posicionamiento anti-OTAN? ¿Propondrá Sánchez que España salga de la OTAN, para pasar a formar parte de la órbita internacional liderada por Rusia? Los comunistas han gobernado en Grecia, con Syriza, teniendo que ser rescatada su economía, y ahora gobiernan en Italia, cuya economía resiste al borde de la quiebra, no gobierna en ningún otro Estado de la UE, ¿Es ese el futuro, el de Grecia e Italia,  que Sánchez desea para España?

En la política española se percibe desde hace tiempo, décadas, que hay mucho doble lenguaje. Un doble lenguaje que permitió el 11-M, un claro caso calificado por numerosos actores como de terrorismo de Estado; un doble lenguaje que  favoreció la creación y el crecimiento de Unidas Podemos; que  permitió el consenso a favor de una elevada  tolerancia ante las actuaciones de las elites independentistas catalanas, permitiéndose que tuviera lugar la pantomima del denominado proceso independentista, celebrando los independentistas victorias sin que realmente Cataluña haya avanzado hacia un nuevo Estado; un doble lenguaje que permite el  consenso, y por tanto silencio, ante las violaciones de los derechos humanos que de forma sistemática, flagrante e impune se producen en España. Pero todo indica que tanta consenso oculto no favorece la convivencia política, sino que ha llevado a España un fraccionamiento político que dificulta la gobernabilidad, dificulta la solución de problemas graves, que ha favorecido la restauración en España del Frente Popular prorruso. La pinza, oculta pero conocida, del PP con los comunistas durante la era Aznar fue muy mala para el PP y muy mala para España, la nueva pinza, entre el PSOE y los comunistas, será mala para el PSOE y será todavía peor para España, pues es imposible que España avance, ni siquiera mínimamente, de la mano de los comunistas con arcaicos posicionamientos propios  era soviética

Un PSOE dirigido por unas elites mediocres y con un exceso de ambición política, con un comité ejecutivo débil sometido al PSC, con el argumento de buscar un gobierno progresista está impulsando en España un involución política, metiendo en las instituciones del Estado a los comunistas prorrusos y creando planos paralelos a las instituciones democráticas del Estado, como la mesa de diálogo y negociación entre el Gobierno de España y el Gobierno autonómico de Cataluña, para poder así de forma encubierta intentar hacer concesiones a las elites independentistas catalanas. Todo parece indicar que Sánchez pasara a la historia de España como un traidor. Como dice el otro, “Si no hay nosotros, estamos muertos”.

lunes, 30 de diciembre de 2019

ONCE PUNTOS Y 50 PAGINAS, RECOGEN EL ACUERDO DE GOBIERNO DE COALICIÓN UP-PSOE


Los chicos de las mochilas, los indignados, los que lideraron el Movimiento 15-M y luego crearon el partido político Podemos, ahora Unidas Podemos; los que decían que la política tradicional no les representaba y exigían cosas como abrir un proceso constituyente para acabar con el régimen del 78 y que España dejara de pagar la deuda pública,  lo han logrado, sí Sánchez vuelve a ser investido presidente, Unidas Podemos formar parte del Gobierno de España.

Unidas Podemos es la representación en España del comunismo internacional, es indiscutiblemente, el enemigo, uno de los principales enemigos de la democracia española. Hoy, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el  secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, han firmado un acuerdo de 11 puntos y 50 páginas, de acuerdo al cual si Sánchez vuelve a ser investido presidente le abrirá las puertas de las instituciones del Estado, del Gobierno de España, a los comunistas. Aunque en el acuerdo no se habla de reparto de ministerios es de prever que Pablo Iglesias ocupara uno, el de mayor importancia en manos de los comunistas, es decir, Sánchez va a poner al frente de una vicepresidencia o un ministerio a un tipo que está en la nómina del Gobierno de Irán por hacer propaganda antioccidental y anti OTAN, a través de la cadena de televisión iraní Hispan tv. Algo verdaderamente insólito si tenemos en cuenta lo que está pasando en Siria y cuál es la posición de la UE, contraria a los posicionamientos de los países de la órbita internacional a la que pertenece Unidas Podemos.

En cuanto al contenido al acuerdo, 11 puntos y 50 paginas, se concreta muy poco. En la gran mayoría de los apartados todo dependerá de como se desarrollen. Contempla derogar la reforma laboral del 2012 y elaborar una Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia, algo con lo que tal vez persiguen solucionar el déficit de la Seguridad Social, claro que nunca se sabe a quién le puede tocar. Es evidente, que las elites comunistas de Unidas Podemos todavía se consideran los herederos de los  que perdieron la Guerra Civil, y por tanto, el acuerdo contempla declarar el 31 de octubre como día de recuerdo para todas las víctimas del franquismo, y el día 8 de mayo como el día de reconocimiento a las víctimas del exilio. Si con la llegada de la democracia se dejó de conmemorar el día del Alzamiento Nacional, el 18 de Julio, ahora quieren volver remover el pasado, trayendo a la actualidad cosas ya olvidadas por la gran mayoría de las nuevas generaciones, buscando así abrir heridas. Está claro, que los nietos creen que pueden ahora ganar la guerra que perdieron sus abuelos, y que inteligentemente, no quisieron librar sus padres, favoreciendo que España y sus familias progresaran.

De forma escueta el acuerdo deja la puerta abierta a la bilateralidad reivindicada por las elites independentistas catalanas, resaltando que está siempre será respecto a asuntos permitidos por el marco constitucional. Una clara contradicción pues todo el mundo sabe que la bilateralidad que reivindican los partidos nacionalistas catalanes es absoluta, es decir, una relación de igual a igual entre el Gobierno autonómico de Cataluña y el Gobierno de España. Está claro, que de esta forma Sánchez intenta recurrir a la táctica Zapatero, aceptar todo lo que venga de Cataluña, incluso si de forma clara es inconstitucional,  y que luego lo resuelva el Tribunal Constitucional.

Como ha dicho el presidente en funciones, Pedro Sánchez, el acuerdo va a permitir que “España avance”, y España avanzara pero hacia un precipicio. Los comunistas, han gobernado en Grecia, con Syriza,  cuya economía tuvo que ser rescatada,  y ahora gobiernan en Italia, con el Movimiento 5 Estrellas, estando su economía al borde de la quiebra. No han gobernado en ningún otro estado de la UE. ¿Será ese el futuro, el de Grecia e Italia, el que Sánchez quiere para España? Parafraseando al expresidente Zapatero, con este acuerdo España se convierta en un transatlántico  que avanza hacia iceberg que provocara su hundimiento; no solo el de su economía sino también institucional. Al que en el 2014 gritaba en los mítines que España era un país de países, un país de naciones, Pablo Iglesias, esta tarde se le llenaba la boca con la palabra patria, su cinismo y su doble discurso, no pueden ser más descarados. Pero no nos debe de extrañar, la mentira siempre ha sido una de las principales armas de los regímenes totalitarios de pasado siglo, incluido del comunismo soviético, de quien es heredero en España, Unidas Podemos.

Para terminar, decir que es falso que no haya otras opciones para formar Gobierno, claro que las hay, por ejemplo, que el PP permita que Sánchez sea investido presidente, apruebe los Presupuestos Generales del Estado del 2020, con el compromiso de convocar elecciones a finales del 2020, y otras muchas. Pero lo que también hay es un elevado interés de sectores de las elites dirigentes españolas, incluido  de sectores de la derecha afines al PP, porque Unidas Podemos entre a formar parte del Gobierno de España, lo cual será un grave error. Sin duda, hoy es un día de esos para decir lo de “Sí no hay nosotros estamos muertos”, pero para España tampoco será bueno.

jueves, 19 de diciembre de 2019

LA UE METE UN GOL EN PROPIA META AL FALLAR EL TJUE A FAVOR DE LOS INDEPENDENTISTAS.

Desde hace ya tiempo, en la gran mayoría de los Estados Miembros de la Unión Europea (UE), las encuestas expresan que  hay una mayoría de ciudadanos que ven en sus instituciones no una solución a sus problemas sino la causa  de muchos de ellos. Ello es algo que queda constatado cada vez que se celebran unas elecciones al Parlamento Europeo. En las ultimas, del 26 de Mayo de 2019,  la participación ha sido del 50,6%, si a ello le restamos el porcentaje de votos  de los conocidos como partidos políticos euroescépticos, la conclusión que se puede extraer es que en un gran número de Estados miembros hay mayor rechazo que aceptación a la actual UE. Que la UE es causa de problemas para los ciudadanos de sus Estados miembros, se ha confirmado otra vez hoy, al dar a conocer el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) su posición acerca de la situación del Oriol Junqueras, eurodiputado electo que no ha podido tomar posesión de su cargo debido a encontrarse en prisión preventiva, hoy ya condenado a 13 años por los delitos de sedición y malversación.

En el momento de las últimas elecciones al Parlamento Europeo (Mayo-2019) Oriol Junqueras, exvicepresidente de la Generalitat de Catalunya, y presidente de Esquerra Republicana de Cataluña, se encontraba en prisión preventiva por hechos relacionado con la convocatoria del Referéndum ilegal de independencia del 1-O y la Declaración Unilateral de Independencia del 27 de Octubre de 2017, a pesar de ello, a pesar de estar en la cárcel por tomar decisiones contrarias a la legalidad contemplada por la Constitución vigente, inexplicablemente se le permitió presentarse a procesos electorales, entre ellos, a las elecciones europeas de Mayo de 2017. Una vez elegido,  la justicia española, como era lógico, no le permitió tomar posesión de su cargo. Según el TJUE, Oriol Junqueras adquirió la  inmunidad propia de un eurodiputado desde el momento en que fue considerado eurodiputado electo, y por tanto,  el Tribunal Supremo debió ponerle en libertad y haber permitido que tomara posesión de su cargo en el Parlamento Europeo.

Independientemente como  pueda afectar a Oriol Junqueras, en la actualidad condenado a 13 años de cárcel por sedición y malversación, el fallo es de enorme transcendencia, por dos razones. Primera, porque reconoce inmunidad parlamentaria a eurodiputados electos, y por tanto, ello puede suponer que la Unión Europea se la conceda al expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont y al exconsejero, Toni Comín, también eurodiputados electos, huidos de la justicia española y refugiados en Bélgica, lo que les permitiría  pasar el ritual de jura de la Constitución en España y tomar posesión de sus cargos de eurodiputados. Es decir, dentro de dos días puede haber en el Parlamento Europeo dos tipos fugados de la justicia española ejerciendo como eurodiputados españoles. Segunda, en  el Tribunal de Justicia de la UE cada estado miembro está representado por un juez que es nombrado por su gobierno, lo que quiere decir, que cuando el TJUE se pronuncia sobre un tema importante, se pronuncia también  la UE. Junqueras está condenado por ser uno de los líderes de un proceso independentista que,  basado en el principio de autodeterminación de los pueblos, decían que tenía como fin convertir a Cataluña en un nuevo estado de Europa. Por tanto, con este fallo, en gran media,  la UE, está aceptando el principio de autodeterminación en territorio de la UE. El mensaje de la UE es claro, anima a los dirigentes de otros  pueblos descontentos con su actual estatus político a que declaren de forma unilateral la independencia, porque  ello no tendrá consecuencias jurídicas ya que les protegerá recurriendo al TJUE. Con este fallo la UE está transmitiendo el mensaje de “Escoceses, irlandeses, vascos, flamencos, corsos, padanios, etc, etc, etc, declarar la independencia, la UE os protegerá”.

El fallo del TJUE, aunque las elites independentistas catalanas lo consideren como una victoria suya, no representa una victoria para nadie, la UE no va a mover un dedo en apoyo de los que reivindican la independencia,  sino una derrota de la Unión Europea debido a un gol que ha metido en propia meta, al defender el TJUE a unos dirigentes políticos que han liderado un proceso independentista en contra de la legalidad vigente de uno de los Estados miembros e incluso de la propia UE, pues en el Tratado de Lisboa no se contempla el derecho de autodeterminación de los pueblos que deseen cambiar de estatus político.  El fallo del Tribunal de Justicia de la UE, puede significar dos cosas. Uno, que realmente desde la UE se está animando a elites políticas de otros territorios europeos a que realicen declaraciones unilaterales de independencia sin temer a las consecuencias. O dos, que el TJUE se ha sumado a la pantomima que desde hace tiempo es el proceso independentista catalán, detrás del cual se percibe la injerencia de las elites monárquicas, y por tanto,  no tardará mucho en emitir otro fallo contrario al actual, negando el derecho de autodeterminación de los pueblos, y  deslegitimando y condenando procesos independentistas similares al puesto en marcha por las elites catalanas. 

Independientemente de cómo evolucione el posicionamiento de la UE respecto al derecho de autodeterminación, está claro que la ampliación de la UE fue un grave error; ahora una nueva generación de políticos y nuevos estados miembros, procedentes de lo conocido como Europa del Este, países en su momento de la órbita soviética,  están quemando el sistema político que surgió de la Segunda Guerra Mundial, con asuntos como este. Parece ser que se han cansado de décadas de paz.  En España, el fallo   ha sido únicamente bien recibido, además de por los partidos políticos independentistas catalanes, por sectores políticos de la izquierda de la órbita de Rusia, como Unidas Podemos. Lo cual lleva a la pregunta de ¿Por qué Rusia tiene tanto interés en este asunto? ¿Ve en ello una forma de desestabilizar España y la UE o hay algo más? El fallo del TJUE, por el momento solamente ha dejado clara una cosa, si ayer la gobernabilidad de España era difícil, hoy todavía lo es más, pues las posiciones del comunismo internacional, representado por Unidas Podemos y de los partidos independentistas, se han radicalizado, hoy se creen con más  poder que ayer para imponer sus reivindicaciones al PSOE.

martes, 12 de noviembre de 2019

ACUERDO PSOE-UNIDAS PODEMOS, SÁNCHEZ PASARA A LA HISTORIA COMO UN TRAIDOR.


Hoy, encontrándose el Jefe del Estado,  el rey Felipe VI, en la dictadura comunista cubana, uno de los países más pobres del mundo,  y solo dos días después de las elecciones generales, el presidente Sánchez ha aceptado que el PSOE y Unidas Podemos formen un Gobierno de coalición, del que el secretario general de Unidas Podemos, Pablo Iglesias,  será su vicepresidente. Que se haya podido producir una coincidencia de tal nivel, el acuerdo coincidiendo con  comunistas y monárquicos españoles juntos en Cuba,  ya representa un insulto a la inteligencia, pero que el PSOE y Unidas Podemos hayan logrado un acuerdo solo dos días después de las elecciones del 10-N, es una burla a todos los españoles que somos los que pagamos la celebración de elecciones con los impuestos, pues lo ocurrido da entender que el pacto ya estaba cerrado desde hace tiempo.  La pregunta que sugiere lo ocurrido es sencilla ¿Para qué se convocaron unas nuevas elecciones, únicamente para que los partidos políticos pudieran llenar sus arcas con nuevas y extraordinarias subvenciones del Estado o también para hacer coincidir  el acuerdo entre Sánchez e Iglesias con la visita del rey Felipe VI a Cuba?

Podemos es fruto de una exitosa campaña de manipulación mediática, basada en una mentira, que comenzó con el denominado Movimiento del 15-M en el 2011. La mentira consistió en transmitir a la opinión pública que el 15-M era un movimiento espontaneo de indignados que carecían de representación política. En el 2014, al crearse Podemos, se hizo público que el 15-M estaba  dirigidos por los que hoy son los dirigentes de Unidas Podemos; dándose a conocer Podemos como un partido de ideología comunista formado por grupos residuales del comunismo internacional en España no integrados en Izquierda Unida. Es evidente, que el 15-M se organizó para apoyar el lanzamiento del nuevo partido Podemos, hasta el punto que 15-M casi dejaría de existir en el 2015 al entrar Podemos en la política nacional. Lo más llamativo de todo, no es la operación de marketing político que organizo en España el comunismo internacional, casi todos los dirigentes de Podemos se habían estado formando en el Gobierno de  Venezuela, sino que recibiera apoyo de sectores de la derecha.  Apoyo mediático, por ejemplo, de medios del  Grupo Planeta, un grupo mediático catalán, monárquico y muy vinculado a la Conferencia Episcopal Española. Y también, apoyo en las primeras elecciones   de sectores de la derecha afines al PP, cediéndole votos a través de influencias de tipo clientelar,  de tal forma, que donde creció Podemos bajaría  el PP, obteniendo Podemos una importante representación en feudos tradicionalmente votantes de la derecha.

Gracias al apoyo mediáticos y en  votos que recibió sectores de la derecha española, Podemos lograría en poco tiempo  devorar a Izquierda Unida, formados primero Unidos Podemos, que pasaría  luego a llamarse Unidas Podemos. Hoy ya nadie duda de lo que es Unidas Podemos, es la representación del comunismo internacional en España. Hasta el punto, que su secretario general, Pablo Iglesias, cobra del Gobierno de Irán, por hacer propaganda política antioccidental, anti-OTAN, etc,  a través de la cadena de televisión digital publica iraní, Hispan tv.

Desde las primeras elecciones generales en las que participo Podemos, Diciembre de 2015, se percibe, que la derecha española tenía mucho interés porque los socialistas formaran un gobierno de coalición con los comunistas, con Unidas Podemos. Hasta el punto que hace unos meses Ciudadanos podía haber formado un gobierno de coalición con el PSOE, pero contra toda lógica, le negó su apoyo a Sánchez, muy probablemente buscando forzar un pacto entre PSOE y Unidas Podemos.  Dentro del propio PSOE también se percibió la existencia de sectores a favor de un gobierno  de coalición con Unidas Podemos. En Diciembre de 2014, antes de las municipales de Mayo-2015, en las que Podemos  lograría hacerse con los ayuntamientos de varias grandes ciudades españolas, como Madrid, Barcelona, La Coruña, Zaragoza, Cádiz, etc, gracias al apoyo del PSOE,  el expresidente Zapatero se reunió con Pablo Iglesias, se supone que para hablar de objetivos comunes y de coaliciones. El propio Sánchez en varias ocasiones manifestó su proximidad con los comunistas. En octubre de 2016, Sánchez dimitió como Secretario General del PSOE por su negativa a permitir con la abstención del PSOE la  investidura  de Rajoy como presidente, pasando a estar el PSOE controlado por una gestora, favorable a investir como presidente a Rajoy; para luego volver a elegir a Sánchez como secretario general, y que este pudiera ganar una moción de censura contra el  presidente Rajoy con el apoyo de Unidas Podemos. Aquel día, el 1 de Junio de 2018, los diputados de Unidas Podemos, gritaron en el Congreso de los Diputados “Sí se puede”, y parece que hoy lo han logrado. Sánchez ha cerrado hoy un pacto con Iglesias, para que el enemigo, la representación del comunismo internacional en España, Unidas Podemos pueda gobernar España. Sánchez pasara a la historia de la política española como un traidor.

Los vínculos de Unidas Podemos con Rusia y países de su órbita, como Irán, Venezuela, Cuba, etc,  son indiscutibles. Rusia está considerada por la OTAN como una amenaza, entre otras cosas, debido a su injerencia en las políticas nacionales de otros países. Injerencia no solo mediática, como ocurrió, por ejemplo, en las pasadas elecciones presidenciales de los Estados Unidos, sino también militar. Como en la época de la Guerra Fría, por ejemplo, el Gobierno ruso ha recurrido a la fuerza militar para intervenir en Siria y Libia. Y ahora llega Sánchez  y le dice al pueblo español que el comunismo internacional liderado por Moscú, va a tener capacidad de decisión en el Gobierno de España, que va a gobernar España a través de Unidas Podemos. ¿Va a volver el PSOE a la época de OTAN- no?  Sánchez pasara a la historia de la política española como un traidor.  Un gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos será malo  para el PSOE, que perderá todavía más respaldo social y será muy malo para España. Las políticas que defiende Unidas Podemos  afectaran de forma negativa a temas de Defensa, de Interior, de inmigración, al  déficit y la deuda pública, acelerara la caída de la economía y provocara la destrucción de empleo de calidad y el incremento del paro.

lunes, 11 de noviembre de 2019

ELECCIONES 10-N: HOY PEOR QUE AYER.


Los resultados electorales del 10-N confirman dos cosas. Primera, que el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) se equivocó en sus previsiones sobre intención de voto, acercándose mucho más entes privados que se dedican a hacer similares estudios con muchos menos medios. Segunda, que España vuelve a estar desunida como no lo estaba desde Abril de 1931, cuando se proclamó la Segunda República. La dividida España actual difícilmente va ser capaz de construir nada y mucho menos de dar soluciones a los problemas de los ciudadanos. El PSOE, aunque ha perdido en torno a 700.000 votos respecto al 20-A, ha vuelto a ganar las elecciones pero lo tendrá todavía más difícil para poder investir a su candidato, Pedro Sánchez, como presidente.  Importante resaltar que la abstención ha sido del 30%. Es cierto que los que votaron en elecciones anteriores pueden haberse abstenido el 10-N, habría que comprobarlo, pero ello da a entender que el aumento del número de partidos no contribuye a disminuir la abstención, siendo esta siempre de aproximadamente el  25%.

Las variaciones en los resultados respecto a elecciones anteriores y especialmente respeto a las del 28-A, son totalmente ilógicas y por tanto es muy difícil saber por qué los ciudadanos han cambiado el voto. Los dos partidos emergentes que surgieron en el 2015, y que se decía que iban a acabar con el bipartidismo han caído en votos. Ciudadanos ha pasado de 57 diputados a 10, convirtiéndose así en el principal perdedor; Unidas Podemos, ha pasado de 42 a 35. Curiosamente la caída de estos dos partidos, de centro e izquierda, no ha beneficiado al socialismo, lógicamente algunos votos habrán ido a la abstención, pero los grandes beneficiados han sido el PP, que ha pasado de 66 diputados a 87 y Vox, que ha sido el ganador de las elecciones al haber logrado, la segunda vez que se presenta a unas elecciones generales, obtener 52 diputados.

Ciudadanos ha sido el gran perdedor de estas elecciones. De haber podido formar gobierno con el PSOE ha pasado a la insignificancia de tener 10 diputados. Parece ser que los ciudadanos no han valorado positivamente los mítines de Rivera en Alsasua (Municipio de 7000 habitantes), ni su pacto con el PP en la Comunidad de Madrid, donde ha perdido 5 diputados, ni tampoco sus posicionamientos en la crisis catalana, donde ha pasado de 5 a 2 diputados; y sobre todo, que no apoyara la investidura de Sánchez, lo que provoco que muchos de sus dirigentes que venían del socialismo abandonaran el partido. Por el contrario el gran ganador ha sido Vox. El heredero ideológico en España de aquellos que provocaron la Segunda Guerra Mundial, Nazismo y Fascismo, la voz de los militares, un partido que solo conoce el lenguaje de las hostias,  un partido que considera la democracia el gobierno de los débiles y que es partidario de la violencia como principal instrumento de acceso al poder político, ha logrado en la España democrática actual, 52 diputados, 3.639.113 votos (15,09% del escrutinio). Lo que estaba ocurriendo en Francia con el Frente Nacional permitía prever  que el rechazo mayoritario a que continúe creciendo la islamización de Europa y a la entrada descontrolada de inmigración ilegal del sur del Mediterráneo, inmigración que  no desean acoger  las poblaciones de los territorios de destino, iba a favorecer el crecimiento de la extrema derecha, el crecimiento de partidos con ideologías similares a los regímenes totalitarios que provocaron la IIGM, Nazismo y Fascismo,  y así ha sido. En el 2018, la Liga Norte gano las elecciones en Italia, logrando gobernar con los comunistas del Movimiento 5 Estrellas durante aproximadamente un año; ahora crece la extrema derecha en España, ya solo falta Alemania.

Otro dato a resaltar, es que los partidos denominados independentistas, aquellos que le dieron una publica patada a la baraja del juego democrático, haciendo una declaración unilateral de independencia,  y dicen no respetar las decisiones de entes como el Tribunal Constitucional, máximo valedor de la democracia española, también se han presentado a las elecciones generales. ERC,  JxCAT y CUP tendrán 23 escaños  en el próximo fraccionado Congreso de los Diputados, un completo absurdo político. Un absurdo con el que los partidos independentistas catalanes van a dificultar la gobernabilidad de España e intentaran chantajear al partido que gobierne, como siempre con la falsa reivindicación de independencia y en beneficio de intereses personales y partidistas que nada tienen que ver con que Cataluña se convierta en un nuevo estado de Europa.

En lo que llevamos de siglo, en la política española  ha habido tres claros  puntos de inflexión. El primero, en las elecciones de Marzo de 2011, en las que el PSOE perdió más de 3 millones de votos. El segundo, en las elecciones de  Diciembre de 2015, con la entrada en política nacional de Ciudadanos y Podemos y sus confluencias,  obteniendo 40 y 69 escaños, respectivamente. Y el tercero, en las últimas elecciones,  convirtiéndose Vox en la tercera fuerza política del Congreso. Pedro Sánchez gano las elecciones, pero está claro que el PSOE de Felipe González, o incluso el de la época Zapatero, no logra levantar cabeza, no logra recuperar los 3 millones de votos que perdió en las elecciones de 2011, incluso antes de surgieran los nuevos partidos, Ciudadanos, Podemos, Max País y Vox. Lamentablemente, la gobernabilidad de España se ha complicado todavía más. Lo que el PSOE no quiso darles a los comunistas, a Unidas Podemos, con 42 diputados es difícil que se lo quiera dar ahora con 35. Además, la cosa se ha agravado con el vertiginoso crecimiento de Vox, pues sus 52 diputados le permiten intentar entrar a formar parte de algún tipo de gobierno de coalición, llevando España a épocas del pasado. Todo está abierto, todo es posible, incluso el pacto que proponía el expresidente Rodríguez Zapatero, PSOE, Unidas Podemos y Mas País, pero con tal nivel de desunión política difícilmente será para que España vaya a mejor.